Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
ARGENTINA: BLUMBERG Y LA DEFORMACIÓN DE LA REALIDAD
01 set 2004
BLUMBERG Y LA DEFORMACIÃN DE LA REALIDAD



El entorno Blumberg

¿Quien es Susana Chaia de Garnil?

¿Quién es Durrieu?





¿Por qué sigue vigente la ley Federal de Radiodifusión sancionada

por la dictadura de Jorge Rafael Videla?

Esta ley hace perdurable una hegemonía mediática del

pensamiento conservador burgués, ese pensamiento único, la

ausencia de diferencias y una sola versión de la historia que

sostienen los cimientos de la dictadura mediática.

Desde este aparato dominante, la comunicación solo admite

interlocutores funcionales al viejo pensamiento de derecha.

Así se mantienen deshilachados referentes de una representatividad

en crisis como son los López Murphy, Mauricio Macri, Patricia

Bullrich, Eduardo Menem y estos asociados a una política tan corrupta

como decadente.

Así se construyen nuevos pregoneros del orden, la familia y la

propiedad, como la aparición del instrumento Blumberg.

Así se codifica el debate sobre desactualizados discursos en la

televisión hogareña con âseriedadâ? en la hora clave, o sobre la

cornisa, donde danzan el análisis escapista y la ausencia de la historia.

Se toma en joda la trágica decadencia política y cultural,

confundiendo la causa con la cáscara y el origen.

El mecanismo es viejo como la historia de la clase dominante a la hora

de producir noticias y sensacionalistas coberturas.

Vasta revisar archivos gráficos y televisivos para advertir como se

realizan estas coberturas cada vez que se moviliza el pueblo, por un

lado;

o como se hacen cuando la derecha mediática convoca a la clase

media de la zona norte.

Al pueblo se lo conoce con imágenes fragmentadas, con

información recortada.

Al movimiento de la derecha se lo escenifica con una filmación y

una iconografía que potencia el discurso y la imagen subliminal.

Los rostros âdecentesâ? y blancos, con sus velas en mano suelen ser

mejor tratados que el rostro de un chico escuálido, de ojeras

profundas y palidez mortal del hambre.

Tal cual como en la Alemania de la década de 1930.

Desde sus orígenes los medios masivos muestran su visión del

mundo.

Un mundo reducido a sus lazos culturales e intereses económicos

fundados en un país que entendió su existencia de metrópolis

urbana porque su oligarquía conservadora, su burguesía prostituida

y esa clase media llevada de las narices e inducida a consumir su

cultura efímera a cambio de nada, pensaron su existencia en un

estilo de vida extranjerizante e irreal.

Los medios que fueron comprando y vendiendo, en tanto la

invasión económica y cultural se acentuaba, expresan esa rotunda

decadencia.

Para los medios existe un país con inseguridad, y casualmente se

asienta en los parajes donde el hombre medio está cautivo del relato

único y recortado de la historia.

¿Por qué el tema de los secuestros es un tema nacional, si no hay

secuestros en Córdoba, no hay secuestros en Rosario, no hay

secuestros en Mendoza, no hay secuestros en Santa Fe, no hay

secuestros en Salta, no hay secuestros en Jujuy, no hay

secuestros en Comodoro Rivadavia, no hay secuestros en Santa Rosa,

no hay secuestros en La Plata, no hay secuestros en Bahía Blanca,

no hay secuestros en Mar del Plata, no hay secuestros en Tucumán,

no hay secuestros en Chubut, ni en ninguna otra ciudad o centro

poblado, ni en la Patagonia, ni en el monte tucumano?

Los medios no muestran a una población del interior asombrada de

tanta histeria colectiva capitalina.

Son estos medios que editan noticias en cadena y para un solo

tipo de consumidor.

Sale Mauricio a decir pomposamente que la inseguridad y la

falta de inversiones y los que no vienen por temor a que los

secuestren.

Nadie analiza porqué es seguro invertir en Irak y no en Argentina.

Nadie analiza por qué se siguen yendo tantos argentinos a Israel.

Nadie discute que el negocio está donde hay rentabilidad, no

donde hay seguridad.

Nadie se detiene en el hecho de que en realidad, Buenos Aires es una

de las ciudades más seguras e inofensivas de Sudamérica y el mundo.

Y lo es por la calidad básica de su pueblo, no por âlas fuerzas del

ordenâ?.

La clase media no lee noticias construidas sobre la historia.

Consume información recortada sobre circunstancias aleatorias.

Una deformación de la existencia.

Una fuga contaminada del hambre y del derecho.

La sustitución del Estado de Derecho por el Estado Penal.

Los Blumberg se asientan sobre ese relato ficticio que

construye una sociedad media que se engorda de histeria

sensacionalista con la inseguridad.

Pero no les llega la historia de los más de 600 pueblos abandonados,

de los parajes fantasma donde murieron las fábricas masacradas

por el neoliberalismo y se derrumbaron escuelas oscureciendo la

razón de chicos relegados a la ignorancia y el embrutecimiento.

Hay un país devorado por enormes mentiras televisivas o gráficas,

sin derecho al reclamo, y los Benetton apropiándose de cada vez

más territorio sin importar fronteras, y la âgente como ustedâ? bien

contenta porque vienen ricos y famosos a habitarnos.

La inmigración "gringa" de 1880.

Hay dos países bien marcados.

En uno está el pueblo.

En el otro está la gran ciudadela mediática donde se levanta el enano

fascista que lee y mira por televisión a los hijos diestros del

terror neoliberal.

Esos que antes aplaudieron la âLibertadoraâ?; después a Videla;

más tarde a Menem y Cavallo; y ahora cuando las luchas se

incrementan, aplauden a Blumberg.




El entorno Blumberg

Es bueno saber de quién hablamos cuando Blumberg destila este

tipo de conductas intolerantes.

Blumberg contrató como su nuevo abogado al Dr. Roberto

Durrieu, un personaje tristemente célebre por haber sido

secretario de Justicia de Jorge Rafael Videla y por ser apologista de

la más increíble intolerancia contra los âpiqueterosâ? y homosexuales.

Para algunas personas no es nada sorprendente la nueva âadquisición

legalâ? de Blumberg, sólo sería parte de su personalidad

fascista e intolerante, que trata de mantener oculta.

Muchos desconocen que Blumberg fue titular de la empresa Textil

Castelar donde tenía a sus trabajadores âen negroâ?, y a cuyas

familias explotó con los ínfimos sueldos que pagaba.

Actualmente trabaja en Textil Enod -se sospecha que es uno de sus

dueños-, una empresa que ha sido beneficiada por un decreto

de la sospechada âpromoción industrialâ? en La Rioja (Resolución

General Nº 4305, B.O. 12/3/97) y posteriormente presentó una

sospechosa quiebra.

Ya lo dijo, oportunamente, Antonio Gramsci:

âEsencialmente, un fascista es un burgués asustado".

Tal vez por eso en el escenario montado en las escalinatas del

Congreso, el ingeniero eligió mostrarse con sus vecinos de la zona

Norte, los padres del joven secuestrado en La Horqueta de San

Isidro, Nicolás Garnil.

Blumberg y la madre de Nicolás, Susana Chaia de Garnil, ya

habían ocupado la portada de la revista Gente (como Uno),

aquella que en 1979 incluía en sus ediciones tarjetas postales

para explicarle a la Comisión Interamericana de Derechos

Humanos que âlos argentinos somos derechos y humanosâ?

y que existe una âcampaña antiargentina en el exteriorâ?, y que ahora

regaló a sus lectores velas para acompañar a Blumberg.




¿Quien es Susana Chaia Garnil?

Susana Chaia había interpelado al presidente con una carta en la

que mencionaba en forma crítica el Museo de la Memoria.

No es casual.

Su padre, el mayor Jorge Chaia, fue compañero de

algunas primeras espadas de la dictadura en la promoción

74 del Colegio Militar:

Leopoldo Fortunato Galtieri, Luciano Benjamín Menéndez, Ramón

Genar Díaz Bessone, Santiago Omar Riveros, Albano Eduardo

Harguindeguy, Otto Paladino, Jorge Carlos Olivera Róvere, Miguel

Mallea Gil, Carlos Laidlaw.

Varios de ellos fueron procesados y detenidos como

responsables de crímenes contra la humanidad.

El mayor Chaia pasó a retiro en 1963, luego de los enfrentamientos

entre Azules y Colorados, y murió en 1983.

Otro coronel, bastante más joven, acompaña a Blumberg:

Adolfo Eugenio Goetz, retirado en diciembre de 1991.

Su hijo Eric era compañero de colegio y de equipo de atletismo

de Axel Blumberg.

Egresado en la promoción 90 del Colegio Militar, Goetz fue

compañero del coronel carapintada José Bilbao Richter, quien el 7

de febrero de 2002 publicó en la revista Tiempo Militar un

artículo titulado âLa dictadura es el único recurso para evitar el suicidio

de la sociedad y la desintegración de la Naciónâ?.

No propuso informatizar la justicia y suprimir las listas sábana,

sino âdisponer la caducidad de la Corte Suprema de Justiciaâ? y âel

cese inmediato del Poder Legislativoâ?.

Era otro momento.

Por cierto, ni los Chaia son responsables de los actos de la

dictadura ni Goetz de la propuesta de Bilbao Richter, pero no está

de más ubicarse en el universo conceptual en el que se mueve la

âGente como Ustedesâ?.

El mismo sentido tiene consignar que entre los asistentes a la

marcha se mostraron los dirigentes políticos Ricardo López

Murphy, Maurizio Macri y Patricia Bullrich, algunos de los que

sueñan ascender a posiciones de gobierno barrenando sobre la

ola Blumberg.

López Murphy y Bullrich tienen un enlace con Susana Chaia:

la alianza electoral Recrear, que formaron en 2003, postuló

como candidata a diputada a la vocera de la familia Garnil,

Liliana Alicia Blasi.

Es un misterio cómo le habrá caído la frase de Blumberg sobre los

derechos humanos de los delincuentes al tío de Nicolás, Jorge

Eduardo Chaia, titular del prontuario 234.361 de Defraudaciones y

Estafas de la Policía Federal.

En abril de 1996 el juez Omar Faciuto ordenó su captura por

falsificación de documento público, en la causa 6732 del juzgado

correccional Nº 1 de la Capital. Recién quedó sin efecto cinco años

después, en febrero de 2001.

¿Creerá Blumberg que por ello Chaia es un delincuente cuyos

derechos no merecen defensa?

Puede estar seguro de que ningún organismo de derechos humanos

suscribiría semejante criterio.




¿Quién es Durrieu?

Roberto Durrieu, el nuevo letrado de Blumberg, es presidente del

ignoto Colegio de Abogados de Buenos Aires, -ojo, no confundir

con el Colegio Público de Abogados de Buenos Aires- y se ha

hecho tristemente célebre por haber sido subsecretario de justicia

del dictador Jorge Rafael Videla.

Si bien es usual ver sus columnas de opinión en Diario La Nación,

donde clama para que se castigue con igual dureza "a los que

violan, asesinan o cortan rutas", el dislate más grande lo ha

efectuado al intentar publicar en varios diarios -junto a otros

tantos intolerantes-, una solicitada de âreconocimiento y solidaridadâ?

para con Videla por su âdesempeño en la represión de la subversiónâ?.

Dicho apoyo, que estaba previsto para ser publicado el día 25 de

mayo de 1987, fue frenado ante el peligro de la posible comisión del

delito previsto y penado por el art. 213 del Código Penal:

âApología del delitoâ?.

Años más tarde, Durrieu saltaría a la fama al apoyar, a través de la

institución que preside, el no pago del impuesto a las Ganancias sobre

sus ingresos por parte de los jueces de la Nación.

En un texto que le envió al presidente de la Asociación de

Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional -Miguel Angel

Caminos-, el oscuro abogado aseguró que "no resulta jurídico

ni moralmente admisible que se pretenda modificar la situación de

quienes ingresaron al Poder Judicial bajo determinadas reglas que

excluían el pago".

Pero la cara más intolerante de Durrieu pudo verse en una misiva en

la que el letrado exigió al Gobierno Nacional que resolviera âel

problema de los cortes de rutaâ?.

El comunicado sostiene que "con motivo de los continuos cortes de

rutas e interrupción del libre tránsito agravados ahora con

amenazas públicas vertidas por diversos sectores de la población

autodenominados 'grupos piqueteros' de incrementar

dichos cortes si no les satisfacen sus requerimientos, no podemos

dejar de recordar a las autoridades y a tales grupos la norma

constitucional que claramente prescribe que el pueblo no delibera

ni gobierna sino por medio de sus representantes y autoridades

constitucionales, y que toda reunión de personas que se

atribuya los derechos del pueblo y peticionen en nombre de éste

comete delito de sediciónâ?.

No parece casual que Juan Carlos Blumberg haya elegido a Durrieu

como su nuevo abogado.

No, por lo menos, a sabiendas de su raro silencio a la hora de culpar

a la policía por la muerte de su hijo y sus recientes exabruptos

contra quienes él no ve como iguales.

Al ver todas estas ârelacionesâ?

¿Es válido preguntarse si la muerte de Axel Blumberg no fue una

operación política de los sectores vinculados al proceso y la represión?

La fecha de aparición del cadáver de Axel es muy sugestiva:

24 de Marzo de 2004. el mismo día, además, del acto en la ESMA.

También es válido preguntar si el secuestro de Garnil fue

real u otra operación políticaâ¦

¿Me entiende?


Prof. Juan Carlos Sánchez
Cs. Jurídicas, Políticas y Sociales
(I.S.P."Dr. Joaquín V. González)

This work is in the public domain

Comentaris

Re: ARGENTINA: BLUMBERG Y LA DEFORMACIÓN DE LA REALIDAD
01 set 2004
ENTREVISTA CON ADOLFO PÉREZ ESQUIVEL "BLUMBERG ES EL CAMINO AL FASCISMO"

El Premio Nobel no quiere que la derecha monopolice y acote el tema de la inseguridad a sus planes políticos.

Por Ximnena Sinay (Revista TXT / Textual) 30/08/04 -
Cuando Nicolás Garnil aún estaba secuestrado, Adolfo Pérez Esquivel fue a brindarle apoyo a la familia.
Resultó raro ver por la tele una cara que no encajaba con las acostumbradas en estos casos.
Resultó raro ver a un premio Nobel de la Paz en el mismo escenario por el que se pasean esos personajes que reclaman poco más que mano dura.
Pérez Esquivel dice que su actitud no debe llamar la atención:
"Es lo que hago hace 30 años.
Lo hemos hecho con las familias de quienes fueron secuestrados y desaparecidos durante la dictadura".

¿Pero no tiene la sensación de que el reclamo por la seguridad quedó en manos de un sector reaccionario?
Una porción de los reaccionarios quiere manipular esto y hay otra gente que
no, que realmente se siente impactada por toda esta información negativa, y actúa movida por ese grado de inseguridad que le generan.
No lo hace por mala fe.
Lo hace porque no sabe qué hacer.
Pero estamos manejando un lenguaje perverso, porque ¿qué es la inseguridad?
Nadie dice cómo las grandes empresas sacan a los indígenas con la policía y la gendarmería.
Los dejan en la ruta, y hay niños, y mujeres, ancianos.
¿Cómo llamamos a eso?
Que se mueran los chicos de hambre, de enfermedades evitables... ¿cómo
llamamos a eso?
Cuando hablamos de la inseguridad, ¿a qué nos referimos?
La gente pide más policía, más represión, bajar la edad de imputabilidad de los menores.
Pero esos chicos son en realidad víctimas de una sociedad injusta.
Y encima se los quiere penalizar y no darles el nivel de ciudadanos.

Entonces, ¿qué sociedad estamos generando si se siguen los reclamos de Blumberg?
Una sociedad autoritaria, represiva, condicionadora.
Blumberg traza el camino hacia el fascismo.
Sería implantar un gobierno autoritario, imponer mecanismos represivos.
Cuando habla de penalizar a los menores, ataca a los ciudadanos.
La democracia implica derecho e igualdad para todos.

¿Por qué Blumberg tienen tanta prédica?
Aquí hay un punto neurálgico que son los medios de comunicación, que tienen sus propias políticas.
Creo que cada vez hay menos libertad de prensa y más libertad de empresa.
Los medios ponen a Blumberg pero silencian otras cosas.
Como el caso de los piqueteros, que pasan de ser víctimas a victimarios.
Está bien:
molestan, cortan rutas, tienen que redefinir sus estrategias y sus políticas, pero ¿quién generó a los piqueteros?
Porque estamos atacando los efectos sin ver las causas.
¿Qué puede hacer esa gente desesperada?
Para mí, democracia significa derecho e igualdad para todos, no para algunos.
Me acuerdo de una película de cuando yo era chico:
Paren el mundo, me quiero bajar.
Yo creo que hoy todos quisiéramos bajarnos, pero ¿adonde vamos?
Hasta ahora otro mundo es hipotético, entonces tenemos que quedarnos en este mundo y mejorarlo.

¿Cuáles serían los caminos para mejorarlo sin caer en utopías?
Podríamos hablar de lo que la gente entiende por seguridad, que es poner más policías en la calle.
Yo creo que no hacen falta más policías, pero los que hay tienen que estar en la calle.
Hay que volver al cana de barrio, que conoce a todos los vecinos y sabe de todos los movimientos.
Y otra cosa que habría que lograr es la participación del pueblo a través de las organizaciones barriales.
Hay que encontrar los espacios de participación para construir una democracia real y no una electoralista.

Tomado de Revista TXT Nro. 75 - 20/8/04
(Argentina) RECOSUR
Re: ARGENTINA: BLUMBERG Y LA DEFORMACIÓN DE LA REALIDAD
21 gen 2005
Mi esposo Loenardo Caño, hace seis mese fue culpado de un crimen que no cometío, lo acusa al fiscal, Marabotti de Zarate Campana, todo el mundo sabe que es inocente, pero se manipularon los medios de prensa para que aparezca culpable, al igual que el expediente, pero realmente no se hicieron pruebas, ni se aceptaron testigos que presentamos, ni se realizó la reconstrucción del hecho. Por culpa de la ley de Blumber el fiscal puede manipular y hacer a su antojo uso y deshuso de mentiras o cualquier artimaña para inventar una causa y eso es lo que han hecho, le inventaron una causa a mi esposo para sacarlo del medio, pero no sabe todas las falencias que hay, pero nadie me ayuda, cuente realmente conmigo si necesita una persona, para lo que sea.
Sindicat Terrassa