Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Más Pimienta que Sal
29 ago 2004
El Presidente de México firmó un acuerdo con Bush para poder agredir con balas de plástico con gas pimienta a los migrantes que lo único que buscan es salir de la miseria e la que los ha hundido la corrupción de los gobernantes de este país.
Más Pimienta que Sal.


El Gobierno de México estableció un acuerdo con el Gobierno de los EE UU por el cual, sin reclamo alguno de las autoridades mexicanas, se permite a la patrulla fronteriza estadounidense, disparar contra los emigrantes indocumentados balas de plástico con gas pimienta. Los impactos de estas balas, duelen, laceran y el gas, hiere los ojos y altera el sistema nervioso.

Como ustedes lo están leyendo, por increíble que parezca, el gobierno mexicano firmó ese âacuerdoâ?. ¿Saben ustedes para qué?, veamos las palabras textuales pronunciadas por el Secretario de Relaciones Exteriores, Luís Ernesto Derbez, ante los legisladores de la Comisión Permanente: âFirmamos ese âacuerdoâ? en defensa de los intereses de los mexicanosâ? Esto dijo Derbez. ¿Puede usted creerlo? Se los juro que así fue y entérense de lo demás que dijo.

âHay diversas confusiones porque los medios difundieron las declaraciones del gobernador Ricardo Monreal que dijo que las balas se han usado en 209 ocasiones en los últimos veinte días y según mis registros âsóloâ? se han usado en 234 casos desde el 2001â?

Como si lo que se discutiera fuera el número de migrantes lastimados. ¿Es válido para usted este argumento? ¿Justifica la felonía atroz de llagar y flagelar el cuerpo de nuestros connacionales mediante el uso de esas balas, con la plena autorización del gobierno de México?

Se me viene a la mente las palabras del dictador Porfirio Díaz cuando ordenó en un telegrama al gobernador de Veracruz âmátenlos en calienteâ?, refiriéndose a un grupo político opositor. Eso fue lo que le faltó decir a Fox, para de una vez por todas mostrar todo el desprecio que siente por los mexicanos. ¡Sí señor! porque él no es mexicano, si lo fuera, debería quitarse la camisa para compartirla con esos pobres migrantes que lo único que tienen es hambre. Es a ellos y a los demás mexicanos que lo pusieron donde está, a quienes debe servir, no al psicópata George W. Bush.

Pero veamos los camotes que tuvo que tragarse en seco el âflamante Cancillerâ? durante la misma comparecencia.

El Presidente de la CDH del Senado, Sen. Miguel Sadot Sánchez, le advirtió: âla responsabilidad de la firma del acuerdo con EE UU recae directamente en el Presidente de la Repúblicaâ?. âSea quien sea el Canciller, el Presidente es el responsable de la política exteriorâ? y agregó: (precisamente poniendo el dedo en la llaga, no obstante ser del PRI) âNosotros estamos muy conscientes de que soberanamente Estados Unidos puede tomar las decisiones en materia migratoria que mejor convenga a sus intereses dentro de su territorioâ? âEn lo que no estamos de acuerdo es en la aceptación expresa por parte del gobierno mexicano de una medida como estaâ?

Muy tibio su análisis, a mi juicio, pero acertado.
Por su parte, la Dip.Cristina Portillo Ayala del PRD le dijo a Derbez: âCon la firma de este acuerdo hemos quedado en estado de completa sumisión hacia el gobierno de los Estados Unidos, porque el gobierno de Fox se quedó sin política propia. Les firmó un cheque en blancoâ?
¡Ahí tiene usted ciudadano mexicano!

Y yo me pregunto y le pregunto a usted: ¿Cree que merezca llamarse mexicano aquel que en lugar de proteger al pueblo que no sabe gobernar, firme un acuerdo para convertir las âespaldas mojadasâ? de nuestros migrantes en tiro al blanco?

âEs mejor eso y no que los matenâ? Esa ha de ser la respuesta que no salió de los labios de los legisladores del partido en el pandero, sin que se les ocurriera pensar que somos un pueblo digno y valiente que ya sea diplomáticamente, en el terreno del derecho internacional o en cualquier otro terreno, no nos arredra, como mexicanos, defender a los nuestros y defender la soberanía de nuestra nación.

Dzunum

This work is in the public domain
Sindicat