Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: corrupció i poder : especulació i okupació
El campo del Valencia. No con nuestros impuestos
10 set 2004
La especulación urbanística es la reina de la actualidad en la Valencia actual. Todos los partidos políticos tienen gran interés en secundar las maniobras de expolio y saqueo que ciertos grupos promotores e inmobiliarías desarrollan.
La destrucción sistemática y feroz de la huerta, así como la profunda desidia y ausencia de medidas para proceder a la recuperación, rehabilitación y cuidado del legado natural, cultural, artístico... se suma ahora el deseo de querer construir un nuevo estadio de fútbol en unos terrenos públicos.
Benicalap, uno de los barrios con menos equipamientos públicos, ve como sus peticiones legítimas caen en el olvido en aras a satisfacer la voracidad indecente de un grupo inmobiliario.
Lo peor de todo es constatar la complicidad de los partidos políticos que dicen ser de izquierdas.

Antonio Marín Segovia
Cercle Obert de Benicalap
Iniciativas Sociales y Culturales de Futuro
TORRE.bmp
2760426.jpg
El campo del Valencia. No con nuestros impuestos


Consulta esta noticia en: http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pIdNoticia=43313

GREGORIO MARTÃ?N - Universitat de Valencia

Los mayores nos acordamos de cuando Franco adelantaba los partidos del Madrid para que, debidamente televisados, coincidieran con la víspera del 1 de Mayo, mas allá de las demostración sindical del día siguiente. Han pasado los años, pero no las historias turbias y vergonzosas entre poder político y fútbol.



LOS HECHOS. 1.- En 1996, Francisco Roig sacó adelante la ampliación de capital del Valencia SAD, de la cual se quedó una buena parte gracias a una red de testaferros, que tuve el honor de ayudar a poner de manifiesto, aunque el Supremo dijera que en ello no hubo delito.

2.- El consejo de administración del Valencia tiene hipotecas inmobiliarias en favor de la Agencia Tributaria por actas que abarcan de las temporada 91-92 a diciembre de 1995 por un lado y por otro como consecuencia de la Inspección correspondiente al período 96-99, actas de mas13 millones de Euros. En estos momentos debe mucho dinero a todos los españoles.

3.- Valencia SAD, con la deuda que tiene si se le aplicara norma: «la reducción de capital tendrá carácter obligatorio para la sociedad cuando las pérdidas hayan disminuido su haber por debajo de las dos terceras partes de la cifra de capital y hubiere transcurrido un ejercicio social sin haberse recuperado su patrimonio», debería rehacerse profundamente. Ello no impidió que en junio de 2003 se tuviera que leer:

P: ...la deuda del club es de 120 millones de euros.

R: Si un club crece mucho, las fichas también lo hacen. No es un problema nuestro. El Madrid lo arregla con un tema urbanístico.

P: ¿Y la deuda con Hacienda?

R: Es una solución política, porque los clubes no pueden pagarla..

P: ¿Por qué debe el Estado pagar las deudas privadas?

R: Si el Estado puede permitirse que quiebren todos los equipos, allá él.

4.- En junio, Roig vende sus acciones a Bautista Soler, con un importante protagonismo de las autoridades autonómicas y municipales. Al precio pagado, la totalidad del capital social del Valencia SAD sería de 196 millones de euros, en incompatibilidad racional con lo dicho en el punto anterior. Fue inexplicable. Para que sirva de elemento de comparación, representa 21,5 veces la valoración que se hizo del capital social del club de la ampliación del 96.


LAS PREGUNTAS OBVIAS. La operación no tenía ningún tipo de racionalidad económica, ni siquiera sentimental, ya que el amor por Valencia coincidiremos que se puede expresar con otro tipo de actuaciones, como por ejemplo pagando a Hacienda.

¿Por qué la intervención de los poderes políticos?. No es admisible como principio democrático que las relaciones entre el poder institucional y las personas con mas posibilidades económicas se manifiesten de esta forma.

La probabilidad de que Bautista Soler o sus sucesores puedan deshacer posiciones, sin perder mucho dinero parecía prácticamente inexistente, no se explica desde el punto de vista de la reglas de la economía. ¿Había gato encerrado?.

Se trataba de entender cómo se consiguió culminar este espectacular pelotazo. Al tiempo de expresar la solidaridad con Bautista Soler por la actuación mafiosa de la que acababa de ser victima su compañera, algunos pedimos poder entender la razón por la cual había decidido poner tal cantidad de dinero en una actividad tan equívoca como es el fútbol, cuando tantas necesidades hay por cubrir en Valencia.

¿LA RESPUESTA? Presidente de la Generalitat, alcaldesa de Valencia y presidente del Valencia SAD, acaban de firmar un protocolo de intenciones para la construcción de un nuevo estadio en una parcela de 90.000 metros cuadrados de propiedad municipal que gestionará una sociedad público-privada integrada por las tres partes del acuerdo. Ello en el sobrentendido de dos decisiones: recalificaciones del actual Mestalla y de los aledaños del estadio del Levante, a favor de dos sociedades anónimas propiedad de una serie de personas particulares.

Por si fuera poco, Juan Bautista Soler deja claro que el club no está dispuesto a ceder en sus pretensiones: «El protocolo es un documento de intenciones, pero están por ver los porcentajes que corresponden a cada uno de los organismos. Nuestra intención es que el Valencia tenga la mayoría y pueda tener capacidad de decisión sobre el futuro constructor del estadio».

Verde y con asas. Ãnico consuelo y esperanza: este mismo día, una juez en Sevilla decidía encausar a otro personaje del fútbol Ruiz de Lopera, por un fraude de 10 millones de euros a Hacienda.

Francisco Camps y Rita Barberá han hecho lo que no debían, cuando son incapaces de afrontar las obligaciones financieras que, como nuestros representantes legítimos, han asumido internacionalmente con la Copa del América. Vergonzosamente están apoyando a una institución con grandes deudas con la Hacienda Pública y que sigue gastando un dinero que no tiene y que ha demostrado su incapacidad para gestionarse. No es admisible que el Valencia SAD se aproveche del patrimonio de todos los valencianos. Se ejerce un trato a favor de particulares usando el patrimonio y los impuestos que pagamos todos los valencianos. Si después del pelotazo del señor Roig, asistimos a una operación inmobiliaria como la que se está gestando, se entrará en la más absoluta desmoralización democrática.

Si el PSOE y los otros grupos de la oposición permiten la cristalización de esta operación consistente en resolver un problema particular con fondos de todos, se romperá una de las base de el pacto social moderno: el pago de impuesto y el reparto razonable de los recursos disponibles.


No quiero pensar que Ferran Torrent pueda haber llegado a ser tan clarividente como buen escritor.


Fuente: LEVANTE - EMV - Viernes, 10 de septiembre del 2004


Consulta esta noticia en: http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pIdNoticia=43313
Mira també:
http://www.iberica2000.org/Es/Index.asp
http://www.nuncamas.net/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El campo del Valencia. No con nuestros impuestos
10 set 2004
Carta a las autoridades valencianas: "El que quiera estadios de fútbol, que abone los gastos con su dinero." Cercle Obert de Benicalap

Cartas al Director de LEVANTE - EMV:

La especulación urbanística es la reina de la actualidad en la Valencia actual. Todos los partidos políticos tienen gran interés en secundar y respaldar con desaforado entusiasmo las innumerables maniobras de expolio y saqueo que ciertos grupos promotores e inmobiliarías desarrollan en el Imperio de Camps y Rita.

La destrucción sistemática y feroz de la huerta, así como la profunda desidia y ausencia de medidas para proceder a la recuperación, rehabilitación y uso racional y armónico del legado natural, cultural, artístico... se suma ahora el deseo de querer construir un nuevo estadio de fútbol en unos terrenos públicos, ubicados en el barrio de Benicalap, próximo a Campanar y Beniferri.

Benicalap, uno de los barrios con menos equipamientos públicos, ve como sus peticiones legítimas e históricas caen en el olvido, en aras a que unos pocos especuladores puedan satisfacer su voracidad insaciable, contribuyendo a la modificación vertiginosa del paisaje urbano, con los consiguientes problemas que se derivan: contaminación acústica, atmosférica, lumínica...

Lo peor y realmente lamentable, es constatar la complicidad directa y visible de los partidos políticos que dicen ser de izquierdas, pues han olvidado sus compromisos con sus votantes.

Existen barrios y núcleos urbanos que tienen exceso de equipamientos y estructuras públicas, mientras otras partes y barriadas de Valencia carecen de los servicios y prestaciones públicas que favorezcan el desarrollo y la convivencia armónica de sus ciudadanos, de sus vecinos.

Si alguna entidad quiere hacer un estadio de fútbol, puede hacerlo, pero debe evitar que seamos todos los vecinos y contribuyentes los que participemos en un negocio privado, pues siguen habiendo grandes carencias sociales, educativas, asistenciales... y las padecemos una gran mayoría cada vez menos silenciosa, cada día más indignada...


Antonio Marín Segovia
Cercle Obert de Benicalap
Iniciativas Sociales y Culturales de Futuro

Benicalap - Valencia, a 10 de septiembre de 2004




El campo del Valencia. No con nuestros impuestos


Consulta esta noticia en: http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pIdNoticia=43313

GREGORIO MARTÃ?N - Universitat de Valencia

Los mayores nos acordamos de cuando Franco adelantaba los partidos del Madrid para que, debidamente televisados, coincidieran con la víspera del 1 de Mayo, mas allá de las demostración sindical del día siguiente. Han pasado los años, pero no las historias turbias y vergonzosas entre poder político y fútbol.



LOS HECHOS. 1.- En 1996, Francisco Roig sacó adelante la ampliación de capital del Valencia SAD, de la cual se quedó una buena parte gracias a una red de testaferros, que tuve el honor de ayudar a poner de manifiesto, aunque el Supremo dijera que en ello no hubo delito.

2.- El consejo de administración del Valencia tiene hipotecas inmobiliarias en favor de la Agencia Tributaria por actas que abarcan de las temporada 91-92 a diciembre de 1995 por un lado y por otro como consecuencia de la Inspección correspondiente al período 96-99, actas de mas13 millones de Euros. En estos momentos debe mucho dinero a todos los españoles.

3.- Valencia SAD, con la deuda que tiene si se le aplicara norma: «la reducción de capital tendrá carácter obligatorio para la sociedad cuando las pérdidas hayan disminuido su haber por debajo de las dos terceras partes de la cifra de capital y hubiere transcurrido un ejercicio social sin haberse recuperado su patrimonio», debería rehacerse profundamente. Ello no impidió que en junio de 2003 se tuviera que leer:

P: ...la deuda del club es de 120 millones de euros.

R: Si un club crece mucho, las fichas también lo hacen. No es un problema nuestro. El Madrid lo arregla con un tema urbanístico.

P: ¿Y la deuda con Hacienda?

R: Es una solución política, porque los clubes no pueden pagarla..

P: ¿Por qué debe el Estado pagar las deudas privadas?

R: Si el Estado puede permitirse que quiebren todos los equipos, allá él.

4.- En junio, Roig vende sus acciones a Bautista Soler, con un importante protagonismo de las autoridades autonómicas y municipales. Al precio pagado, la totalidad del capital social del Valencia SAD sería de 196 millones de euros, en incompatibilidad racional con lo dicho en el punto anterior. Fue inexplicable. Para que sirva de elemento de comparación, representa 21,5 veces la valoración que se hizo del capital social del club de la ampliación del 96.


LAS PREGUNTAS OBVIAS. La operación no tenía ningún tipo de racionalidad económica, ni siquiera sentimental, ya que el amor por Valencia coincidiremos que se puede expresar con otro tipo de actuaciones, como por ejemplo pagando a Hacienda.

¿Por qué la intervención de los poderes políticos?. No es admisible como principio democrático que las relaciones entre el poder institucional y las personas con mas posibilidades económicas se manifiesten de esta forma.

La probabilidad de que Bautista Soler o sus sucesores puedan deshacer posiciones, sin perder mucho dinero parecía prácticamente inexistente, no se explica desde el punto de vista de la reglas de la economía. ¿Había gato encerrado?.

Se trataba de entender cómo se consiguió culminar este espectacular pelotazo. Al tiempo de expresar la solidaridad con Bautista Soler por la actuación mafiosa de la que acababa de ser victima su compañera, algunos pedimos poder entender la razón por la cual había decidido poner tal cantidad de dinero en una actividad tan equívoca como es el fútbol, cuando tantas necesidades hay por cubrir en Valencia.

¿LA RESPUESTA? Presidente de la Generalitat, alcaldesa de Valencia y presidente del Valencia SAD, acaban de firmar un protocolo de intenciones para la construcción de un nuevo estadio en una parcela de 90.000 metros cuadrados de propiedad municipal que gestionará una sociedad público-privada integrada por las tres partes del acuerdo. Ello en el sobrentendido de dos decisiones: recalificaciones del actual Mestalla y de los aledaños del estadio del Levante, a favor de dos sociedades anónimas propiedad de una serie de personas particulares.

Por si fuera poco, Juan Bautista Soler deja claro que el club no está dispuesto a ceder en sus pretensiones: «El protocolo es un documento de intenciones, pero están por ver los porcentajes que corresponden a cada uno de los organismos. Nuestra intención es que el Valencia tenga la mayoría y pueda tener capacidad de decisión sobre el futuro constructor del estadio».

Verde y con asas. Ãnico consuelo y esperanza: este mismo día, una juez en Sevilla decidía encausar a otro personaje del fútbol Ruiz de Lopera, por un fraude de 10 millones de euros a Hacienda.

Francisco Camps y Rita Barberá han hecho lo que no debían, cuando son incapaces de afrontar las obligaciones financieras que, como nuestros representantes legítimos, han asumido internacionalmente con la Copa del América. Vergonzosamente están apoyando a una institución con grandes deudas con la Hacienda Pública y que sigue gastando un dinero que no tiene y que ha demostrado su incapacidad para gestionarse. No es admisible que el Valencia SAD se aproveche del patrimonio de todos los valencianos. Se ejerce un trato a favor de particulares usando el patrimonio y los impuestos que pagamos todos los valencianos. Si después del pelotazo del señor Roig, asistimos a una operación inmobiliaria como la que se está gestando, se entrará en la más absoluta desmoralización democrática.

Si el PSOE y los otros grupos de la oposición permiten la cristalización de esta operación consistente en resolver un problema particular con fondos de todos, se romperá una de las base de el pacto social moderno: el pago de impuesto y el reparto razonable de los recursos disponibles.


No quiero pensar que Ferran Torrent pueda haber llegado a ser tan clarividente como buen escritor.


Fuente: LEVANTE - EMV - Viernes, 10 de septiembre del 2004


Consulta esta noticia en: http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pIdNoticia=43313
Re: El campo del Valencia. No con nuestros impuestos
10 set 2004
El campo del Valencia. No con nuestros impuestos

Algunos avispados y desaprensivos creen que se puede permitir todo cuando se trata de hablar y vivir el "fútbol", deporte rey que atrae todas las atenciones.

Los especuladores y ciertos expertos financieros han visto el gran filón que supone dedicarse a la construcción de nuevos estadios deportivos, pero se olvidan que también existe la necesidad de crear equipamientos y estructuras armónicas con el entorno, que favorezcan e impulsen el desarrollo de actividades deportivas minoritarias.

Si alguna entidad deportiva (empresas como otra cualquiera) desea construir estadios y complejos deportivos, puede y debe hacerlo, pero invirtiendo su dinero, evitando siempre construir en espacios públicos que pertenecen a los ciudadanos, administrados por nuestros representantes interinos en ayuntamientos y gobiernos autonómicos...

El fútbol no es un bien social ni una necesidad básica. Nadie se alimenta de los goles...

Bueno, es probable que algunos especuladores tengan demasiados intereses alrededor del balón y consideren vital extender su imperio seudo-deportivo al mundo de la política, invocando que el fútbol cuida todo tipo de enfermedades. Son capaces de todo para justificar cualquier saqueo, cualquier expolio...

Antonio Marín Segovia
Cercle Obert de Benicalap
Iniciativas Sociales y Culturales de Futuro


http://www.iberica2000.org/Es/Index.asp
Re: El campo del Valencia. No con nuestros impuestos
10 set 2004
Carta abierta al VCF - El fútbol no es un bien social ni una necesidad básica. Nadie se alimenta de los goles...


Algunos avispados y desaprensivos creen que se puede permitir todo cuando se trata de hablar y vivir el "fútbol", deporte rey que atrae todas las atenciones, dada la saturación que padecemos en todos los medios de "información" y "comunicación".

Los especuladores y ciertos expertos financieros han visto el gran filón que supone dedicarse a la construcción de nuevos estadios deportivos, pero se olvidan que también existe la necesidad de crear equipamientos y estructuras armónicas con el entorno, que favorezcan e impulsen el desarrollo de actividades deportivas minoritarias.

Si alguna entidad deportiva (empresa y/o negocio como otra cualquiera) desea construir estadios y complejos deportivos, puede y debe hacerlo, pero invirtiendo su propio dinero, evitando siempre construir en espacios públicos que pertenecen a los ciudadanos y que son administrados por nuestros representantes interinos en ayuntamientos y gobiernos autonómicos...

El fútbol no es un bien social ni una necesidad básica. Nadie se alimenta de los goles...

Bueno, es probable que algunos especuladores tengan demasiados intereses alrededor del balón y consideren vital extender su imperio seudo-deportivo al mundo de la política, invocando que el fútbol cuida todo tipo de enfermedades. Son capaces de todo para justificar cualquier saqueo, cualquier expolio...


Benicalap - Valencia, a 9 de septiembre de 2004

Antonio Marín Segovia
Cercle Obert de Benicalap
Iniciativas Sociales y Culturales de Futuro






Carta abierta a las autoridades valencianas: Estadio de fútbol sí, pero no en nuestro suelo...


La especulación urbanística es la reina de la actualidad en la Valencia actual. Todos los partidos políticos tienen gran interés en secundar y respaldar, con desaforado y desmedido entusiasmo, las innumerables maniobras de expolio y saqueo que ciertos grupos promotores e inmobiliarías desarrollan en el Imperio de Camps y Rita..

Es ya una realidad la destrucción sistemática y feroz de la huerta de Valencia, igual que también es una certeza indiscutible la profunda desidia y ausencia de medidas institucionales para proceder a la recuperación, rehabilitación y uso racional y armónico del legado natural, cultural, artístico... existente en todo nuestro territorio. A los anteriores disparates, se suma ahora el deseo de querer construir un nuevo estadio de fútbol en unos terrenos públicos, ubicados en el barrio de Benicalap, próximo a los barrios de Campanar y Beniferri.

Benicalap, uno de los núcleos periféricos de la gran Valencia con menos equipamientos públicos, ve como sus peticiones legítimas e históricas, caen en el olvido una y otra vez, en aras a que unos pocos especuladores puedan satisfacer su voracidad insaciable.

Los señores del cemento no tienen reparo alguno en contribuir a la modificación vertiginosa del paisaje urbano, con los consiguientes problemas que se derivan: contaminación acústica, atmosférica, lumínica... Bueno sería que alguna vez escuchasen y atendiesen las solidarias y constructivas iniciativas y sugerencias que presentan los diversos movimientos cívicos, los expertos independientes, los organismos locales e internacionales...

Lo peor y realmente lamentable es, una y otra vez, constatar la complicidad directa y visible de los partidos políticos que dicen ser de izquierdas, pues han olvidado sus compromisos con sus votantes, la necesidad de abrir un debate público y exigir la participación ciudadana en temas urbanísticos, ambientales...

Existen barrios y núcleos urbanos que tienen exceso de equipamientos y estructuras públicas, mientras otras partes y barriadas de Valencia ciudad, seguimos careciendo de los servicios y prestaciones públicas que posibiliten y favorezcan el desarrollo, la convivencia armónica de la sus ciudadanos, de sus vecinos...

Si alguna entidad (y todo club deportivo es una empresa privada, una sociedad anónima) quiere hacer un estadio de fútbol, puede hacerlo, pero la administración pública debe evitar a toda costa que seamos los vecinos y contribuyentes los que participemos en abonar los gastos de ese negocio privado, que beneficia realmente a unos pocos, muy pocos.

En muchas zonas de Valencia sigue habiendo grandes carencias sociales, educativas, asistenciales... que deben ser atendidas con rigor y absoluta prioridad. Siguen existiendo deficiencias estructurales en Valencia, carencias que las padecemos una gran mayoría de valencianos, ciudadanos que, afortunadamente, cada vez somos menos silenciosos.


Benicalap - Valencia, a 10 de septiembre de 2004

Antonio Marín Segovia
Cercle Obert de Benicalap
Iniciativas Sociales y Culturales de Futuro
Redios!!! que pesao!!!
10 set 2004
Ya acaba de una vez boludo, ¿que vos no viste lo que el viento se llevo?
Sindicat