Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
Pensar en una época de putrefacción
30 jul 2004
Vivimos en una época de decadencia de todo lo que creíamos, incluso lo que supuestamente iba a superar al mundo caduco está caducando.
Todo aunque no lo veamos, está cantando a la putrefacción general, incluso las anodinas noticias (¿o propaganda?) económica.
1bomba.jpg
3bomba.jpg
666.jpg
vivimos en la época del ocaso de la verdad, un acontecimiento menos evidente que una catástrofe nuclear o la recesión económica, pero de alcances más hondos e inquietantes. Y Kierkegaard nos incomoda porque nos devuelve la terrible presencia de la verdad.
Justo a nosotros, que cada mañana tenemos que aprender con amargura que todo es verdadero hasta cierto punto y nada es en el fondo verdadero y que en ello no hay nada terrible...
No se me escapa que estos pensamientos tienen una connotación política. Por alguna razón, la verdad ha sido abandonada por los progresistas. El progresismo se siente hoy mucho más cómodo sin la verdad, con verdades hasta cierto punto, con la verdad como una ficción útil, como una especie de error necesario para la vida.
Estas ideas, con las que el progresismo hoy simpatiza, provienen de Nietzsche, de una cierta lectura de Nietzsche: la que llamaríamos el Nietzsche simpático, quien vendría a completar un proceso iniciado por el Humanismo, hace 300 años.
La era moderna nació como un proceso de creciente independencia: ya no depender de la tradición, ya no depender de los padres, ya no depender de la fe, ni de los límites naturales, ni del destino ... ¿ni de la muerte? El gesto más propio del hombre moderno es el de liberarse de esas sujeciones. Este gesto tiene que conducir en algún momento a liberarse de la verdad. Y así por fin el hombre se libera del yugo más pesado.
¿No es esto lo que estábamos buscando desde hace tanto? ¿No es así la libertad, el ya no depender de mandatos absolutos, el ya no depender de otra cosa más que de nosotros mismos? ¿Para qué nos serviría la verdad si constituye un obstáculo para nuestra autoafirmación?
Tradición, padres, fe, destino, muerte, verdad, obediencia...
Cuando el progresista escucha estas palabras se sobresalta. En ellas presienten el fantasma del fascismo o, según una terminología muy en boga en nuestros días, del fundamentalismo. La soga en la casa del ahorcado.
Hay que comprender lo que el progresismo ha llegado a ser en estos siglos y, por sobre todo, en las últimas décadas, para advertir que esta categoría de límites tan aparentemente difusos se constituye en algo más que una posición política, más que una profesión de fe en la ciencia y en la técnica, más que la disposición psicológica a proyectar la vida en un futuro siempre aplazado, más que la actitud económica del burgués emprendedor. El progresismo es todo eso junto porque es otra cosa: una posición metafísica, un modo de ser en el mundo. Esta posición metafísica del hombre moderno es la que organiza y da sentido a sus valores, sus reflejos, su ideología, sus deseos, su trabajo y su ocio, sus deberes y su credo. Por eso ciertas palabras irritan su piel, por eso se asusta ante la posibilidad de rozar estas cuestiones con el pensamiento.
Hay que comprender hasta qué punto el progresismo ya no demarca una posición política, ya que todos son progresistas, desde los líderes de la OTAN hasta los curas de la villa, desde Cavallo hasta Soledad Silveyra.
---------------------------
Por cierto, y sin que venga a cuento, qué caro anda el petróleo últimamente, ¿no? ;-)
Mira també:
http://es.groups.yahoo.com/group/petrocalipsis/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Pensar en una época de putrefacción
30 jul 2004
El progresismo se ha liberado del yugo de la verdad y eso paradojicamente nos ha acercado a los fundamentalismos. La otra paradoja és que el progresismo no és un progreso real de nada sino una constante estafa, la disposición psicológica a proyectar la vida en un futuro siempre aplazado..

Me gusta todo esto, pero no dejan de ser palabras medio llenas en medio de un jarro medio vacio (o a la inversa).

A veces me cansa el malabarismo conceptual, me pregunto ¿para que sirve?

..Quizás mejor hacer juegos de sombras chinescas .

Bona nit
Re: Pensar en una época de putrefacción
03 ago 2004
El progresismo ha llenado la tierra de cemento, autopistas y presas. Espacios urbanos muertos y ardientes esperando ser destruidos por su propia insostenibilidad. Rios de barro destruyen cada año
construcciones mal diseñadas, tornados húmedos rompen diques y metáforas insostenibles.

El estrecho, con sus pateras y los derrames de petroleo;
el mar rojo con sus desigualdades y su tráfico marítimo; Oriente Medio con su enorme pozo de destrucción son solo aperitivos de lo que vendrá si no cambiamos el mundo; ahora mismo, no hay tiempo que perder.

Mientras tanto los monos pensantes nos creemos que estamos progresando: "la civilización, occidente y la tecnologia nos hacen progresar". Es la mentira del siglo XX, de la mentira del desarrollo infinito y la destrucción permanente. Es la era nuclear de Hiroshima y las montañas de los dioses.

La serpiente de metal sigue en acecho. El mar está revuelto y las nubes presagian dias de destrucción. Nada, corre, vuela!! la entropia te persigue homo, envuelta en papel de celofán.

Cuidate.
Recuerda los circulos de la tortuga boba. El Mediterraneo lleva mucho tiempo ardiendo. Tu silencio te delata.
Colera camping CNT