Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
La NueVa DeReCha
05 set 2004
::
¿Hay posibilidad de una nueva dictadura militar en la Argentina? ¿Kirchner es de derecha? ¿Se acabó el movimiento mundial anticapitalista? ¿La acción directa es un comportamiento autónomo? ¿El sistema político global está mas fuerte o mas débil? ¿El capital-parlamentario es un nuevo genocidio silenciado? ¿Quiénes sostienen el capitalismo? ¿Cuál es el rol de la policía en el posfordismo? ¿La seguridad de la multitud es una seguridad antiestatal? ¿Avanza el poder constituyente?

 

Colectivo Nuevo Proyecto Histórico (NPH)
htpp://nuevproyhist.tripod.com.ar
nuevproyhist@hotmail.com


Envío Nº 12:

La nueva derecha

Parte del material: Capital-Parlamentario, posfascismo y anticapitalismo

(primicia para Indymedia)

 

 

"Con la resistencia no alcanza,
sin contraataque, no hay victoria".
Jhon William Cooke.

 

"La fuerza principal de cohesión en las organizaciones
es el pensamiento. Si las instituciones estatales
sabían, las instituciones fluidas se definen por su
capacidad de pensar".
Ignacio Lewkowicz.

 

"Patria es Humanidad"
José Martí.

 

Nota para las compañeras y compañeros: publicaremos por partes en indymedia todo el material. La mayoría de las cifras se redondean para facilitar su lectura.

    Trazos y devenires: 1) La acción directa y el orden capitalista. 2) Progresismo, peronismo, transversales, nacionalismo popular y la izquierda sistémica. 3) Cruje el sistema político. 4) El estado burocrático policial revisita a Thomas Hobbes. 5) Capital-parlamentario y endeudamiento. La guerra imperial como biopoder. 6) El coro variopinto que sostiene el sistema. 7) Con Kirchner estamos peor. 8) Delito, mercancía y Capital-criminal. 9) Acción y potencia. Seguridad y movimiento. La multitud contra el estado. 10) Insubordinación contra la policía como administrador del excedente social. 11) Desvalorización del capital, inseguridad y trabajo posfordista. La guerra como anomalía ordenadora. 12) La nueva derecha. 13) La multitud constituyente y la canalización estatal.    

A la resistencia Irakí. A las mujeres y varones, niños y ancianos, jóvenes y adultos, a quienes les debemos desde hace un año que el imperio no pueda afianzar, por medio de la guerra, su dominio global. A la resistencia mundial, que con su lucha, en cada rincón del planeta debilita la invasión contra Irak.  

 

 

12) La nueva derecha.

 

"La principal causa de inseguridad en nuestro país es una clase política, que aliada con las policías Provinciales, Bonaerense y Federal, y beneficiaria de un sistema económico profundamente injusto, hace del delito, uno más de sus negocios, uno más de sus negociados.(...) Ejercito Argentino: no los queremos custodiando nuestra seguridad, porque ustedes, junto con los empresarios y políticos partícipes de la dictadura, dieron origen a esta situación socio-económica que hoy es nuestra principal inseguridad".

Conferencia de prensa de Alberto Santillán y más de cincuenta familiares víctimas de la inseguridad e impunidad, 21 de abril 2004.

"La palabra maldita de la democracia que es la SIDE. Los servicios de inteligencia son el tema de fondo y el gobierno no lo quiere encarar. Se creó un ministerio paralelo y secreto, de permanente funcionamiento en temas de seguridad sin ningún tipo de control, con cosas muy oscuras, muy turbias" (...) Sigue manejando el organismo, no sólo con operaciones de inteligencia sino con áreas operativas, con gente armada que no se sabe a quien pertenece. Es una especie de policía secreta". (...) ¿De qué progresismo hablamos en la Argentina? Dejamos intacta una estructura que es una especie de gestapo de la era democrática".

Gustavo Beliz, Ex ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación, 25-7-04.

 

 

Con el pretexto de no hacerle el juego a la derecha, los piqueteros D’Elía, los diputados progres como Bonasso y los periodistas transversales del diario Página 12, nos ponen en manos de la nueva derecha. Hoy la derecha no se presenta en grandes manifestaciones vestidas con camisas negras. Es una derecha progresista, prolija, con el discurso populista del sentido común y proclive a una república imperial. Donde el orden sea mas importante que la libertad, donde el poder ejecutivo reemplace cada vez mas al parlamento. Un progresismo con prácticas cesaristas. Una derecha progresista o un progresismo de derecha que alimenta lo peor del imaginario del control social sobre la fuerza de trabajo. Néstor Kirchner en un año promulgó mas decretos de necesidad y urgencia que los hechos por Menem o De la Rúa en el mismo período. Firmó con Duhalde cuatro decretos secretos aumentando en 100 millones de pesos el presupuesto de la SIDE, otorgándole un total de 238 millones para el 2004. La SIDE en veinte años de capital-parlamentario lleva gastados 5.000 millones de pesos, mas de medio millón por día, sin rendirles cuentas a nadie. Pero en el panóptico del estado haciendo "inteligencia" sobre la multitud, resulta el summum de la desfachatez que la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia, que funciona en el Congreso de la Nación, y que debería controlar a la SIDE, tiene en su presidencia a un ex menemista. No olvidemos que durante los dos mandatos de Menem es cuando se gastaron 3.400 millones. Y como si esto no fuera suficiente, su vicepresidente es el duhaldista Oscar Rodríguez. El que fuera número dos de la SIDE entre 2002 y 2003, acusado por los MTDs de la Aníbal Verón de ser uno de los responsables políticos de la masacre del Puente Pueyrredón.

La presidencia del "compañero Néstor", resulta el gobierno, del mejor es decir una cosa para terminar haciendo la contraria. En nombre del progresismo se desprende del ministro menemo-cavallista-kirchnerista Gustavo Beliz, para abrazarse a Horacio Rosatti. Ex intendente santafesino entre el 95 y el 99 y cuya provincia cuenta con el truculento privilegio de ser la de mayor índice de policía de gatillo fácil del país. Despide al Secretario de Seguridad Norberto Quantín, que como fiscal de la Cámara del Crimen durante la dictadura militar defendió durante seis años la detención del sindicalista peronista Santos Chaparro. Parece que K se repuso de su ataque de amnesia y recordó la vocación fascista de Norberto Quantín, una impronta que por 14 meses no había tenido en cuenta. Ahora lo desecha, pero no porque haga un giro a la izquierda, muy por el contrario, ubica en su lugar al menemo-cavallista-duhaldista, Alberto Juan Bautista Iribarne. Segundo de Carlos Corach, coordinador en el ‘99 de la campaña Duhalde presidente, impulsor de la candidatura de Domingo Cavallo a la jefatura porteña, y quien condujo, en la misma función a la que retorna, la represión en Brukman el 21 de abril de 2003.

El gobierno de Pingüino es un mandato repleto de simbolismos anacrónicos. Un despliegue gestual de promesas que nunca se cumplirán. Pero palabras al margen, como para el peronismo la única verdad es la realidad, lo importante para todo partido del orden es que avanza el control de la vida como técnica policial. Reducción de la edad de imputabilidad, leyes penales sin debate parlamentario, creación de nuevos ejércitos de ocupación en los barrios como biopoder policial, y el preámbulo de la disciplina dictatorial con el amague de la convocatoria de las fuerzas armadas. Ni los pedidos de Blumberg habían llegado a tanto como el plan de seguridad del PeJota.

En los ‘70 el gobierno justicialista fue capaz de montar una agencia de ajusticiamiento paraestatal contra los revolucionarios. La triple A y los decretos para aniquilar a "la subversión" provinieron de su cerebro y su puño. Después de esto es difícil asombrarse de lo que es capaz el peronismo cuando está acorralado. Pero en el presente esa estrategia va a ser de difícil aplicación. El peronismo no tiene a la sociedad del cuasi pleno empleo del pasado, que estratificaba clases y significancias capitalistas que favorecieron la preservación de un sistema que tenía para ofrecer un lugar para cada clase social. Por su puesto que algunas en su condición de subalterna, pero no con masas sobrantes como en la actualidad. A diferencia de los ’70, hoy la sociedad posfordista ha mutado irremediablemente de lo fue la sociedad fordista. En 1974 la Argentina tenía 5 por ciento de pobres, ahora 60 %. La desocupación era del 6 por ciento, hoy es del 20 %. La deuda externa era de 8.000 millones, contra los actuales 180.000 millones. Los trabajadores se quedaban con el 48 por ciento del PBI, actualmente con apenas el 20 por ciento. Entre la riqueza del decil mas rico de la población y el decil mas pobre, había una diferencia de 12 veces, en cambio en este momento resulta de 50 veces. En el ’74 el diez por ciento mas opulento se quedaba con el 28 por ciento de la renta nativa, hoy con el 45 por ciento.

Murió el estado de bienestar, se privatizó la propiedad estatal, y el paradigma keynesiano que garantizaba los derechos sociales capitalistas no existe mas. La mayoría de la juventud rebelde no se cuenta entre las filas justicialistas y con apenas el 20 por ciento de los trabajadores agremiados, el sindicalismo, es una caricatura de lo que fue. Las calles no son suyas, y acumula en 20 años de democracia trece años de gestión estatal de dirigentes peronistas de todos los colores. Todos ellos causantes de enormes frustraciones populares.

La constitución de la sociedad de los ’70 es tan diferente a la actual, que cualquier plan de exterminio como el de entonces, activaría un sinnúmero de planos de enfrentamientos contra la multitud. Una antagonía que corta transversalmente a todas las clases subalternas, irreductible, o cuanto menos refractaria, al fascismo fordista del pasado. Un dispositivo de dominio cuya puesta en funcionamiento no garantiza su éxito, sino una explosión social de alcances insospechados para el capital. Pudiendo transformar la tiranía, en los prolegómenos de la caída del orden instituido en lugar de su consolidación. Por un intento diez veces menor a esto, cayó De la Rúa y Duhalde tuvo que adelantar las elecciones. Y por un intento diez veces mas fulminante, Bush está empantanado en Irak.

Mientras tanto, probando otras variantes de control, el nuevo plan nacional de seguridad interior es apenas una muestra, de hasta donde son capaces de llegar, en caso de estar en tela de juicio la gobernabilidad del capital y la democracia representativa. La historia nos enseña, pero el pasado no resuelve los desafíos del presente. El nuevo panóptico posfordista del capital demanda una creatividad inédita por parte del movimiento de movimientos de los sujetos autoorganizados. Una autoprotección que no puede esperar nada de su verdugo: el estado.

La nueva derecha es progresista, del mismo modo que el progresismo es la nueva derecha. Por eso pueden estar tan cómodos en el PJ Macri y Scioli. Por eso Kirchner y Blumberg no son tan diferentes. Como la Alianza con su estado de sitio de 2001 no estaba lejos de López Murphi, que prometía, a los militares para reprimir a los piqueteros en caso de ganar las elecciones de 2003.

Lupín está mudando vertiginosamente su piel "garantista" por su coraza represiva. Una nueva manifestación de este proceder fue la represión del gobierno Kirchnerista de Tucumán, apaleando y gaseando desocupados y ocupados al mejor estilo Delaruista. Un vendaval de balas de goma y decenas de heridos es la respuesta del poder para los que no aguantan mas el hambre provocado por el estado capital-parlamentario.

No son tan diferentes Blumberg y Kirchner. Ambos sólo consideran decentes a los que se dejan explotar por el capital, o toleran impertérritos la llegada en sus hogares de la muerte por inanición sin movilizarse. Ambos adoran a los productores que van al trabajo, como quién va a su puesto de tortura social naturalizado a las órdenes del capital. Ambos asocian el patronazgo y el empleo asalariado como una actividad de hombres decentes. Ambos se recuestan en el sentido común, contrapuesto, al buen sentido. Ambos son estatalistas. Ambos reniegan y tiemblan ante el ¡Qué se Vayan Todos que no quede ni uno solo! (QSVT).

Hay denunciados mas de 1.500 casos de gatillo fácil y las fuerzas de seguridad matan a una persona cada 60 horas. ¿Qué tenemos que entender por una mayor mano dura proveniente del gatillo fácil de la mejor maldita policía? ¿Será un ejército aniquilador como en Río de Janeiro conducido por el gobierno del "compañero" presidente Lula? ¿Será la caza del hombre por parte del estado que no puede contener a uno de cada cuatro argentinos, que no viven, sino duran en la indigencia? ¿Será la persecución, el encarcelamiento y el asesinato contra todo aquel que no se resigne al genocidio parlamentario? ¿Será la ampliación del estado de sitio no declarado, cuyos planes piloto son la ocupación de La Cava en San Isidro y el barrio Ejército de los Andes en Ciudadela?

El capitalismo argentino creó una sociedad con 18 millones de pobres. Sesenta y cinco por ciento de los asalariados están pauperizados. El modelo devaluador del salario, del gobierno "popular", mata diariamente 55 niños y niñas, 35 adultos y 15 personas ancianas por causas vinculadas al hambre. Mientras tanto, las cosechas baten todas las marcas imaginables.

Para vigilar, frenar y reprimir el descontento que madura en una multitud oprimida, se pone en marcha, un brutal control social sobre los despojos humanos que militares, radicales y peronistas, conservadores y progresistas crearon. Para muestra basta un botón, pero varios actos similares marcan una política, veamos: 1) la destrucción del local del MUP por la policía y la detención desde el 29 de mayo, en la comisaría de Brandsen, de uno de sus militantes. Una acción motorizada por los punteros del PJ y la justicia. 2) El 18 de junio en la ciudad de Chos Malal, en Neuquén, en pleno centro de la ciudad y delante de muchas personas, fueron secuestrados por un grupo especial de la policía, a las órdenes del Jefe de Seguridad de la provincia, dos menores de edad integrantes de un centro de estudiantes. 3) El miércoles 22 de junio, en la localidad de Remedios de Escalada, fueron reprimidos y apresados -por parte de la policía de la comisaria 4ª de Lanús- compañeros de MTR-CUBA. 4) El domingo 27 de junio dos integrantes del Polo Obrero son interceptados camino a la asamblea de vecinos. Fueron llevados a la comisaría 1º de San Fernando y se les intenta fraguar una causa por tentativa robo. Luego son trasladados a la Brigada de Investigaciones y se los golpea. Continúan presos mientras se les niega un pedido de excarcelación. Todos estos actos son acompañados por las palabras del ministro de Defensa José Pampuro diciendo que "Ve a la Argentina como una sociedad crecientemente violenta", y por el reportaje en el diario La NaZión, donde el ex presidente Raúl Alfonsín, advierte al país "Que se está ante la violencia del palo". Un discurso antipiquetero que rememora a Ricardo Balbín cuando en 1975 llamaba a la lucha obrera "guerrilla fabril". Ambos dirigentes del mismo partido radical que luego le brindaría 300 intendentes a la dictadura militar.

La transversalidad es la cara remosada de la derecha. Kirchner es la nueva derecha. La derecha de los gestos de la tolerancia hipócrita. La derecha de los trajes desabrochados y la gastroduodenitis transmitida en cadena nacional mientras disponía la participación represiva de los carniceros genocidas desde su lecho de enfermo.

Llegado a este estadio represivo el estado no retrocede, sino contra su voluntad. La luna de miel se acabó y Lupín ya lo asumió. No es el principio del fin. Sino el fin del principio. La mas completa dictadura nunca llega de un día para otro. Bien lo saben las mayorías, que hasta acá, impidieron su paulatino avance. Una treintena de sus hijos entregaron su vida enfrentando el estado de sitio decretado por el gobierno de la Alianza. Otro gobierno que llegó vestido con ropajes de progre y que en menos de dos años sucumbió abrazado a Cavallo.

Luego, en junio de 2002, la multitud volvió a resistir los embates asesinos conducido por Duhalde. El año pasado, sólo una férrea y movilizada oposición, frenó la constitución de la brigada antipiquetera impulsada por Kirchner. Ahora, al reclamo por la vida, Pingüino amagó con la intervención de las FF.AA.

El PJ está en peligro, le teme a la multitud. El grito de guerra "¡Qué Se Vayan Todos!" Recorrió la caída de Juárez, pero lo que es peor para ellos, se hizo presente en Santiago del Estero durante la asunción del interventor federal Pablo Lanusse. El mismo repudio apareció en la marcha convocada por Blumberg el primero de abril. Los ecos del 19 y 20 le quita el sueño al peronismo. Teme el síndrome De la Rúa y Sánchez de Lozada en Bolivia. No sabe que acontecimiento puede encender la mecha imparable de la explosión social. Siente muy próximo un espectro que desearía estuviera enterrado para siempre.

En este siglo, los oprimidos ya aprendieron como terminan las experiencias progresistas. De igual modo, las mayorías ya saben de lo que es capaz el peronismo cuando está acorralado. Recordemos que en los ‘70 se pasó de Cámpora a la Triple A en un par de años. La multitud no parece proclive a dejarse dominar por los nuevos cantos de sirena. No parece dispuesta a entrar en la celada que le ofrece el (in) justicialismo, de tolerar lo que sea, con tal de no ser funcionales a la derecha. Una macabra maniobra que implora su respaldo, apelando a que todo lo que se mueva en contra del gobierno le hace el juego a una reacción que ellos encabezan.

A la represión a pura bala y picana, a las instalaciones militares convertida en prisiones como los nuevos campos de concentración, nos está llevando, poco a poco, el propio gobierno del estilo "K". Pero la multitud no se inmola y reacciona. Está en juego su vida. No va a rifar su existencia en manos de la clase social de los Blumberg y de su gobierno sirviente. El movimiento no para, ¿Por cuánto tiempo no volverá a estar a la orden del día la continuación de la tarea iniciada el 19 y 20? Un asambleismo constituyente que termine con el capital, el mercado y su estado. Una autoprotección comunitaria, única garantía de seguridad para la multitud. La forma instituida de la república anticapitalista de la autogestión generalizada. 

 

Colectivo Nuevo Proyecto Histórico.

18 de agosto de 2004

 

La NueVa DeReCha

  

Ultimo recorrido: La multitud constituyente y la canalización estatal.

 

 

Informate por Indymedia
http://www.argentina.indymedia.org

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 


This work is in the public domain

Comentaris

Re: La NueVa DeReCha
05 set 2004
Salud compañero

Solo un comentario, yo fui de los que apoyó el proyecto autonomista de las Asambleas Populares y los Piqueteros junto a los movimientos sociales argentinos. De hecho, yo empecé a militar en el movimiento antiglobalización como consecuencia del Argentinazo, y trabajé intensamente para apoyar su lucha. Yo nací en Argentina, aunque vivo en Barcelona desde el año 77. Tras la descomposición de las asambleas populares, me ha llevado a la reflexión de que el proyecto autonomista no es la solución a Argentina. Sé que los movimientos sociales rechazaron el socialismo revolucionario, pero quizás este hubiese sido la solución. Los partidos trostskistas argentinos no han estado a la altura de las circunstancias, pero quizás los movimientos sociales de la Argentina tendrían que haberse planteado seriamente destruir el Estado, o al menos tal y como es hoy en día. Antes de la Guerra Civil Española, el partido marxista BOC (Después POUM) luchó por hacer una Revolución Democrática como paso previo a una Revolución Socialista. Destruir todas las estructuras feudalistas que aun vivimos en el Estado Español. Por ello, creo que alguna vez resurja el movimiento, no ha de perder su oportunidad histórica, y tomarse en serio lo que decían "Que se vayan todos". Es decir, destruir y tomar el Estado Argentino, aunque no quieran hacer una revolución socialista, pero al menos destruir el Estado Feudalista y Represivo de la Argentina. Todos los corruptos han de marchar y crear una nueva sociedad. Para eso es necesario organizarse y tener las ideas claras a donde se va. No como ocurrió en el movimiento argentino, esto ha llevado a la derrota de Kischner. Creen un nuevo movimiento revolucionario, no autoritario, horizontal, sin partidismos, que represente a todos los ciudadanos, que sea socialista (Es decir solidario), que garantice la autonomía e independencia de las luchas... y que como decía Marx "Proletarios del Mundo Uniros", la unión del movimiento con el fin de destruir este Estado, al menos para crear uno más justo. Sé que la mayoría no querrán destruir el Estado como proponemos los comunistas ya seamos Marxista como Libertarios, pero destruir este Estado es vital para salir del pozo de la miseria la cual es actualmente la Argentina.
Sindicat