Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sanitat : pobles i cultures vs poder i estats
Reflexiones después de la siesta de un español perplejo
23 ago 2004
Reflexiones después de la siesta de un español perplejo


España ha experimentado en los últimos años uno de sus mayores crecimientos urbanísticos, crecimiento motivado e impulsado por las enormes ayudas monetarias recibidas gracias a su plena incorporación a la Unión Europea. Ese crecimiento económico se ha traducido en un disparatado crecimiento urbanístico, crecimiento que no viene acompañado de una estabilidad futura que permita augurar nuevos desarrollos en otras interesantes e innovadoras áreas del sistema productivo.

Sin duda alguna España ha cambiado en todos los sentidos, aunque sobre todo ha cambiado en su aspecto exterior, dado que se ha incorporado a la dinámica internacional europea de forma entusiasta, incluso de forma precipitada y caótica. Todo ese entusiasmo ha generado la creación y modificación de grandes núcleos urbanísticos, así como el resurgir del sector turístico en el lítoral del Mediterráneo. Recordemos la creación de ciertos Parques Temáticos y de núcleos urbanos turísticos.

Se ha centrado el desarrollo económico en la gestación de toda una red de elementos esenciales (AVE, autovías, aeropuertos, hoteles, museos, parques temáticos...), pero su número y su cantidad es desproporcionada para el nivel demográfico y las reducidas perspectivas futuras que nuestro turismo de sol y playa tiene.

No debemos tampco, olvidar la despoblación y abandono que padecen grandes zonas del interior de España, donde únicamente viven y residen ciertos propietarios de grandes latifundios, que han obtenido grandes beneficios gracias a las ayudas comunitarias. El resto, la población que vende su mano de obra, no ha tenido más remedio que emigrar a las grandes ciudades del litoral en busca de un trabajo en el sector servicios o en la construcción.

Sin duda alguna hay crecimiento urbanístico, pero ya nadie puede ignorar que mucho de ese crecimiento es innecesario y perjudicial, siendo un crecimiento de mala calidad y creado fuera de lugar, dado que daña y lesiona, de forma irreversible, el litoral y/o elementos histórico-artísticos y naturales de indudable valor.

Nadie puede ocultar ya que la destrucción de la huerta valenciana se ha realizado con la total complacencia y bendiciones de un empresariado local torpe y mezquino, ansioso por obtener beneficios a corto plazo aunque esa actitud le suponga hambre para el futuro, un futuro muy inminente y próximo que pronto nos va a visitar a todos los valencianos.

Todos sabemos bien que España carece de un sector industrial potente y competitivo, así como nuestro nivel tecnológico es claramente tercermundista, dado que los gobiernos nacionales y autonómicos que hemos tenido no han invertido ni respaldado políticas de investigación y desarrollo desde una óptica poliédrica. La fragilidad económica de España es una realidad, a pesar de que el sector financiero tenga una apariencia de poder inconmensurable y eterna, gracias a las campañas publicitarias que orquesta en los domesticados y anestésicos medios de comunicación tradicionales. Las grandes empresas, antaño propiedad del Estado, son ahora propiedad de grupos transnacionales que no tienen reparos a la hora de explotar y degradar áreas naturales enormes en países de América Latina, �frica, Asia..., dada la proliferación de gobiernos títeres en todo el continente de América Latina, que han realizado, con total tranquilidad, diversas "limpiezas y exterminios écológicos, étnicos, políticos, sociales"...

Por ello, ahora todo el sector productivo español se centra en la especulación urbanística y en estimular el consumo interno, un consumo desaforado y excesivo de todo tipo de bienes y servicios que suponen unas altas dosis de endeudamiento muy difíciles de asumir con serenidad...

Forums, Olimpiadas, Expos, Bienales, Parques Temáticos, Museos, Ciudades de las Artes y las Ciencias, Copas de Américas... se presentan como soluciones magistrales que van a resolver de un plumazo todos los problemas estructurales que se arrastran desde décadas en España... Nadie se pregunta sobre la necesidad, oportunidad y capacidad para mantener esos elementos y actividades; todos (incluso organizaciones supuestamente de izquierdas) aplauden la grandilocuencia y el exceso desmesurado e irracional que suponen esas obras y eventos, olvidando que la carencia de estructuras productivas, educativas, sanitarias y asistenciales... sigue siendo una realidad, aunque algunos se empeñen en ocultarlas.

También sabemos bien que el sector agrario ha experimentado un retroceso alarmante, así como también el propio sector servicios sufre una grave recesión, dado el incremento de los precios que ha supuesto el euro.

Reconocer también que la imagen exterior que venden nuestros gobiernos es un reclamo para millones de personas desamparadas del Tercer Mundo y que puede provocar una mayor "invasión" de nuestro territorio por parte de todo tipo de personas...

Si ya hay graves problemas sociales, asistenciales, educativos (en Valencia no hay suficientes plazas escolares para toda la nueva población emigrante que se ha incorporado a nuestra dinámica social), se añade uno nuevo: la recesión económica es una realidad, pues el suelo existente para especular es casi inexistente y los años de bonanza se acaban. Los obreros de la construcción y los empleados que trabajan en el sector servicios (hostelería, restauración, publicidad, ventas...) van a ser los primeros en morder el polvo, en sufrir las consecuencias de la locura neoliberal, locura que siempre ataca a los mismos...

Todo el ciclo productivo, todo el ritmo de crecimiento se puede detener dentro de muy poco, dejando en situación de desempleo a varios millones de emigrantes y nativos españoles. Es una realidad, una ley del neoliberalismo que se repite de forma rítmica y cíclica. Es un mecanismo de catarsis y limpieza interna de un sistema económico que precisa ciertas paradas para así renovar y mejorar sus mecanismos de explotación. No nos alarmemos por ese tipo de comportamiento, pues lleva muchos años funcionando así y ha demostrado tener una salud excelente, a pesar de ciertas revueltas y agitaciones circunstanciales.

Hoy en día, a pesar de las llamativas protestas de ciertos fragmentados grupos alternativos, el sistema neoliberal goza de una salud magnífica, dado que ha sabido eliminar y devorar a las organizaciones y estructuras políticas transgresoras. Ãnicamente quedan vestigios anecdóticos y espacios simbólicos que apenas tienen presencia y eco social...

Ni siquiera el movimiento migratorio tiene entidad propia para crear un verdadero malestar en el sistema dominante, dado que el darwinismo social y el "sálvese quien pueda" funciona a la perfección. El ser humano es un ser insolidario en momentos de crisis personal; únicamente ciertos elementos intelectuales y determinados grupos marginales pueden permitirse el lujo de reclamar solidaridad en determinadas situaciones, pero hoy no existen verdaderas redes organizadas de solidaridad y agitación política que puedan perturbar y deteriorar el sistema neoliberal. No nos engañemos ni perdamos la perspectiva: las manifestaciones alternativas simplemente constituyen un aspecto decorativo y perfectamente asumido por el sistema, no siendo realmente elementos que puedan deteriorar o modificar el comportamiento económico, político, social del neoliberalismo... Y las personas todas queremos estabilidad o superar nuestras situaciones de conflicto o desamparo. La falta de credibilidad de las organizaciones sindicales, políticas y alternativas es un hecho indudable e incuestionable; por eso no debemos extrañarnos que vivamos cada día más aislados y llenos de total desconfianza hacia todo tipo de organizaciones y colectivos...

Pero volvamos a nuestro país, a España. Hay ciertas preguntas que debemos hacernos pronto en aras a planificar ciertas actuaciones urgentes que deben acometerse...

¿Existe una sociedad del bienestar, unos resortes públicos para atender a los millones de nuevos desempleados que el sistema neoliberal produce en una de sus habituales, calculadas y sistemáticas crisis?

La respuesta es que al sistema no le interesa crear mecanismos paliativos que eviten los conflictos sociales y las crisis humanitarias internas a gran escala. No. No es misión del neoliberalismo velar por la justicia social y evitar que afloren problemas al final de cada ciclo de crecimiento. Ese es un problema colateral que no merece atención alguna.

Nos guste o no, en España existen varios millones de nuevos ciudadanos y una fragilidad enorme en el sistema productivo y asistencial. Los recortes en servicios sociales, educación, sanidad, cultura, investigación... son una realidad. Y las nuevas y futuras oleadas de población emigrante van a incrementar una tensión y una violencia en todos los ámbitos, dado que se han creado expectativas sin disponer de recursos ni de bases duraderas y estables para ofrecer ayudas...

Para terminar quiero plantear una cuestión fundamental y que afecta a Valencia ciudad de manera determinante: ¿Realmente hace falta modificar el puerto y las playas de Valencia para así facilitar una competición deportiva de lujo? ¿Realmente hace falta crear en cada ciudad enormes complejos museísticos cuando los barrios y pueblos de nuestra Valencia, de nuestra España adolecen de bibliotecas, centros juveniles, espacios deportivos, escuelas, centros de formación profesional y de ocio, residencias para nuestros mayores...? ¿Quién va a mantener esas enormes estructuras museísticas y deportivas de lujo si tenemos en Valencia la mayor deuda pública de toda España? ¿No resulta absurdo y ridículo plantearse la implantación y aplicación universal de la Renta Básica cuando se reducen las ayudas y prestaciones a desempleados, ancianos, famlias desestructuradas, mujeres maltratadas...?

Atreverse a plantear ciertas cuestiones esenciales y cruciales es un deber ciudadano, si realmente queremos evitar repetir ciertos errores, en aras a planificar un desarrollo humano y económico sostenible y armónico en nuestro entorno, entorno que es algo mucho mayor que una simple vivienda, un simple barrio, una ciudad, un estado... Pero lamentablemente tengo motivos para ser pesimista; no tengo confianza en mis conciudadanos, dado que el individualismo, el egocentrismo es la dinámica general. Vivimos aislados unos de otros, pendientes de nuestros asuntos personales.

Empezar a reconocer que no hay organizaciones ni alternativas a un sistema neoliberal implacable y voraz es el primer paso para romper el aislamiento en el que todos, absolutamente todos vivimos...





Antonio Marín Segovia
Cercle Obert de Benicalap
Iniciativas Sociales y Culturales de Futuro

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Reflexiones después de la siesta de un español perplejo
23 ago 2004
métete tu españa, donde te quepa, capullo
Re: Reflexiones después de la siesta de un español perplejo
23 ago 2004
No has tenido tiempo de leer el artículo y ya has comenzado a soltar todo tipo de disparates e insultos... Demuestras tener una falta de respeto e inteligencia tanto para ti mismo como para el resto de lectores...

Al menos, antes de soltar un exabrupto, tómate la molestia de leer con serenidad el artículo completo.

Pero quiero agradecer el gran interés que demuestras por evidenciar tu falta de inteligencia y capacidad para respetar ciertas propuestas, ciertas reflexiones que sí han sido elaboradas desde la serenidad y el rigor...

Muchas gracias por tus ignominiosos exabruptos: te delatan y retratan con vivos colores...
Re: Reflexiones después de la siesta de un español perplejo
23 ago 2004
Vivimos tiempos que, a pesar de la aparente bonanza consumista y del oropel, existen grandes y enormes incertidumbres y precariedades, tanto en el terreno laboral, cultural, emocional... Por tanto no podemos decir que vivimos en una época que favorezca y estimule la seguridad en todas las áreas y niveles. Para que el capitalismo tenga la supremacia y el control, precisa generar zozobra y precariedad, tanto en el aspecto laboral como en los constantes mensajes de que los pocos servicios y estructuras públicas que todavía se mantienen milagrosamente en pie, van a ser regaladas a ciertos grupos y amigos del Poder Neoliberal...

Esos permanentes mensajes, junto con la enorme incertidumbre que los conflictos bélicos, la emigración constante, los saqueos perpetrados a países del llamado Tercer Mundo, la falta de control de los procesos productivos, la total precariedad laboral, educativa, cuiltural... inducen a pensar que vivimos tiempos llenos de conflictos, conflictos y luchas que se van a incrementar de numerosas formas, lejos de las habituales expresiones e iniciativas que cierta izquierda trasnochada ha degradado con sus pactos a la baja...

Malos tiempos para la lírica, malos tiempos para ser correctos... Contra el neoliberalismo salvaje que padecemos, no tenemos otro remedio que inventarnos nuevas formas de resistencia radical lejos de los trillados caminos de esa izquierda verbal que tanto prolifera en los foros de internet... también hay que abandonar el pactismo y la corrección miserable que algunos adocenados hijos de la izquierda han elevado a la categoría de insulto hacia los valores ideológicos de la izquierda, esa izquierda que ha dado su vida por unos ideales...

Nos toca ahora ser radicales y luchar contra la vulgaridad neoliberal y sus sicarios...
Re: Reflexiones después de la siesta de un español perplejo
23 ago 2004
Pues esperate que el nuevo Mestalla lo van a hacer cerquita de donde vivimos;y fijate las pintaditas que hay por la zona...menuda mierda de país España,JUAS!!!
Re: Reflexiones después de la siesta de un español perplejo
23 ago 2004
España? Ni para los españoles! Qué desgracia! Qué condena! En pleno siglo XXI y aún estamos con España pa'quí y españa pa'llà.
Re: Reflexiones después de la siesta de un español perplejo
23 ago 2004
que literatura más pomposa, capullo!!!. Fuera españolistas, ni de derechas ni de mierdas
Re: Reflexiones después de la siesta de un español perplejo
23 ago 2004
D'acord senyor repollo, la pressó en la què vivim, España, és una merda. El millor que podem fer és enderrocar-la. No n'hi ha prou amb pintar-li les parets i quedar-nos a dins. A la merda España!
Re: Reflexiones después de la siesta de un español perplejo
23 ago 2004
Un troll que s'ho monta ell tot solet... que entendridor.
Re: Reflexiones después de la siesta de un español perplejo
24 ago 2004
Ai ai ai ai que se nos acumulan los problemas...
España no la arregla ni Dios !!!! Pura fachada amigos, puro papel cartón... El gran Bluf se acerca y creo que es precisamente lo que le hace falta a este país....Que se vaya a la puta mierda para que la gente reaccione de una maldita vez. Los que en algún momento han intentado durante la Historia canviar el signo y la estructura de poder de los amiguetes de siempre Fascistas+Iglesia+Aristocracia rancia han acabado en la carcel, asesinados o exiliados o en campos de concentración enviados por el Gran Hermano Patrio...Y aún siguen mandando en los ámbitos clave de este país como son el sector financiero, económico e industrial(si queda algo de él...).
Opus Dei, Guerrilleros de Cristo, Fascistas reciclados, adoradores de don dinero...y encima en las últimas elecciones los votaron casi 10.000.000 de personas!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Merecemos lo que tenemos, no hay nada que hacer.
Re: Reflexiones después de la siesta de un español perplejo
25 ago 2004
tampoc és això. Simplement que els catalans no som espanyols i que l´estat oprimeix per ser estat i per ser espanyol.

salut i república
Sindicat