Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: corrupció i poder : criminalització i repressió : mitjans i manipulació : pobles i cultures vs poder i estats : especulació i okupació
Asociacion de Vecinos apoya Euskal Jai Gaztetxea
21 ago 2004
Con motivo de los últimos acontecimientos que se han desarrollado en Iruña a causa del desalojo y derribo del gaztetxe Euskal Jai, los colectivos aquí presentes queremos hacer públicas las siguientes valoraciones:
:: Que apoyamos la manifestación convocada por la Asamblea del gaztetxe y que tendrá lugar mañana sábado 21 de agosto, que comenzará a las 19,30 desde los cines Golem y que finalizará en el Ayuntamiento.

:: Que denunciamos la inexistencia de dialógo y consenso en las cuestiones referentes a este tema, sin contar en ningún momento con la opinión de los integrantes del gaztetxe, vecinos y vecinas de alde zaharra, y la opinión popular, negando una vez más la participación ciudadana.

:: Que solicitamos al Delegado de Gobierno, que dadas las circunstancias de brutalidad policial que se han producido estos días y las situaciones dramáticas vividas por los vecinos y vecinas, comerciantes etc..., y para garantizar el desarrollo democrático, pacífico y lúdico-festivo de la manifestación convocada como deseamos quienes apoyamos esta manifestación , la retirada de las fuerzas policiales de las calles de Iruña.

Dada la premura de esta convocatoria, pedimos disculpas a aquellos colectivos que aún deseando sumarse a esta iniciativa no han podido estar presentes y asimismo hacemos un llamamiento a todos los colectivos culturales, deportivos, musicales, peñas y otros agentes sociales a participar en esta manifestación con gigantes, kilikis, dantzaris, etc a fin de cumplir el objetivo de una manifestación masiva, plural, festiva y reivindicativa. Hacemos también un llamamiento al conjunto de la ciudadanía de Iruña a participar en esta convocatoria.

This work is in the public domain

Comentaris

No a la demagogia okupa
23 ago 2004
OTRA nueva ocupación ilegal de inmuebles en Pamplona, esta vez en la antigua iglesia de Jesús y María, desacralizada y de propiedad municipal, se suma a las perpetradas recientemente en la misma ciudad y a las que hace pocos días tuvieron lugar en Barcelona. El Consistorio de la capital navarra tiene previsto dedicar el edificio ocupado a un Centro de Recursos para jóvenes. Conviene, a la vez, destacar la violencia con la que se viene procediendo a estos actos ilegales, que generan disturbios, amenazas y enfrentamientos con la Policía. Una manifestación autorizada apoyó en las calles de Pamplona las ocupaciones ilegales, «en defensa de los espacios autogestionados», eufemismo que encubre la violación del derecho de propiedad y la violencia contra personas y cosas.

Sería una ingenuidad y una falacia buscar cualquier justificación a las actuaciones del autodenominado movimiento «okupa». La escasez de la vivienda o su encarecimiento no es sino la excusa para la propagación del vandalismo, la vulneración de las leyes y la lesión de los derechos ajenos. No se trata, por lo demás, de un movimiento espontáneo, sino organizado y dirigido. En Pamplona, y antes en otras ciudades, muchos de los protagonistas y de quienes les apoyan en las manifestaciones proceden de otros lugares. No cabe apelar a buenos fines servidos mediante procedimientos y métodos discutibles o equivocados. Tanto dan los unos como los otros. Los dos son ilegales. En realidad, se trata de ingredientes que forman parte de un movimiento subversivo que no pretende satisfacer el derecho a la vivienda y que suele provocar disturbios y alterar el orden. Poco les importan el estado y la dedicación que vaya a darse a los inmuebles que ocupan. La calamitosa estética con que se sustancia la «okupación» no indica demasiado afán de rehabilitación. Así lo prueba la última invasión perpetrada en Pamplona, un inmueble de propiedad municipal cuyo destino consiste en albergar un centro cultural para jóvenes.

Esta naturaleza puramente delictiva no impide que las autoridades y las Fuerzas de Seguridad deban extremar la cautela y no responder a las provocaciones, sino, con mesura y buen sentido, restablecer la legalidad. No estamos ante exhibiciones de justa rebeldía y de reivindicación de un derecho, sino ante un desafío al Derecho. Las autoridades y los ciudadanos deben tomar buena nota de la naturaleza del problema y evitar toda forma de eventual simpatía o comprensión. La ilegalidad de los medios es evidente; la de los fines no lo es menos.
No a la demagogia de la ultraderecha española
23 ago 2004
En recuerdo del Euskal Jai y de la Hamsa

Cristina Leralta Piñán; Alcaldesa de Olba, Teruel.
[Publicado en el Diario de Noticias]

Una tarde sofocante de este verano en Iruña, me encontré con un oasis: la plaza del Euskal Jai. Gente cantando en la calle invitaba a los paseantes a visitar un rincón de ese Otro Mundo Posible. Eran las mismas personas que durante los últimos 10 años han dado vida a un antiguo frontón abandonado.

A pesar de todos los impedimentos que les ha puesto el ayuntamiento en este tiempo, con tres intentos de desalojo violento y destructivo, habían conseguido acondicionar el frontón de manera que pudiera volver a utilizarse, poner en marcha un comedor vegetariano, proyectar cine cada semana, montar un laboratorio de fotografía, abrir una taberna, evitar que se cayera un edificio emblemático reparando todo el tejado...

Lo último había sido la creación de una plaza pública, con columpios, fuentes, parterres con flores y una cancha de baloncesto. Todo ello a base de muchísimo trabajo voluntario y cooperativo y un gran apoyo de los vecinos que desde el principio lo habían sentido como algo suyo también. En fin, un hermoso ejemplo de la capacidad que tenemos las personas para hacer cosas interesantes si nos ponemos de acuerdo.

¿Por eso lo están destruyendo con tanta saña? Hoy he visto las imágenes por televisión y me ha invadido una pena profunda. Me imagino la rabia que sentirá toda la gente implicada en el proyecto, a la que con tanta ignorancia un rancio tertuliano de bar ha llamado "la canalla" al verles protestar en la calle.

Estos okupas son "peligrosos" porque cuestionan la especulación y la avaricia, la propiedad privada que no se hace responsable de sus propiedades, y el papel de unos gobernantes que están destruyendo el patrimonio, la historia de la ciudad y las relaciones sociales, que crean edificios ultramodernos y carísimos con un contenido meramente simbólico, reflejo de su prepotencia y de sus amistades peligrosas con la mafia de la construcción.

Porque no ha sido ésta la única demolición social de estos días en Iruña: en otro de sus barrios, los vecinos acababan de inaugurar un parque que ellos mismos habían creado en un solar abandonado, hartos de ver cómo se llenaba de basuras y de ratas. Necesitados de espacios públicos de recreo, se pusieron manos a la obra y abrieron también un huerto que estaba a punto de dar los primeros tomates, cuando llegaron las excavadoras de una empresa propiedad de las famosas Koplovich, que en un momento destruyeron todo ese trabajo, toda esa ilusión.

Agosto es mes de desalojos y este año le ha tocado también el turno a la Hamsa, local rehabilitado desde hace años en el barrio de Sants en Barcelona. Desconozco su historia, aunque una vez estuve allí en una fiesta de la que me ha quedado un buen recuerdo y una buena amiga, pero parece ir de la mano de la industrialización y desindustrialización que ha sufrido y está sufriendo Catalunya. Cuánto patrimonio abandonado, cuántos inmuebles vacíos a favor de los especuladores y a merced de las basuras. Cuánto trabajo echado a perder.

Qué valor el de esta gente que no se deja llevar por la resignación y el autoritarismo, que construye espacios de relación, de trabajo, de creatividad. Que no deja toda su vida en manos de otros, de los que deciden cómo hemos de vivir, de vestir, de alimentarnos. Ojalá en mi pueblo, los jóvenes de todas las edades se diviertan también de esta manera, en vez de tirar piedras a los tejados, de romper y quemar cosas en plena euforia alcohólica, de consumir insaciables lo que marque la moda. Ojalá cunda la dignidad y la solidaridad en todo el mundo.
Re: No a la demagogia de la ultraderecha española
23 ago 2004
Al ¿ciudadano? ripa

El ciudadano Javier Indurain, residente en Iruñea, se dirige al delegado del Gobierno de España en Navarra (por respeto y prudencia no me dirijo a usted con el término tan republicano de ciudadano, que pudiera ser considerado no apropiado para un representante de la Monarquía) para exponerle lo que, a mi entender, fue una agresión de la Policía Nacional sobre mi persona.

Estando el pasado día 18, a las 20:20 horas, en una acera de la plaza Navarrería, con un silbato en la boca, participando en la cacerolada popular contra el desalojo del Gaztetxe (u ocupación policial del gaztetxe, según los puntos de vista), sin que mediara provocación alguna (más allá de algunos cánticos alusivos a la ocasión, baile de sevillanas incluido) los policías nacionales que llevaban 20 minutos en la acera de enfrente observando dicho ambiente festivo, sin previo aviso o comunicación, se abalanzaron sobre la gente que estábamos en las aceras y en la puerta de los bares apaleándonos con sus porras y sus pelotas de gomas lanzadas a distancia inferior a 6,50 metros (me he tomado la molestia de realizar posterior medición métrica entre la posición de los agentes y los congregados).

Soy uno de los sujetos afectados en mi cuerpo por la porra portada por uno de los agentes que está bajo su «responsabilidad» (no adjunto parte médico, que existe, porque está en estos momentos en el Juzgado). Estimo que ello me da derecho a exigirle una explicación, incluso mi deber ciudadano así me lo reclama.

Señor delegado, si los hechos por mí relatados son ciertos (existen testigos que lo podrían corroborar, alguno de ellos evacuado en ambulancia, otros a la «pata coja»): ¿Cree que dichos hechos son compatibles con el régimen de derechos y libertades que usted tiene la «responsabilidad» de defender? ¿Cree correcto el apaleamiento de personas que están participando en una protesta tan ruidosa como pacífica? Y digo apaleamiento, que no disolución, ya que la proximidad de sus agentes y la carga sin previo aviso no permitió siquiera una autodisolución bajo la conocida consigna de «chss, chss, que vienen, que vienen...» (no vinieron, estaban allí).

Insisto, si los hechos por mí relatados son ciertos, ¿cree que usted debería asumir responsabilidades? ¿Cree que usted debería depurar responsabilidades en el cuerpo policial bajo su mando que los provocó?

Finalmente, quisiera decirle que sé (como también usted debiera saber) que los hechos por mí relatados no han sido los más graves protagonizados por la Policía Nacional estos días en el Casco Viejo; me consta que tampoco se ha tratado de un hecho aislado, sino más bien sistemático en los últimos días. Constancia que he adquirido a través de los relatos de personas de mi entera credibilidad, y que usted también podría adquirir, simplemente escuchando los relatos del personal no uniformado residente o usuario de Alde Zaharra de Iruñea.

Javier Indurain
OKUPAS Y CIUDAD DEMOCR?TICA
26 ago 2004
OKUPAS Y CIUDAD DEMOCRÃ?TICA

• Impedir un pregón, amenazar a los vecinos molestos con las fiestas alternativas, dificultar las labores de limpieza y policiales y destrozar el mobiliario urbano no son hechos anecdóticos

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=5&idioma=CAS&idno


FERRAN Mascarell
Concejal presidente de la Comisión de Cultura, Educación y Bienestar Social del Ayuntamiento de Barcelona

Mucha gente querrá creer que el hecho de que unos okupas impidan la lectura del pregón de unas fiestas ciudadanas es una anécdota. También calificarán de anecdótico que en una fiesta mayor se hagan fiestas alternativas a las vecinales.
Demasiado a menudo dichas fiestas alternativas sólo son distintas a las otras en una cosa: no aceptan respetar las reglas del juego forjadas por los vecinos a lo largo de los años. No aceptan, por ejemplo, los horarios establecidos; pretenden acabar a cualquier hora sin respetar los acuerdos entre los vecinos y la Administración pública para hacer viable una convivencia razonable entre los distintos intereses que se combinan en el espacio urbano. Además de no aceptarlo, algunos alternativos incluso han amenazado a los vecinos que no se han plegado a su lógica imperativa.

PERSONALMENTE, estoy convencido de que no estamos ante hechos anecdóticos. Impedir un pregón es impedir la libertad de expresión. Amenazar a los vecinos, dificultar las labores de limpieza y las de la policía municipal, destrozar el mobiliario urbano pagado con el dinero de todos son la expresión de pensamientos y prácticas antidemocráticas.
Los que creemos que una de las principales conquistas de la humanidad pasa por hacer posible que el espacio urbano sea un espacio de libertad, de solidaridad, de comunicación humana, en definitiva un espacio de todos, no podemos estar contentos frente a estos hechos ni satisfechos de la actitud de algunos responsables políticos democráticos que parecen preferir nadar y guardar la ropa con determinados okupas y alternativos.
Tampoco podemos estar contentos con algunos comentaristas mediáticos que parecen estar dispuestos a reír todas las gracias de los okupas antes que analizar la deriva antidemocrática de ciertas conductas. Durante las fiestas de Gràcia hemos podido ver y escuchar reportajes y crónicas que parecían cuestionar a los vecinos incomodados y a las autoridades democráticas más que las actitudes antidemocráticas de muchos de los alternativos. Todo esto, pues, no tiene la categoría de simple anécdota. Todo esto pone de relieve algunas de las contradicciones del momento actual de nuestra sociedad.
Detrás de muchas de estas situaciones parece prevalecer una cierta desorientación a la hora de reforzar los fundamentos de convivencialidades más robustas. Detrás de estos sucesos parece ganar terreno el desprestigio de la verdad colectiva, parece hacerse mayor la corriente de fondo que enaltece los atractivos del relativismo social más absoluto. A mi entender, el todo vale, que niega una cierta verdad social compartida, nos conduce a la negación de la convivencia.

ES HORA DE recuperar el sentido preciso de las palabras y los hechos. Sé perfectamente que no todos los okupas son iguales. Dentro de este movimiento hay gente que, de buena fe, presiona y ataca los márgenes de un sistema económico y político que permite un régimen de propiedad privada a menudo profundamente insolidario. Sé también que no todos los alternativos, por más antisistema que sean (y el sistema ofrece motivos suficientes para serlo), avalan los métodos destructivos de muchos de sus colegas ideológicos.
Sé que muchas de las opiniones condescendientes expresadas en los medios de comunicación son consecuencia de una especie de escepticismo asociado a determinados tics provocados por el desprestigio de la política y que el trato de las noticias puede ser fruto de la precipitación y no de la opinión de fondo de los propios medios. Quizá por ello algunas crónicas parecen dar por bueno que tras el tema Hamsa hay un debate entre la opción okupa como sinónimo de interés colectivo y la opción pública como sinónima de malignos intereses privados cuando la realidad es la contraria.
Sé, por lo tanto, que hay que afinar y que habrá que seguir profundizando en las herramientas conceptuales para hacer frente sin simplificaciones a las realidades complejas que se esconden tras un pregón impedido. Pero debemos empezar por decir que un pregón vecinal impedido es algo profundamente antidemocrático.
Ante los sucesos de estos días sólo existe una doble receta: más política democrática y más rigor mediático. Impedir un pregón cuestiona algunos de los valores que nos han permitido convertir los barrios en espacios democráticos de convivencia. La convivencia funciona cuando hay una relación de respeto. El respeto nos eleva a la condición de ciudadanos. Ante esto, no vale aparentar que no ocurre nada: hay que reforzar y profundizar el espíritu democrático. O daremos marcha atrás como colectividad. Y aún hoy, para muchos de nosotros, Catalunya es un proyecto de futuro porque antes que nada es un proyecto de libertad.
No a la demagogia de la ultraderecha española
26 ago 2004
Que no os engañen!!

Estos días estamos asistiendo a otra más de esas cortinas de humo a que nos tiene acostumbrados este Ayuntamiento. Para justificar el desalojo brutal del Gaztetxe del Euskal Jai, UPN y CDN han presentado la alternativa: Construir en su lugar unas termas (piscinas) y un aparcamiento de coches. ¡Genial!

Desde San Jorge­ Sanduzelai queremos avisaros a los vecinos y vecinas del Casco Antiguo sobre la "firmeza" en los compromisos de estos dos partidos cuando se trata de potenciar instalaciones en barrios como el nuestro o el vuestro:
­
En 1997 aprobaron por unanimidad la construcción de unas piscinas en término de San Jorge. En dicho Pleno municipal presidido por CDN se dijo que «...las próximas instalaciones serán en San Jorge», y a la prensa indicaron el plazo de dos años para comenzar su ejecución. Han pasado siete años y lo único que han hecho es la compra de 1/3 del terreno requerido. Resumen: humo.

­El 11 de enero de 2001 se aprueba la construcción del aparcamiento subterráneo en la Plaza del Castillo. Para justificar su voto CDN afirma que ha recibido de alcaldía la seguridad de que los próximos aparcamientos vecinales promovidos por el Ayuntamiento serán los de la zona del Arzobispado y los de Santo Domingo destinados a vecinos del Casco Antiguo. Esto hace tres años y medio y nada de nada si descontamos el manifiesto interés y esfuerzo municipal por el aparcamiento de la Plaza del Castillo, el del Corte Inglés y los ya anunciados de Paseo Sarasate y Roncesvalles, ¡pero claro... estos son otros intereses y otras gentes! Resumen: humo para el Caso Antiguo.

Desde Sanduzelai nos alegraríamos de que os hagan unas piscinas-termas, pues estamos seguros que se necesitan. No en vano Iruñea es la ciudad con más déficit de dotaciones municipales de ocio. Es la peor dotada de entre todas las que nos rodean, incluidos algunos pueblos. Por el contrario se está entregando terrenos públicos a entidades privadas (San Juan, Rochapea, Txantrea, Oberena...) para ampliar dotaciones deportivas, mientras se niega ese derecho de cesión de gestión a los jóvenes que han estado trabajando y manteniendo el Euskal Jai, para actividades culturales... por supuesto más públicas que las que ofrecen los clubes privados.

¡En fin... que no os engañen! Desde este barrio de Iruñea, nuestra solidaridad.

Angel Larrea - Asociación de Vecinos/as de Sanduzelai

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

Sindicat