Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Desembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
            01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Accions per a Avui
11:00
19:00
20:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* %sArticle
Notícies :: altres temes
Padres sufridores
01 set 2004
Padres sufridores:

El muy recurrente Artículo 124 de la Constitución Española, define bien a las claras, aunque con cierta generosidad, cuales son las funciones que nuestro Ordenamiento encomienda al Ministerio Fiscal: ââ¦.promover la acción de la justicia en defensa de la legalidadâ¦â? .

Desde nuestra perspectiva de padres que abogamos por la implantación de la CUSTODIA COMPARTIDA, no podemos más que alegar nuestra más expresiva frustración experiencial por la contradicción fáctica existente entre lo âmandadoâ? por la Carta Magna y lo âobedecidoâ? en la práctica de las actuaciones de la fiscalía ante los Tribunales de Justicia. Promover justicia no puede equivaler nunca a una participación rutinaria en procedimientos judiciales en los que sean cuales sean las circunstancias personales de cada una de las partes, el resultado siempre es el mismo: UNA VENCEDORA Y UN VENCIDO, o lo que es igual, una beneficiaria y un víctima. Dicho en otros términos, promover la âaccion de la justiciaâ? nunca debe ser sinónimo de la consecución de una sentencia dictada en serie, porque el motivo del conflicto, un contrato único entre particulares, tampoco tiene la cualificación civil del contrato de adhesión, contrato en serie.

Nuestras inhumanas experiencias de padres separados nos impelen a desconfiar del proceder habitual de una institución, la Fiscalía, que en principio, debe ser la garante de nuestros derechos fundamentales como partes del proceso. La atribución de seres LIBRES (libertad) es mucho más amplia que la posibilidad optativa de poner punto final a una relación convivencial, con independencia de quién asume la iniciativa rupturista. Garantizar nuestro valor fundamental al ejercicio de la LIBERTAD entronca, en las causas de familia, con el intocable, indelegable e imprescriptible derecho a QUERER Y SER QUERIDO, materializado en los textos legales con los términos ârelacionarse con sus hijosâ?, âvelar por sus hijosâ?, âparticipar de la educación y cuidado de sus hijos, âtenerlos en su compañíaâ?, âprocurarles las necesidades materiales básicasâ?, etc. etc.

El Ministerio Fiscal no está promoviendo âla acción de la justiciaâ? con la simplista excusa de su âpresenciaâ? en el proceso; no nos sirven los convidados de piedra donde dirimimos el devenir presente y futuro de nuestras vidas y las de nuestros hijos. Acceder a la JUSTICIA no es el equivalente a ser parte de un juicio en el que hay un fiscal supuestamente velando por los derechos fundamentales de los litigantes; esta es la simplista formalidad de la que se vale aquella Administración para conseguir su fin último: atender el interés social que tiene su fundamento en unos mandamientos legales, inspirados en el principio de IGUALDAD en la determinación de las medidas a adoptar en la resolución que se dicte.

A tenor de aquel juicio, el FISCAL EN AUTOS, presumiblemente, abogó para que a la PARTE más necesitada de protección, EL MENOR, no se le escatimen los derechos fundamentales que le son indisociables de su condición de HIJO MENOR : compañía, relación, recibir cuidados, educación, etc. etc. que constituyen, para su destinatario, LA RAZÃN FUNDAMENTAL DE SU EXISTENCIA y para sus guardadores, LA OBLIGACION FUNDAMENTAL de su condición progenitora. Y es aquí, una vez más, donde el Ministerio Fiscal debe ser y exigimos que sea vigilante de que esa IGUALDAD como derecho fundamental tenga su correlativo en una equitativa distribución de los derechos-deberes que a los padres les corresponde en la muy saludable virtud de querer y en la muy gozosa compensación de sentirse queridos. Cuando a un padre y a un hijo se les niega el derecho fundamental a quererse mutuamente, no se está âpromoviendo la acción de la justiciaâ?, sino que se está instrumentalizando la legalidad para infligir MALTRATO INSTITUCIONAL, porque es desde un órgano de la Administración del Estado desde donde se está incurriendo en un resultado lesivo, a sabiendas, y contrariando derechos fundamentales que pertenecen al ámbito paterno-filial y violando, en toda su flagrancia, el texto y el espíritu de la Ley que impele a esa Institución, Fiscalía, a estar presente en el correspondiente juicio.

Al fiscal en autos le corresponde ejercer una función de POLICIA de la actuación de los otros partícipes del proceso, entre ellos el Juez, y a su vez ejercer de oficio, como órgano postulante, las acciones que haya lugar para impedir que ese MALTRATO INSTITUCIONAL se consume, se perpetue y, por el transcurso del tiempo, se asuma como circunstancia normalmente asumida en la vida de sus víctimas: el padre y su hijo privados del derecho a relacionarse, quererse, cuidarseâ¦mutuamente y en un ámbito de LIBERTAD en la acción e IGUALDAD en su intensidad.

El movimiento de padres que promovemos la implantación de la CUSTODIA COMPARTIDA, no vamos a seguir consistiendo que desde el Ministerio Fiscal se sigan dinamitando las relaciones de afecto y convivencia paterno-filiales que nos corresponde por nuestra elemental condición de personas integrantes de una misma comunidad familiar, cuya permanencia en el tiempo trasciende a la ruptura del contrato matrimonial.

Y en estos términos de INTRANSIGENCIA ante la vulneración de nuestros derechos fundamentales, se lo vamos a hacer saber al Fiscal General del Estado el próximo dia 13 de Septiembre. Hemos de conseguir la CONCIENCIACION DE LA INSTITUCION, su implicación en nuestra causa; la Fiscalía no puede SER NEUTRAL ANTE EL MALTRATO en ninguna de sus variantes, y mucho menos en esa forma de CONDENAR MALTRATANDO a quienes por imperativo legal están llamados a gozar de una IGUALDAD como beneficiarios de la ACCION DE LA JUSTICIA y de una LIBERTAD como seres humanos emanciapados de aquellas ancestrales consideraciones según las cuales se asumía LA PROPIEDAD del hijo por parte de un progenitor o la PROPIEDAD DE LA MUJER POR PARTE DEL ESPOSO. Ambas concepciones son arcaicas, trasnochadas, inasumibles para nuestro actual ESTADO DE DERECHO donde al nacido se le otorga la condición de PERSONA desde el momento que vive desprendido del seno materno durante un tiempo de 24 horas.

No queramos diagnosticar el MALTRATO DOMESTICO como una degeración del sentimiento de propiedad de un cónyugue sobre otro y, por el contrario, se nos pretenda hacer creer que EL MENOR es propiedad privativa de un progenitor porqueâ¦así conviene a los efectos de ver atendidos intereses espúreos, conocidos por todos, ante los cuales EL MINISTERIO FISCAL debe ser impasible en la erradicación de este degradante trato que reciben nuestros hijos, para satisfacción material de otras aspiraciones ajenas a nuestra preocupación de hoy.

Es propósito irrenunciable del movimiento de padres por la CUSTODIA COMPARTIDA, hablar y entendernos con el Fiscal General del Estado en estos términos, llamando a los actos por su nombre común y permitiéndonos el ejercicio de nuestros derechos fundamentales con la dignidad de quienes sienten en sus conciencias un inamovible ORGULLO DE PADRES.

Cordialmente:
Mariano Orta.
www.papahuelva.org

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Padres sufridores
02 set 2004
A los hombres lo unico que nos interesa es meterla, los hijos son cosas de mujeres.
Re: Padres sufridores
03 set 2004
Yo 23 cm, algun@ se apunta?
Re: Padres sufridores
09 abr 2005
Ruego, suplico, a la juventud que frecuenta esta admirable y muy bien documentada web, que respete en la medida de lo posible a quienes somos padres responsables, hombres íntegros y ciudadanos honestos.

Muchas grácias. Mariano.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more