Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: mitjans i manipulació
El quinto poder
20 ago 2004
La necesidad de reconocer la necesidad de la reflexión y lo oportuno de activar redes de coordinación para que la información alternativa adquiera un verdadero protagonismo social es un tema que todavía no se ha planteado con el debido rigor.
Es hora ya de abandonar ciertas obsesiones en aras a la unidad de acción de todos aquellos que intentamos fortalecer espacios alternativos de información-comunicación-compromiso... pues sí intentamos ofrecer nuestras propuestas y reflexiones escritas es por el interés de potenciar instrumentos eficaces que permitan la organización social de nuevos movimientos que puedan ser Alternativas serias al actual statu quo neoliberal.
Estamos a tiempo de abandonar el actual infantilismo, abordando y asumiendo los debates reflexivos oportunos que nos permitan crecer y marcar pautas presentes y futuras, huyendo de triunfalismos absurdos y de negativos derrotismos...

Hay mucho camino por recorrer y no debemos prestar atención a las provocaciones, elementos que son esenciales para medir la temperatura y el alcance de nuestras ideas, propuestas, iniciativas...

Por ahora, estamos todavía en los primeros pasos del camino; ahora nos toca seguir avanzando sin despreciar ninguna aportación, sugerencia o iniciativa consistente...
EL QUINTO PODER

JR


15 Julio 2004



En los medios de publicación diferida queda garantizada a priori la calidad y excluida la reyerta. Pero a cambio depen­demos de terceros, es decir la publicación del artí­culo en­viado depende de que nuestra idea, a veces rompedora de moldes o tabúes de la misma realidad alternativa, sinto­nice o no con la idea que tiene el encargado de publicarla. De modo que si éste está atento -y todo el "instalado" es muy difícil que esté dis­puesto a arriesgarse- a no adulterar "de­masiado" la atmós­fera reinante y la propia imagen del perió­dico, no lo pu­blicará. A cambio, nos habremos so­lidarizado, participando del espíritu general contrainforma­tivo, sin con­citar el ocasional y quién sabe si vi­rulento re­chazo a la tesis que el artículo comporte, y por su lado ese medio seguirá navegando por las aguas tranquilas acos­tumbradas. Es la filosofía de todo medio ofi­cial, impreso o televisivo. Fijémo­nos hasta qué punto no caben en ellos sorpresas ni hetero­doxias ni extravagancias que no puedan ser controla­das y si acaso rentabili­zadas...



En la publicación instantánea de los medios que, como en kaos, se hace posible, a menos que la noticia o el suelto versen sobre asuntos con enfoque rutinario o sean temas de carácter general en los que predomina el toque más o me­nos literario, cualquier asunto tratado con el propósito de in­citar al lector a ra­cionalizarlo (como este mismo del conte­nido de este artí­culo), percute o puede percutir una reacción hostil, de re­chazo, y con mayor motivo si el firmante del artí­culo es co­nocido por su interés en punzar a la revisión de "todas las realidadesâ?, y no tanto tratar tópicamente las que podemos considerar ya vencidas, su­peradas y hasta tritura­das. A cambio de la espontaneidad y la frescura que hay en la publicación instantánea, nos habre­mos ganado la bronca segura de los gendarmes de las or­todoxias y de los perse­guidores de nicks sostenidos; soste­nidos con la deliberada intención de contribuir a no suprimir, demagógicamente, el espíritu de la identidad a que me refe­ría días pasados. El culto a la personalidad es horrible pero la negación de la in­dividualidad, de ese ego que denostan tanto algunos, puede serlo aún más...



Pero no es en estos medios, ni mucho menos, donde esta clase de desencuentros pueden prodigarse. La amenaza de alterar la impresión sobre las cosas que, como reflejo condi­cio­nado, nos llega ordinariamente produciría, o produce, el mismo resul­tado... Probemos a apuntar críticamente hacia las necesida­des artificiales generadas desde las especiali­dades de todo tipo. Por ejemplo, apelemos al sentido común para aliviar o re­solver los problemas que genera el engor­dar, la menopau­sia, o los sexuales, persuadiendo al lector de que no tiene que pensar necesariamente en el endo­crino, en el sexólogo o en el abogado para resolverlos... Como el afán de todo es­pecialista es fomentar y potenciar el brote de la necesidad y el hacerse imprescindible, veremos cómo inmediatamente se nos echarán encima no tanto los especialistas dando la cara, como perso­nas interpuestas de su en­torno que se en­car­garán de aplastar el conato de âin­surre­ciónâ? frente a la ârea­lidadâ? im­puesta. Esto es fácilmente controlable en los medios ordinarios de comunicación, y ge­neralmente no pa­san del "conato" porque no suelen descui­darse. Mientras que en estos contramedios, y mu­cho más en los de publicación inme­diata, la cosa cambia sustancial­mente. Pero entonces, en un medio alter­nativo donde se filtran las publicaciones los modos y modales esta­rán conte­ni­dos o no se publicará el escrito, mientras que en los de publicación automática se pla­garán al momento de réplicas desaforadas con los con­sabidos imprope­rios de metecato e iluminado para arriba, como en este asunto empezado a tratar en kaos días atrás y que con el presente escrito por el momento acaba...



La sociedad entera, en los medios, está abocada a este fe­nómeno general. Y el âpoderâ? abstractamente conside­rado sabemos no reside tanto en la clase política o mili­tar o ecle­siástica, como en las instituciones corporativas, lo que al­gu­nos llaman âgo­bernanzaâ?: clase funcionarial y em­presarial, Medicina, Abogacía, judicatura, sindicatos, etc. Y todas ellas vigilan atentamente su predio... Me temo que algo parecido se hace en la Red. Esta es la tesis principal.



Porque cuando han llegado a "ese" concreto destino quie­nes aspi­raban a él, sea donde sea, en todos los ámbitos de la vida social y de sus es­tructu­ras, tanto en la realidad real como en la realidad vir­tual, rarí­simo es el que no se hace conservador y no defien­de su sta­tus con tanto denuedo que puede ser capaz de cualquier cosa con tal de seguir ven­diendo plácidamente su producto. Y eso será tanto más probable cuanto más in­fluencia y predicamento tenga en la Red, y con mayor mo­tivo si ese determinado medio está defendiendo una política soterrada y estados de opinión di­rigidos a distancia...



Sea como fuere, sabemos que su­cede aproximadamente así tanto en cuanto al poder oficial alojado en el es­tablish­ment se refiere como al oficioso de los medios alterna­tivos que as­piran a consti­tuirse en el quinto poder. Y arreme­ter contra el quinto poder, donde también hay categorías, puede llegar a ser tan arriegado como atacar al cuarto, al ter­cero, al segundo o al primero. Lo estamos viendo...

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El quinto poder
20 ago 2004
Hablar y exigir acciones concretas y operativas a los que dicen gobernar...
Hablar sobre el cambio climático y la grave deforestación que padecemos...
Hablar sobre la tremenda degradación que padecemos en todos los medios de comunicación, incluso en el presente...
Hablar, reflexionar y comprometerse en iniciativas desde el respeto y desde la aceptación de nuestras limitaciones como personas y como ciudadanos...
Una tarea compleja, pero no imposible, a pesar de las enormes perturbaciones y trastornos que causan los provocadores e intoxicadores expertos, los ya famosos hijos de la sombra, que han logrado bombardear y destruir numreosos proyectos de comunicación, información alternativa...

Pero algunos llevamos mucho, muchísimo tiempo en activo y sabemos bien como actuar en situaciones de crisis, evitando caer en las sucias y obscenas trampas que algunos indeseables siembran en nuestro devenir, en nuestro periplo vital.
Sindicat Terrassa