Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
Destrucción del Fuerte español de Villa Cisneros (Dajla), en el Sahara Occidental
09 set 2004
saharauisNOCHE.jpg
sahara.jpg
FuerteVCDestruc00.jpg
Destrucción del Fuerte español de Villa Cisneros (Dajla), en el Sahara Occidental

--------------------------------------------------------------------------------



Una importante huella del pasado epañol en el Sahara Occidental, el antiguo Sahara Español, ha sido destruida. (Ver galería de fotos sobre la destrucción) Sorprendentemente, se ha procedido a la demolición de una importante muestra de la arquitectura de fortificaciones del siglo XIX en ese territorio africano, que aun e emantenían en pie. Las autoridades marroquís ha iniciado el arrasamiento del Fuerte español de Villa Cisneros pese a las protestas delos representantes de la República Saharaui, como de las asociaciones de apoyo al pueblo daharaui, como de escritores, intelectuales tanto africanos como europeos... e incluso, tímidamente dadas las circunstancias, de personalidades del interior del propio Marruecos.

Parece una ahora obviedad (dado el general reconocimiento del valor patrimonial e histórico del Fuerte de VillaCisneros entre los expertos y estudiosos de la arquitectura y la construcció militar) y un contrasentido (ahora que lamentablemente y en la práctica solamente quedan de él un montón de escombros) hablar de las excelencias de esa construcción militar de los españoles en esa que un día fue una de las provincias africanas, de los territorios coloniales. Empero, a veces hay que volver a lo obvio para que la luz se haga sobre algunas cosas, sobre algunas actitudes humanas, sobre algunas personas que actúan de manera contraria a los itereses de la cultura y del patrimonio cultural e histórico de la humanidad. Por ello, recogemos en esta uinformaicón de urgencia información disponible en internet sobre el Fuerte ahora demolido, para que quienes quieran aumentar la documentación (obligadamente escueta aquí) puedan hacerlo, Así como recogemos también algunas opiniones publicadas sobre esta demolición y sobre el Fuerte en sí mismo.

Pero lo que ahora importa, una vez prácticamente perdido el Fuerte, es conservar su cimentación, sus ruinas, su recuerdo. Como en tantas ocasiones, la barbarie de los hombres convierte el arte, la cultura y la historia en un simple solar llano y plano sobre el que planificar y desarrollar sus muetras patentes de ignorancia y osadía. Y, a este fin, han comenzado ya en varios puntos de Europa y de �frica, las acciones para conseguirlo,

En España, los escritores María Jesús Alvarado, Ricardo Gómez, Gonzalo Moure, Bahia M.H. Awah y Conchi Moya, han elaborado un escrito de denuncia a propósito de la destrucción del histórico Fuerte de la Villa de Cisneros (actual Dajla), en los territorios del Sáhara ocupados por el Reino de Marruecos tras la salida de España de su antigua provincia africana en 1975. Los firmantes, ponen de relieve el "salvaje trabajo de destrucción de la construcción de la época de los españoles". Y la califica de labor de "desctrucción de la huella saharahui e hispana en un territorio que se quieren anexionar a pesar de los acuerdos internacionales y de los derechos de la población saharaui original a volver a sus casas". "El Fuerte -continúan diciendo en el escrito- fue construído en 1884, y formaba parte del Patrimonio dejado por los españoles durante su convivencia con los saharauis".Y añade que "el Fuerte de Villa Cisneros se había convertido en un auténtico símbolo de la ciudad y, con esta actuación, Marruecos continúa con su intento de destruir sistemáticamente el patrimonio de los saharauis y de todo signo de identidad y de diferenciación de este pueblo".



Termina el escrito presentando el comunicado de la Asociación de Familias de Presos y Desaparecidos Saharauis (AFAPREDESA) sobre este grave asunto, así como una carta sobre lo mismo de la escritora y editora canaria Mª Jesús Alvarado, fundadora del Grupo de Cultura Saharaui Suerte Mulana, y "que pasó su infancia en Villa Cisneros, y a la que ha dolido muy profundamente, como a todos nosotros, la destrucción de este monumento".

Los autores firmantes se declaran dispuestos a iniciar "una campaña informativa" sore el particular, al tiempo que esperan que "este atentado sea tenido en cuenta, sin ceder a presiones de ningún tipo".

Firman el escrito informativo; Mª Jesús Alvarado, escritora y editora; Ricardo Gómez, escritor, premio Alandar de Narrativa Juvenil, editorial Edelvives; Gonzalo Moure, escritor y periodista, premio de Literatura Juvenil Gran Angular 2003; Bahia M.H. Awah, periodista saharaui; y Conchi Moya, periodista.


Texto del escrito a propósito de la destrucción del Fuerte de villa Cisneros

El escrito de estos intelectuales introduce a la nota-comunicado de AFAPREDESA y la UJS, que bajo el título "Marruecos inicia la destrucción del Fuerte de Villa Cisneros (actual Dajla), un patrimonio saharaui de 120 años" AFAPREDESA y UJS, denuncia los hechos en los siguientes términos:

"Las autoridades de ocupación iniciaron, el día 2 de julio del 2004, la destrucción del Fuerte de Villa Cisneros (Dajla), un patrimonio saharaui que remonta a 1884, con la llegada española a las costas saharauis. El Fuerte de Villa Cisneros junto a Medina Gatell (Cabo Blanco) y Puerto Badia (Bahía de Cintra) son tres Fuertes establecidos por Emilio Bonelli, militar y arabista de prestigio, enviado por el gobierno de Canovas tras los acuerdos de Berlín".

"Con esta nueva demolición -continúa el escrito- Marruecos continua en sus tentativas deliberadas de borrar parte irrecuperable de la historia y el patrimonio nacional saharaui. El Fuerte de Villa Cisneros forma parte del patrimonio cultural saharaui, por la que debe ser preservado de todo ataque que la destruya parcialmente o totalmente. Esta conducta salvaje esta en contra del espíritu y la letra de la Declaración de la UNESCO que concierne la destrucción intencionada del patrimonio cultural adoptada por unanimidad por la Conferencia general de la UNESCO durante su 32 periodo de sesiones (París, septiembre / octubre 2003). El Reino de Marruecos parte de esta declaración debe ordenar a sus fuerzas de ocupación poner fin a esta trágico atentado contra el patrimonio cultural saharaui que debe ser preservado para las generaciones futuras".

"La Asociación de Familiares de Presos y Desaparecidos Saharauis (AFAPREDESA) y la Unión de Juristas Saharauis -continúa la nota d denuncia de estas asociaciones- condenan enérgicamente esta acción emprendida y lanzan un llamamiento urgente a la Comunidad Internacional, a los organismos internacionales y en particular a la UNESCO, a la MINURSO y al señor �lvaro Soto, enviado especial del Secretario General de Naciones Unidas para el Sahara Occidental para intervenir ante las autoridades de ocupación marroquíes para interrumpir la destrucción del Fuerte así como abstenerse de cualquier acción que ponga en peligro el patrimonio saharaui que constituye un bien común de la humanidad en su conjunto".

Para terminar, "AFAPREDESA y UJS llaman a las organizaciones no gubernamentales para que se movilicen contra el diabólico plan iniciado por el Reino de Marruecos en aniquilar al pueblo saharaui, su cultura y su patrimonio.
Campamentos de refugiados saharauis, a 3 de junio de 2004".



Sin duda, para las autoridades culturales se plantea un reto importante ante la destrucción de un hito de la huella española en aquellas tierras africanas. Sin duda, para la comunidad artíctica y cultural, y para las organizaciones internacionales y españolas dedicadas a la defensa del Patimonio histórico--artístico, representa esta situación creada por la destrucción del Fuerte un reto importante y una ocasión de esforzarse al máximo por mantener la memoria histórica viva, así como -en el caso de los españoles. evitar la pérdida de un hito tan importante para la memoria histórica y la huella del paso español por tierras saharauis, y algo como el Fuerte de villa Cisneros que -como dicen en su escrito los intelectuales antes citados- fue y es símbolo de la convivencia armónica de los pueblos español y saharaui durante un largo período de su historia común.

Porque, y como se leía el pasado día 21 de julio en una información del diario español "El Pais", este asunto está empezando a tener relieve de tema político de primer nivel en la vida parlamentaria española. Reproducimos aquí el trabajo informativo, que bajo la firma de Tomás Bárbulo se publicaba en el diario de mayor difusión español:

"La última batalla del Sáhara Occidental se libra estos días en torno al primer fuerte que España construyó en el territorio. Durante la rueda de prensa celebrada tras el penúltimo Consejo de Ministros, la vicepresidenta María Teresa Fernández de La Vega se vio sorprendida por una pregunta acerca de una denuncia internacional contra Marruecos por haber iniciado el derribo de una construcción en la ciudad de Villa Cisneros. Los saharauis han calificado el hecho como un atentado contra su patrimonio cultural, pues se trata del edificio más antiguo del Sáhara. Sin embargo, la ignorancia de la vicepresidenta era lógica. Por suerte, siempre es posible recurrir a Francia, tan orgullosa de su pasado colonial, para recuperar la memoria.

Antoine de Saint-Exupéry relata en su libro Tierra de hombres la ocasión en que el fuerte ahora objeto de discordia le salvó la vida. En aquellos días, los últimos años veinte del siglo pasado, Villa Cisneros consistía en un fuerte y una pista de aterrizaje. La urbe que hoy conocemos como Dajla crecería a la sombra de esa construcción militar. El escritor acababa de incorporarse como piloto de línea a la Sociedad Latécoère, que cubría el trayecto Toulouse-Dakar. Instalado en "esa patria de viento y estrellas", había comenzado a escribir su libro más famoso, El Principito. Durante una de sus rutas nocturnas sobre el Sáhara se extravió. Había perdido toda esperanza de salvar la vida cuando bajo él apareció la señal luminosa del fuerte.

La historia de este baluarte arranca en 1881. En aquel año España adquirió la península de Río de Oro, donde más tarde nacería Villa Cisneros, a la tribu de Ulad Delim por unas monedas de plata. El documento de compra fue firmado ante notario en Las Palmas.

En octubre de 1884 Cánovas del Castillo envió al viajero, militar y arabista Emilio Bonelli al mando de tres barcos para colonizar el Sáhara Occidental. La expedición eligió la península de Río de Oro para plantar el primer establecimiento español.

El 28 de noviembre, Bonelli logró firmar con los saharauis un nuevo documento que, sólo un mes mas tarde, el Gobierno presentó en la Conferencia de Berlín para legalizar la colonización del Sáhara Occidental. Al mismo tiempo, los soldados comenzaron a construir el fuerte, que resultaría providencial para Saint-Exupéry.

Su arquitectura siguió el modelo militar: un recinto rectangular de 60 por 40 metros, cercado por un muro almenado de mampostería con aspilleras y armado con cañones y ametralladoras. En el interior había varios edificios para albergar a la tropa y almacenar el agua y los alimentos. Desde esa fortaleza comenzó la ocupación del territorio.

Parece claro que el fuerte de Villa Cisneros es, a pesar de sus reformas sucesivas, el edificio más antiguo del Sáhara Occidental, anterior incluso a la ciudad santa de Smara, que el chej Ma El Ainin levantó en 1898. La vieja construcción militar que rechazó tantos ataques corre hoy el riesgo de sucumbir ante las excavadoras. Una fuerte campaña internacional intenta detenerlas." (Diario El Pais, 21 de julio del año 2004, por Tomás Bárbulo)

De mismo modo, reproducimos a través de este enlace el texto íntegro de la carta que sobre este mismo asunto escribe la escritora y editora canaria Mª Jesús Alvarado, fundadora asimismo del Grupo de Cultura Saharaui "Suerte Mulana".

E igualmente, enlazamos aquí con una información sobre otro escrito remitido por casi trescientos intelectuales españoles al Presidente del Gobierno del Reino de España a propósito del Sahara y la responsabilidad española en ese contencioso, reportaje publicado en semanario de información general español El ParcheDigital sobre el escrito remitido por casi trescientos intelectuales españoles al Presidente del Gobierno del Reino de España, señor Rodríguez Zapatero. Se incluyen los nombres de todos los firmantes. Así como también se establece un enlace sobre un artículo de opinión de ese mismo periódico semanal bajo el título "Salvar los cimientos de la infamia".



Otros enlaces a páginas y sitios web sobre este asunto disponibles en la Red:

Y añadimos los siguientes enlaces para ampliar la información gráfica y escrita sobre este lamentable suceso llevado a cabo por el ejército marroquí que oocupa los territorios del Sahara Occidental:

Sobre el estado de la demolición del fuerte:

http://sahara_opinions.site.voila.fr/fotosD/photodakhla.htm

Sobre la historia documentaly gráfica del fuerte: en los años 50, 60 y 70:

http://www.lasonet.com/images/fuert1.jpg

http://www.histaer.org/lugares/cisneros.htm

http://www.lasonet.com/images/1958vcp.jpg

http://www.retraso.com/Web/documentos/huelgaiberia/historia.htm

http://www.histaer.org/rutas/casa-dakar.htm

http://www.sahara-mili.org/images/jalamo/javc020.jpg





MagaZine
--

Carta abierta a Zapatero sobre el Sahara


--------------------------------------------------------------------------------




Las nuevas posiciones que mantiene el PSOE sobre el largo e histórico conflicto saharaui, están aflorando a la luz pública. Sobre todo desde la victoria de los socialistas en las últimas y accidentadas elecciones de marzo pasado, El cambio "in pectore" sobre la cuestión saharaui empieza a volverse sobre el flamante Presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. Si hace tan sólo unos días era un colectivo de 42 escritores españoles y saharauis los que enviaron una carta al Instituto Cervantes para reclamar la presencia de esta institución -de difusión de la lengua y cultura española- en los campamentos de refugiados saharauis, es aohra el escrito-carta-recordatorio que un cuarto de millar de escritores españoles, residentes en España y ligados a la vida esopañola le dirigen a Zapatero. En dicho escrito, y con él, pretenden "como es obvio, hacerle llegar la voz de la calle". Añaden que esperan (y estánllegando cada día) "más adhesiones a su contenido y que Vd. oiga, a través de ella, el clamor de miles de ciudadanos y ciudadanas de este país".

Sin duda, el Presidente del Gobierno español sabrá hacer honor a su palabra y oirá la voz de la calle, como -según confesión propia- es su hábito democrático y manera de entender la política. No es que lo tenga fácil, por cuanto más de uno en esta piel de toro sospechamos que quien manda en esas cosas, ha decidido ya la política a seguir sobre el Sahara... es decir, sobre Marruecos: sumarse al eje Marruuecos-Francia, aunque eso signifique un giro drástico en la tradición del PSOE durante estos últimos veinticinco años, O, al menos, la postura oficial, que la realidad suele ser siempre otra cosa.

El éxito de la iniciativa promovida por estos escritores defensores del derecho de los saharauis a su territorio y a su soberanía política, si ese es sud eseo democráticamentee xpresado e un referendum, está asegurado. Y ello, sobre todo, debido al arraigo que el territorio saharaui ha tenido y tiene aun en los corazones de los españoles independientemente de sus ideologías (estamos ante un caso similar, en cuanto a querencias y afectos, a Cuba) Así, duurante este mes de recogida de firmas, esta carta ya ha tenido tanta difusión que incluso le ha podido ser adelantada al Presidente del Gobierno español, como Secretario General del PSOE, en el recientemente celebrado 36º Congreso de este partido político.

Este es el texto del escrito.carta-recordatorio que los escritores y personajes del mundo de la cultura dirigen públicamente a Rodríguez Zapatero:

"Sr. D. José Luis Rodríguez Zapatero, Presidente del Gobierno Español

Señor Presidente:

El sostenimiento de la paz, el cumplimiento de las resoluciones de Naciones Unidas y la búsqueda de soluciones justas le llevó a Vd. a adoptar como primera medida de su Gobierno la retirada de las tropas españolas en Irak. Vd. sabía que esa decisión era reclamada y respaldada por una mayoría del pueblo español. Nos satisface que nuestro país se coloque en primera línea en la batalla por la justicia en el mundo, la única batalla que merece la pena librar.

Estamos al tanto de sus manifestaciones, y de las de algunos miembros de su Gobierno, acerca de la situación de los saharauis que sobreviven en los campamentos de refugiados de Tinduf. Los firmantes, vinculados personal, afectiva y profesionalmente con el Sáhara Occidental, reclamamos de Vd. un paso adelante en el cumplimiento de las resoluciones de Naciones Unidas, que han fallado en varias ocasiones y desde 1963 a favor de la autodeterminación del Pueblo Saharaui, cuando consideró a España como potencia administradora.

Queremos ahorrarle una prolija enumeración de resoluciones, negociaciones, acuerdos incumplidos y referenda nunca celebrados. Tanto Vd. como el Ministro de Asuntos Exteriores conocen o tienen a su disposición el historial del conflicto y de la carga de sangre, dolor y desarraigo durante estos veintinueve años, que pueden resumirse en tres hechos:

1. España, debido a circunstancias políticas que no merece la pena recordar pero que no tienen justificación ética, abandonó ignominiosamente a su suerte al Pueblo Saharaui, con el que estuvo vinculado durante más de cien años.

2. Después de la guerra desigual que el Pueblo Saharaui mantuvo con Mauritania por un lado y con Marruecos por otro, y una vez firmados los acuerdos de paz, numerosas resoluciones de Naciones Unidas han reafirmado el derecho a la Autodeterminación del Pueblo Saharaui, con negociaciones que llevaron a los sucesivos Planes Baker, acuerdos que han sido sistemáticamente incumplidos por Marruecos.

3. Casi treinta años después de los Acuerdos de Madrid, doscientos mil saharauis, de ancianos a niños, malviven en los campamentos de refugiados, reclamando desde el desierto el cumplimiento de estos acuerdos internacionales.

Los sucesivos Gobiernos españoles, desde 1975 hasta ahora, han mantenido estos años posiciones ambiguas, cuando no contradictorias. Por respeto, y porque no sirve de nada evocar el pasado, también vamos a ahorrarle referirnos a titubeos políticos que no han servido más que para diferir una solución justa al conflicto. Es hora de mirar hacia el futuro y consolidar una línea política que, en sintonía con lo decidido con nuestras tropas en Irak, haga prevalecer la justicia por encima de la ilegalidad, el derecho internacional frente al uso de la fuerza.

En nuestro país, la corriente de solidaridad con el Pueblo Saharaui forma un río crecido, aunque en ocasiones silencioso. Quizá contagiados por la misma paciencia saharaui, los miles de familias que acogen durante los veranos a niños saharauis del proyecto Vacaciones en paz, quienes visitamos los campamentos de refugiados, fotografiamos las jaimas, escribimos sobre sus habitantes o su cultura, rescatamos sus tradiciones, participamos en actos de solidaridad... siempre hemos pensado que tarde o temprano prevalecerá la justicia.

Pero ya se hace tarde y no podemos esperar más. Casi treinta años viviendo en el desierto han dado lugar a una segunda generación de niños saharauis que no conocen más horizonte que la hamada y no tienen otro sueño que regresar a su país. Estos niños estudian en hassanía y en español, y sus poetas escriben y publican en nuestra misma lengua. No podemos esperar ya que azarosas circunstancias de la política internacional permitan poner sobre la mesa un problema tan estremecedor como el de un pueblo que un año más, un verano más, espera sobrevivir al bochorno del desierto.

Es posible que a los saharauis aún les quede lugar para la paciencia, pero nosotros creemos que ya ha llegado la hora. Los firmantes nos dirigimos a Vd. para reclamar que su Gobierno apueste clara e inequívocamente por el cumplimiento del derecho internacional en el caso del Pueblo Saharaui. Como Vd. ha demostrado hace poco, uno no puede situarse en una posición equidistante del agresor y de la víctima. La responsabilidad ética con los saharauis debe colocarse a la misma altura a la que ellos, los saharauis, manifiestan sus vínculos y su confianza en el pueblo español.

Esperamos que en un inmediato futuro Vd. y su Gobierno utilicen su palabra y su prestigio para comprometerse con esta causa justa. Que utilicen sus buenos oficios, públicos unos y secretos otros, para solucionar en los ámbitos correspondientes un conflicto que España planteó y que España debe contribuir a resolver. Al tiempo que nos dirigimos a Vd. nos pondremos contacto con el Ministro de Asuntos Exteriores y las Ministras de Educación y Cultura para exigir soluciones de asuntos urgentes que afectan a sus respectivas competencias.

Disponen Vds. de un capital político que administrar y acrecentar. Nuestro país es solidario con la causa saharaui, aunque este sea un asunto que nunca aparezca en las encuestas de opinión. Confiamos que respondan a este sentimiento que, además, tiene un sentido de estricta justicia."

Atentamente,

Fdo.:

Agustín Díaz Pacheco, escritor y asesor cultural, Tenerife

Agustín Fernández Paz, escritor, Vigo

Alfonso Ruiz de Aguirre, escritor, Madrid

Alfredo Gómez Cerdá, escritor,

Ali Salem Iselmu, escritor saharaui, Alcañiz (Teruel)

Alicia Llarena González, Escritora y Catedrática (Univ. Las Palmas de G.C.)

Ana Esteban, escritora, Madrid

Ana García Castellano, escritora, Madrid

Ana Grau, escritora y periodista, Madrid

Ana Pérez Cañamares, escritora, Madrid

Ana Rosetti, escritora, España

Andrés Javier Villa Pérez, escritor y antropólogo, Matadepera, Asturias

Andrés Neuman, escritor, Granada

Andreu Martín, escritor, Barcelona

Angel Benito Fernández López, San Sebastián de La Gomera

Angel Petisme, escritor y cantautor, Zaragoza

Ã?ngela Labordeta, periodista y escritora, Zaragoza

Angelina Gatell, traductora y escritora, Alicante

Anna Grau, escritora y periodista, Madrid

Anna Tortajada Orriols, escritora y traductora, Barcelona

Antón García, escritor, Oviedo

Antoni Dalmases, escritor, Sabadell, (Barcelona).

Antonio Gómez, poeta y monitor ocupacional, Mérida (Badajoz)

Antonio Lozano, escritor, Las Palmas de Gran Canaria

Antonio Lucas, periodista, Madrid.

Antonio Polo González, escritor, editor de la revista Ariadna, Madrid

Antonio Tello, escritor, Barcelona

Antonio Ventura, escritor y editor, Madrid

Arsenio González, escritor, Llanes, Asturias.

Beatriz Pérez-Moreno, escritora, Madrid.

Belén García Calvo, editora, Madrid

Blanca �lvarez González, escritora, Asturias.

Blanca Andreu, escritora, La Coruña

Care Santos, escritora, Mataró (Barcelona)

Carlo Frabetti, escritor, Madrid

Carlos Ã?lvarez, periodista, escritor y guionista. Las Palmas de Gran Canaria

Carlos Castán Andolz, escritor,

Carlos Gómez Gil, profesor de la Universidad de Alicante y escritor, Alicante.

Carlos París, filósofo y escritor, España

Carlos Taibo Arias, escritor y profesor de Ciencia Política de la UAM

Carmelo Fernández, escritor, Oviedo

Carmen Carramiñana, ensayista y especialista en LIJ, Fraga, Huesca

Carmen Sarmiento, periodista y escritora, Madrid

Cecilia Domínguez, escritora y profesora de Secundaria, Tenerife

Cirilo Leal, autor teatral, resp. Comunicación y Cultura de CCOO Canarias

Clara Janés , escritora, Madrid

Constantino Contreras, escritor chileno

Cristina Rodríguez Court, escritora y periodista, Islas Canarias.

Chejdan Mahmud Yahid, escritor, Las Palmas de Gran Canaria

Chema Heras, escritor, Cambados, Galicia

Daniel Durán, escritor, Sevilla.

Daniel Rodríguez Moya, poeta y periodista, Granada

David Barba, escritor y periodista, Barcelona

David González, poeta, Gijón (Asturias)

David Shea, escritor, Las Palmas de Gran Canaria

Deni Olmedo, escritor y traductor, Mataró (Barcelona)

Diego Marín A., escritor, Madrid

Donato Ndongo Biyogo, escritor y periodista, Murcia

Elena Medel, escritora, Córdoba

Elena O'Callaghan, escritora y traductora, Barcelona

Elia Barceló, escritora, Innsbruck (Austria)

Elvira Menéndez, escritora y actriz, Madrid.

Emilio González Déniz, escritor, Las Palmas de Gran Canaria

Enrique Falcón, poeta, Valencia.

Enrique Gracia Trinidad, escritor, Madrid

Enrique Páez, escritor, Madrid

Enrique Satué Oliván, profesor y escritor, Huesca

Fatma Galia, escritora saharaui, Bilbao

Felipe Juaristi Galdos, escritor, San Sebastián

Fernando Alonso

Fernando García Calderón, escritor, Madrid

Fernando Guijarro, escritor, Granada

Fernando Lalana Josa, escritor, Zaragoza

Fernando Martos Parra, narrador oral y escritor, Zamora

Fernando Pinto Cebrián, escritor, Burgos

Fernando Sánchez Dragó, escritor, Madrid

Franca Dimar, escritora, Las Palmas de Gran Canarias

Gabriel Martínez, escritor, Hospitalet de Llobregat (Barcelona)

Gloria Guardia, escritora, Pta.Fund. Iberoamericana PEN Internacional Panamá

Gonzalo Moure, escritor, Tapia de Casariego (Asturias)

Heinz Delam, escritor, Madrid

Iban Zaldua González, escritor, Vitoria-Gasteiz

Ignacio Chao Castro, escritor y traductor, Vigo, Galicia.

Isabel Cañelles, escritora, Directora de la Escuela de Escritores, Madrid

Jacinta Escudos, poeta y narradora, El Salvador

Javier Barreiro, escritor, Zaragoza

Javier Lasheras, escritor, Oviedo

Javier Lostalé, poeta La estación azul RNE, Madrid

Javier Maqua, escritor, Asturias

Javier Morillas, escritor y profesor, Madrid

Javier Reverte, escritor, Madrid

Javier Sobrino, escritor y especialista en LIJ, Santander

Jesús Antoñanzas, fotoperiodista, Madrid

Jesús Ferrero, escritor, Madrid

Joan Escolà Pujol, escritor, Barcelona

Joan-María Maíxe i Ceballos, escritor,

Jordi Sierra i Fabra, escritor, Barcelona

Jorge Riechmann, poeta y profesor universitario, Galapagar (Madrid)

Jose Antonio Carretero Sevilla, escritor, Oviedo

José Antonio Pérez, escritor, Madrid

José José Antonio Pérez, escritor, Madrid

José Junco, escritor y profesor, Las Palmas de Gran Canaria

José Luis Gártner Martos, escritor, Málaga

José María Merino, escritor, Madrid

José Ramón Diego Aguirre, escritor, Canarias

Josefina Robert, escritora, Barcelona

Juan Carlos de Sancho, escritor, Las Palmas de Gran Canaria

Juan Carlos Mestre, escritor, Villafranca del Bierzo (León)

Juan Cruz Ruiz, escritor, Madrid

Juan Jiménez, escritor, Gran Canaria.

Juan Luis Rincón Ares, escritor, El Puerto de Santa María (Cádiz)

Juan R. Tramunt Rubió, escritor y editor, Las Palmas de Gran Canaria

Julia Otxoa, escritora, San Sebastián - Guipuzcoa

Justo Navarro, escritor, Granada

Laida Martínez Navarro,

Laura Gallego García, escritora, Alboraya (Valencia)

Lidia Falcón, escritora y abogada, España

Limam Boicha, escritor saharaui, Barcelona

Lino Braxe, escritor, Galicia

Lourdes Azcano, escritora, Oviedo

Luali Lehsan, escritor saharaui, campamentos de refugiados, Argelia

Lucia Etxeberría, escritora, Madrid

Luis León Barreto, escritor, Torrelodones (Madrid)

Macarena Nieves Cáceres, escritora, Las Palmas de Gran Canaria

Magdalena Bandera, escritora, Villanova i la Geltrú (Barcelona)

Mahyub Salek, escritor saharaui

Manuel Francisco Reina, escritor, Madrid

Manuel García Rubio, escritor y abogado, Oviedo

Manuel Rico, escritor y crítico literario, Madrid

Manuel Rivas, escritor, Galicia

Mari Ã?ngeles Maeso, escritora, Madrid

Maria Ãngels Bogunyà, escritora, Molins de Rei, Barcelona.

María del Pino Marrero Berbel, escritora y profesora, Las Palmas Gran C.

María Jesús Alvarado, escritora, Las Palmas de Gran Canaria

Marian Montesdeoca, escritora, Santa Cruz de Tenerife

Mariasun Landa , escritora, San Sebastián

Maribel Lacave, escritora, Gran Canaria-Chile

Marjiatta Gottopo (escritora) Tenerife

Mercè Rivas, escritora, Madrid

Miguel Rojo, escritor, Oviedo, Asturias

Miquel Rayó, escritor, Mallorca

Miquel Vilardell Molsosa, escritor,

Mohamed Ali Alí-Salem, escritor saharaui

Mohamed Salem Abdelfatah (Ebnu) , escritor saharaui, Málaga

Mónica Rodríguez, escritora, Madrid

Montero González, escritor, Madrid

Nacho Pérez, escritor, Zaragoza

Nativel Preciado, escritora, Madrid

Núria Mulé, escritora y bibliotecaria, Barcelona

Orlando Auyanet, escritor, Las Palmas de Gran Canarias

Oscar Esquivias, escritor, Burgos

Pablo Amargo, ilustrador, Oviedo

Patricia de Souza, escritora peruana, Francia

Pau Joan Hernàndez, escritor, Bigues i Riels

Paula Izquierdo, escritora, Madrid

Pedro Ugarte, escritor, Bilbao

Pedro Zarraluki, escritor, Barcelona

Pep Bruno, escritor, Guadalajara

Pep Coll, escritor, Lleida

Pepe García, traductor, Madrid

Pepe Monteserín, escritor, Oviedo

Pilar Adón, escritora, Madrid

Rafael Pérez Castells, poeta, Torrelodones, (Madrid)

Ramón Acín, profesor y escritor, Zaragoza.

Ramón Mayrata, escritor, Segovia

Ricardo Alcántara, escritor, Barcelona

Ricardo Gómez, escritor, Las Matas (Madrid)

Rosa Montero, escritora, Madrid

Rosa Regás, escritora, Madrid

Ruth Toledano, poeta, Madrid

Ryszard Kapuscinsky, escritor polaco, Varsovia

Saleh Abdalahi, escritor saharaui, Valencia

Salvador Pallarès-Garí, escritor, Barcelona

Samuel Alonso Omeñaca, escritor, Zaragoza

Santiago Jaureguizar, escritor, Lugo

Santiago Roncagliolo, escritor peruano, Madrid.

Sergio Lairla, escritor, Zaragoza

Silvia Cuevas-Morales, poeta y editora, España

Suso de Toro, escritor, Santiago de Compostela

Teodoro Santana, escritor, Las Palmas de Gran Canaria

Teresa Imízcoz, escritora, Dra. del Instituto Cervantes de Toulouse, Francia

Tina Blanco, escritora, Figueras-Castropol, (Asturias)

Ulises Ramos, escritor, Santa Cruz de Tenerife

Umberto Romano, escritor italiano, Roma

Verónica García, escritora, Las Palmas de Gran Canaria

Verónica Pedemonte, escritora, poeta, El Puerto de Santa María (Cádiz)

Vicente Aupí, escritor, Valencia

Víctor Claudín, escritor. Collado Mediano (Madrid)

Xabier do Campo, escritor, Galicia

Xosefa, Fina, Casalderrey Fraga, escritora y profesora, Pontevedra


A partir de su redacción y durante el proceso se han sumado a la firma de este escrito las siguientes personas relacionadas con el mundo de la cultura española:

Alma Sanz, bailarina, Madrid

Ana Camacho, periodista, Madrid

Andrés Linares, cineasta, Madrid

Bahia M. H. Awah, periodista saharaui, Madrid

Beatriz Ortega, actriz, Madrid

Cecilia Bartolomé, cineasta, Madrid

Conchi Moya, periodista, Madrid

Cristina Aparicio, filóloga, Madrid

Cristina del Valle, cantante, Madrid

Enrique Simón, actor, Madrid

Fatima Mahfud, miembro de la Delegación Saharaui, Roma

Fernando Gabriel Martín, Catedrático Hª del Arte, Universidad La Laguna

Fernando Iñiguez, periodista, Madrid

Francisco Bailo, profesor, Fraga, Huesca

Francisco M. Bailo Lampérez, coord.progr. interculturalidad de Huesca

Gracia Olayo (Las Veneno), actriz, Madrid

Ignacio Pérez Méndez, profesor, Vigo

Javier Aguirre, profesor de Filosofía, San Sebastián

José Antonio Labordeta, cantautor, Zaragoza

José Luis Alcaine Bartolomé, cineasta, Madrid

Larbi Hamuad, Funcionario en el Ministerio de Medio Ambiente, Murcia

Luis Farnox (El Mecánico del Swing), cantautor, Madrid

Luis Pastor, cantautor, Madrid

Mercedes Ferrer, cantautora, Madrid

Pedro Déniz Acosta, pintor, Las Palmas de Gran Canaria

Pedro Sánchez Sanz, profesor, Sevilla

Pilar Ordóñez, actriz, Madrid

Ricardo Ugarte, escultor, San Sebastián-Guipúzcoa

Roberto Bodegas, cineasta, Madrid

Rosa Blasco, profesora, Alcañiz, Teruel

Rosa Piquín, especialista en LIJ, Oviedo

Said Jalil Sidmhamed estudiante saharaui, Torrelavega, Santander

Santiago San Miguel, cineasta, Madrid

Sergio Baucells Mesa, Historiador, La Laguna, Santa Cruz de Tenerife,

Teresa Colomer Martínez, crítica de LIJ, Madrid

Tomás Sánchez Santiago, profesor, León

Victor Erice, cineasta, Madrid

Virgilio Tortosa. Profesor de Literatura Comparada, Universidad Alicante

Zahra El Hasnaoui, profesora saharaui, Guadalajara

(....................................)


La lista, claro, sigue aumentando. Sin duda,y a tenor de los argumentos esgrimidos y recordados por los remitents de la presente carta abierta que le remiten a ZP, el Presidente del Gobierno de España tiene algunos elementos más para reflexionar sobre su más que cantada nueva vía para la resolución del conflicto del Sahara Occidental... de forma que ésta vía incluya los intereses históricos de los saharauis, naturalmente.

Gentileza de Cercle Obert de Benicalap
Iniciativas Sociales y Culturales de Futuro

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Destrucción del Fuerte español de Villa Cisneros (Dajla), en el Sahara Occidental
09 set 2004
porque lo repites? ya lo has puesto antes, economicemos los recursos de indymedia, por favor
Re: Destrucción del Fuerte español de Villa Cisneros (Dajla), en el Sahara Occidental
09 set 2004
El texto completo, con los enlaces no lo había puesto en el anterior texto. Lo siento.
Re: Destrucción del Fuerte español de Villa Cisneros (Dajla), en el Sahara Occidental
09 set 2004
pero si has hecho lo mismo con el de "en NY pasan hambre 2M"!
Re: Destrucción del Fuerte español de Villa Cisneros (Dajla), en el Sahara Occidental
09 set 2004
Era un error. Te repito que lo lamento. Los tengo en formato doc y me he confundido al copiarlos y pegarlos. Disculpa, pero es involuntario y creo que ambas noticias: la del hambre en NY y la solidaridad con el pueblo del Sahara merecen la pena.

Si pudiera, no tendría inconveniente alguno en borrar los comentarios mal insertados.

Gracias por la nota, pero no puedo acceder para borrar esos artículos mal colocados.
Re: Destrucción del Fuerte español de Villa Cisneros (Dajla), en el Sahara Occidental
09 set 2004
igualmente la gente de indymedia creo que van borrando los mensajes duplicados
Re: Destrucción del Fuerte español de Villa Cisneros (Dajla), en el Sahara Occidental
09 set 2004
HOY COMO EN LOS ´70 DERECHO DE AUTODETERMINACIÓN PARA TODOS LOS PUEBLOS OPRIMIDOS POR ESPAÑA Y POR EL CAPITAL.

SAHARA VENCERÀ
Re: Destrucción del Fuerte español de Villa Cisneros (Dajla), en el Sahara Occidental
09 set 2004
Pensa bombardejar el Bush als marroquis després d'aixó?. Hi tenen molt a veure amb els atemptats ultraislamistes i l'integrisme, el seu règim els genera i despés els exporta.

No es com els buda dels taliban agnanesos però es tracta també de destruir la memoria històrica dels pobles.
Re: Destrucción del Fuerte español de Villa Cisneros (Dajla), en el Sahara Occidental
09 set 2004
Supongo que en esa demolición habrá influido las ganas del estado español por borrar esa parte de su historia patriótica.
Sindicat