Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
[derechoshumanosveintiuno] Blumberg: otra marcha más y van...
25 ago 2004
[derechoshumanosveintiuno] Blumberg: otra marcha más y van...



El próximo jueves se realizará otra marcha, promovida por Juan Carlos Blumberg, en aras de recuperar la seguridad perdida aunque ella tenga otras motivaciones bastante particulares que es conveniente tener en cuenta.

Como intelectual y defensor a ultranza de los Derechos Humanos en nuestro país, advierto ciertas intenciones que no abrigan la esperanza de una solución a esta problemática porque, en rigor de verdad, se trata de un nuevo espasmo del medio pelo argentino que está más preocupado por cuidar de sus pertenencias, parafraseando a Serrat, que por la verdadera solución de la aguda crisis social legada por el neoliberalismo imperante y se limita a una protesta que tiene ingredientes muy cercanos al surgimiento de la Alemania Nazi.

Parece ser que la inseguridad solamente azota a los Ramaro, a los Garnil, a los niños ricos mientras que este concepto resulta demasiado estrecho y se olvida de la otra inseguridad, la del hambre y marginación que sufren más de 20 millones de argentinos. Sí, se olvida de los 100 niños por día que mueren de hambre; del desempleo, que azota al 30% de la población económicamente activa; de la precarización laboral, que sume en la incertidumbre a quiénes todavía gozan del privilegio de tener un trabajo y de la enorme corrupción existente en las instituciones que tienen el deber de cumplir con sus obligaciones, en los diferentes ámbitos de actuación que les corresponde por jurisdicción y competencia.

El medio pelo argentino se encuentra azorado y sigue pidiendo mano dura, penas más severas y una presencia estatal que permita sustentar su estilo de vida. Es más, tiene miedo de los pobres y preconiza su eliminación para vivir más "tranquilos" pero se olvida que los moradores de la clase baja también son humanos y tienen derechos al igual que ellos; tiene miedo de la maldita policía, pero recurre a ella aunque muchos de sus miembros y ex-miembros son quienes incentivan esta ola para poder proseguir con sus negocios turbios asociados con el delito organizado, amparados por una clase política corrupta y una justicia ciega, sorda y muda que solamente atina a convalidar las actas policiales sin observarlas y tiene miedo, tal vez el más importante, a exigir la solución a las problemáticas socioeconómicas, las verdaderas causantes de los innumerables males actuales de nuestra sociedad.

Sin embargo, este miedo creciente, materializado en el "mañana puedo ser yo", es un árbol que no deja mirar el bosque y que es incentivado políticamente por quienes son beneficiarios de la actual política económica, continuadora del neoliberalismo menemista, delarruista y duhaldista que supimos conseguir, mediante el bombardeo informativo de Infobae, La Nación, Clarín y Radio 10 para oscurecer el panorama en lugar de esclarecerlo. Se hace hincapié en la zona norte, pero se olvidan de los 30.000 desaparecidos, del gatillo fácil y de los negociados entre los Dueños de la Argentina, como bien describió Majul, y nuestra decadente clase política; del ataque solapado a los luchadores sociales que procuran aliviar los males a muchos argentinos que están sumergidos en el barro de la pobreza y de la indigencia; del ataque artero a los medios independientes, como Multiflores de Diana Gagliano, por parte de apologistas del Proceso; de la indiferencia frente a la trágica existencia de las personas con discapacidad, las cuales sufren penurias inenarrables gracias a su gran vulnerabilidad y al incumplimiento de la normativa vigente por parte del Estado y de los entes obligados a asistirlos y de la desnutrición infantil, gran plaga que invade a Tucumán, Santiago del Estero, Formosa y el Gran Buenos Aires mientras se pregonan las bondades del Plan Federal de Salud y el Plan Remediar y se repite el discurso menemista del "exceso" de médicos y psicólogos y de la necesidad del examen de ingreso, mientras numerosos niños y jóvenes no pueden acceder a la educación...

Ahora bien, ¿ convicción o espasmo ? y este interrogante nos lleva a pensar en quienes tienen convicción e intereses en la realización de esta marcha y en quienes sufren un ataque espasmódico para adherir al rito blumbergiano. Detrás de esta marcha, están los muchos interesados en un giro a la derecha del Gobierno Nacional, en los que quieren una represión abierta e indiscriminada que, sin dudas, nos puede llevar a otra tragedia como la de 1976 y que es preconizada por los editoriales de La Nación; en particular, por un golpista que jamás dejó de serlo, aún con arrepentimiento público, como Mariano Grondona y por los que añoran el regreso del exiliado, de las épocas doradas del menemismo, de la mano de Sobisch, de Lopez Murphy o de Macri; precisamente, son ellos los que adhieren por convicción mientras que la clase media y media alta adhiere por impulso y sin pensar en las consecuencias, a pesar de su elevada formación intelectual, porque solamente piensan en su propio ombligo y se olvidan que el capitalismo tiene una premisa básica: la existencia de los pobres a los cuales quieren, de una u otra forma, exterminar en forma explícita o implícita por no contribuir a la economía nacional...

Miedo e intereses creados son los que enmarcan esta nueva marcha en la cual no se tienen en cuenta las verdaderas causales de la inseguridad: creciente exclusión social y elevada corrupción política, policial y judicial. Ambas se conjugan para dar la impresión de un caos a simple vista y que no es tal, porque la realidad es que está provocado para un principio de desestabilización de la democracia en pañales y para permitir la perpetuación de este estado de cosas, para que los mismos de siempre puedan perpetuar sus privilegios mientras millones de argentinos carecen de lo indispensable para vivir con dignidad.

Los Derechos Humanos no son el recuerdo y la reparación de los hechos del pasado, como mero discurso, sino una categoría de derechos a los cuales todos los miembros de esta sociedad deben acceder sin distinción de clase social. Por supuesto que es fundamental el respeto a la vida, pero también lo es la dignidad humana que debe ser promovida por el Estado a través de la planificación e implementación de verdaderas políticas destinadas a la reconstrucción del tejido social desgastado por el neoliberalismo. Sin embargo, esta categoría de derechos sigue siendo soslayada por la actividad estatal, la cual no ha modificado las bases del neoliberalismo, impuesto por la dictadura militar y continuado por esta débil democracia, y por ende los sigue violando sistemáticamente pese a los innumerables reclamos de numerosas organizaciones sociales y de intelectuales comprometidos con las grandes mayorías.

Sin dudas, esta marcha marca una disyuntiva: defender los Derechos Humanos de los rubios de ojos celestes o de todos... Si tenemos en cuenta los intereses ocultos de esta marcha, no nos cabe duda que son los primeros pero si queremos defender los derechos de todos, los de Miguel Bru, Walter Bulacio, Sergio Schiavini, Sebastián Bordón o los de los niños desnutridos, de los ancianos abandonados por la mafia del PAMI y de las personas con discapacidad abandonadas a su suerte como a la gran legión de desocupados, no podemos ni debemos concurrir al gran acto del blumbergismo; al contrario, tal vez, debamos convocar a una marcha para que los excluídos del sistema tengan voz aunque el medio pelo argentino no la quiera escuchar, aunque los Dueños de la Argentina prosigan su plan macabro de la mano de su generoso testaferro, la clase política y de las superestructuras que sostienen su dominación en detrimento de las grandes mayorías.


Prof. Juan Carlos Sánchez
Cs. Jurídicas, Políticas y Sociales
(I.S.P."Dr. Joaquín V. González)




Gentileza de Cercle Obert de Benicalap
Iniciativas Sociales y Culturales de Futuro

This work is in the public domain
Sindicat