Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
El periodismo espanglish
25 ago 2004
El periodismo espanglish

Ignacio Alonso Marín, de Vilafranca del Penedès, publica hoy una carta en El País que titula "Radicales" y que invito a leer


Jaime Richart


...Y es que es una indecencia, una ignominia, una deses­peración ver cómo, día tras día, la mayor parte de los me­dios de comuni­cación españoles se expresan como si los pueblos afgano e iraquí ocupa­dos, sus hombres, sus muje­res, sus hijos y sus ancianos mereciesen el castigo a que vienen siendo some­tidos hace dos y tres años respectiva­mente. Es, por decirlo en roman paladino, una depravación del sentido más ele­mental de la justicia distributiva lo que bulle en esos déspo­tas ilustrados del periodismo del milenio. Es una deprava­ción, una abyec­ción, convertir, por el artificio de la palabra im­presa o de la difundida por megafonía, al la­drón en despo­jado, al violador en violado, al asesino en víc­tima, con toda naturalidad, sin el más mínimo sonrojo...



Además, ni siquiera podemos encontrar para ello ate­nuantes. Pues esta subversión del lenguaje periodístico ni es gratuita ni es ocasional ni obedece al descuido o a la ne­gligencia. Este lenguaje depravado, aparentemente lógico y normal, es de la peor calaña en quienes así redactan y así consien­ten y así se alían a la infamia por intereses ocultos. Y si no es por intereses inconfesables peor: será por falta de conciencia... Y esto sería gravísimo pues la falta de con­ciencia en una superestructura social carece de retorno.



Un 92% de los españoles, según ese mismo periodismo, se alzó en grito -ya que no podía en armas- contra la admi­nistración Aznar que había secundado la ocupación de Irak. Y puestos a comparar entre el abuso institucional de Aznar que dio la espalda a la ciudadanía, y el abuso permanente a que la clase mediática somete al pueblo español, no se sabe qué es peor. Si que un político con su partido detrás se enganche al carro de los fuertes para cometer una atrocidad esperando recibir unas migajas, o que los predicadores del siglo XXI sin sotana pero con credenciales que exhiben a toda hora y supuestamente sin esperar nada a cambio, diri­jan abyectamente el pensamiento colectivo preparándolo y condicionándolo de esta guisa. Y no sólo el de sus lectores o sus televidentes de la circunstancia, pues en esto ocurre como en la educación religiosa fundamentalista allá donde se im­parte con una dictadura detrás que la res­palda: que no sólo se lava el cerebro a los que directamente la reciben. El clima general psicoló­gico, reforzado por los mecanismos institucionales, acaba contaminándolo todo y rindiendo al pueblo en general en virtud del lenguaje habi­tual -vehículo de las ideas-, y el sentido que éste dé a los acontecimien­tos. Así, todos los españolistos termina­rán aceptando la idea del demonio, de que los americanos es­tán allí por de­recho propio o divino, y que los iraquíes y los afganos mere­cen la esclavitud a que se han pro­puesto éstos someterles. El lenguaje, a un tiempo directo y su­bliminal, de la prensa y de los media obrará el milagro de con­ciliarnos a todos ante esa idea genial de que los buenos han ganado a los malos porque âtrabajaron duroâ? (la filosofía yanqui) para con­seguir doblegarlos. Luego, poco a poco, irán cediendo las noticias, la opacidad se hará... y a otra cosa el mundo, el imperio y el petróleo...



Me avergüenza y me indigna leer cada día esas crónicas con el sen­tido ordinario que les da El País, El Mundo, ABC, La Razón, y escuchar, como el que no quiere la cosa, los términos en que se ventean las mismas noti­cias proceden­tes de la misma agencia,en TVE1, en TVE2, en Antena 3, en Tele 5... Me avergüenza no sólo ver y leer cómo se trata en Es­paña esta cósmica impostura. Es que si esto, que es tan fácil de tratar se trata así ¡qué será en asun­tos gra­ves de una trama menos ostensible! Me reitero en lo que decía ayer. El pe­riodismo español ejerce una insoportable ti­ranía ilustrada. Una tiranía, en muchos aspectos más difícil de soportar que una dictadura militar. Pues, una vez barrida por fin la presión catolicista coaligada a la dictadura fran­quista, es obvio que es el periodismo en España quien ha tomado el relevo y el encargado de imprimir carácter al ta­lante nacional. Y si ya de por sí, como decía Oscar Wilde, toda influencia es negativa, inocular puntos de vista en es­tas condiciones, equivale a sodomizarnos mentalmente.



Alllí, en aquel tugurio, son los ensayistas mediáticos -Ro­bert Kagan, los Kristol (padre e hijo), Fred Barnes, los dos Kaplan, Law­rence y Robert, Max Boot, Franck Gaffney Ar­naud de Borchgrave, Morton Kondracke, Norman Podhoret, Charles Krauthammer- las tropas de choque que movilizan y acom­pañan las operaciones de impacto inmediato y condi­cionan al periodismo todo.


Aquí somos más modestos. Apenas hay ensayistas y, salvo algunas excepciones que me callo para no comprometerles, nos conformamos con Po­lanco, Ramírez, Ansón, sus socios y adláte­res en la periferia... y la Confe­rencia episcopal.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El periodismo espanglish
26 ago 2004
Leí la carta al director de el pais. Es muy buena, les mete mucha caña a los editores/redactores y dice las cosas por su nombre.
Sindicat