Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
La práctica del alambique
06 ago 2004
LA HIPOCRESÃ?A CONSISTE EN LA FALSA MURALLA DE SIGNIFICADO QUE LEVANTAN LOS LIBERTARIOS ENTRE LOS CONCEPTOS POLÃ?TICOS DE âCOORDINARâ? Y âDIRIGIR.â?
Carlos LI me escribió un e-mail en el cual me expresó en forma muy cálida su discrepancia con mi texto âUn debate instructivo y una implicación crucial.â? Le agradezco sinceramente su mensaje.

En estas líneas comentaré sobre los siguientes tres puntos de su pensamiento que me parece que van al corazón del asunto:

(1) âno creemos en las jerarquías. Creemos que es necesario avanzar en un terreno común y en conjunto, pero el hecho de que unos cuantos decidan el camino de muchos nos parece ofensivo.â?

(2) âCreemos en la coordinación y cooperación, no en la dirección.â?

(3) âNo entiendo a que te refieres con hipocresía (1. f. Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan. ver Rae), pues efectivamente para muchos de nosotras Castro es, en el fondo, un dictador.â?

------->

Querido compañero Carlos LI:
Gracias por tus ideas; son valiosas y tienen la gran cualidad de invitarme para ir al grano.

Si nos atenemos a los diccionarios convencionales, âCoordinarâ? significa âOrdenar o reunir esfuerzos tendentes a un objetivo determinado,â? y âDirigirâ? se refiere a â?Encaminar o enderezar hacia cierto punto.â? Los libertarios, según tu texto, optan por la âCoordinación,â? y los revolucionarios, presumiblemente por la âDirección,â? pero como podemos ver, la diferencia no es más que una escaramuza de semántica.

La hipocresía â â?Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentanâ? â consiste en la falsa muralla de significado que levantan los libertarios entre los conceptos políticos de âCOORDINARâ? y âDIRIGIR.â? Y por lo tanto, la separación Castro-Pueblo no es más que una táctica política que transforma la solidaridad internacional con Cuba en un sentimiento mutilado ante la totalidad del fenomeno sociopolítico que vive la revolución cubana en medio de la podredumbre del mundo.

El otro conceptito valioso, âCooperar,â? significa âObrar juntamente con otras personas para el buen éxito de alguna empresa.â? Y la instancia âcoordinadoraâ? o âdirectoraâ? de esta empresa (sea socialismo, anarquismo, o capitalismo) siempre tendrá la función de âordenarâ? o âdirigirâ? las acciones de todos los âcooperantesâ? hacia un mismo objetivo. De lo contrario, el MLC no tendría ninguna necesidad de ser âuna red de colectivos ⦠que intenta una coordinación más efectivaâ? de sus actividades. La agencia gringa internacional de ayuda y desarrollo, USAID, también apela al famoso conceptito de âcooperaciónâ? de los gobiernos para imponer sus versiones de lo que entiende por âprogresoâ? y âdesarrolloâ? en el mundo.

Sin embargo, cuando Cuba, en un acto también de cooperación, y especialmente de humanismo, ha enviado miles de vacunas y médicos profesionales a los países pobres de la tierra para ayudarles a curar las enfermedades de sus ciudadanos, o miles de maestros para combatir el analfabetismo, la llamada âComunidad Internacionalâ? nunca ha movido un dedo para intentar entender la naturaleza del concepto de âcooperaciónâ? del dirigente cubano y su pueblo.

Así que, es una ausencia de nobleza querer ignorar una realidad en la que existen los que ordenan y los ordenados, los dirigentes y los dirigidos, y los coordinadores y los coordinados. Otra cosa, por supuesto, es que nuestro deseo nos diga que la realidad no debería de ser así. Pero éso es otra cosa. El punto es que no podemos ocultar una realidad que existe a todos los niveles societales de la vida. ¿Por qué crees que el website de Indymedia de Madrid por ejemplo le asigna puntos en una escala del 1 al 10 a los textos que tú contribuyes? Sencillamente porque ellos, al igual que tú y yo, no pueden escapar también las jerarquías subjetivas de âdirecciónâ? y âcoordinaciónâ? del âcaos,â? aunque digan misa. No importa cuál sean sus criterios. Lo que importa es que te prestes al juego del colectivo coordinador de la escala porque presumiblemente no hay un hecho âofensivoâ? en que âunos cuántos decidan el camino de muchos.â? O en el más pésimo de los casos, que el colectivo te cause un trastorno psíquico con su punteo porque desgraciadamente todavía no te conoces a ti mismo(a).

Yo respeto tu opinión de que no te gusten las autoridades y las jerarquías. Está bien, y lo comparto. Pero es una ironía de la vida que al mismo tiempo seamos esclavos de ese fenómeno subjetivo que yo llamo la práctica del alambique, y que no tiene nada que envidiarle a las jerarquías.

--Wilfredo Gutiérrez.
----------/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: La práctica del alambique
07 ago 2004
bla, bla, bla, ba, ba, b, , ..., que aburrimiento, cuanta palabrería
¡Madura hombre!
07 ago 2004
âMierdaâ? es posiblemente lo que, aunque no te lo deseo, sustituye tu masa gris. Y si es así, te disculpo que no puedas tener un sentido de decencia para responder a las cosas que no te gustan. ¿Con esa actitud, cómo quieres construir lazos de confianza, solidaridad y cooperación con otras personas que tienen respeto por tu lucha?
¡Madura hombre! ¡Crece!
Sindicat