Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: globalització neoliberal : laboral
Alemania: Plutón avanza sus primeros trancos
26 jul 2004
Santiago del Estero, 27 de julio de 2004
- En un artículo difundido por la agencia latinoamericana ALAI y publicado por el periódico Rebelión (www.rebelion.org) en noviembre de 2003, opinábamos que: "Cuando Plutón impera, pues, lo efectúa en base al secuestro de la hija más preciada de las naciones; sus proyectos de desarrollo equilibrado: su soberanía. Así, cuando Mercado fija los sanguinolentos ojos en un país, este se verá obligado a soportar la pobreza entre sus habitantes, la destrucción de su sistema ecológico, la mercantilización de su cultura social." Analizando la "Agenda 2010" pactada hacia octubre en Neuhardenberg, veíamos aproximarse un horizonte sombrío para la hasta ahora próspera Alemania. Lamentablemente estos vaticinios comienzan a cumplirse, con la brutal reducción sobre los derechos de los trabajadores anunciadas hoy por las mayores empresas en conjunto con el gobierno alemán.
huelalemania.jpg
"Acuerdos" bajo chantaje

La discusión entre el sindicato alemán IG Metall y Siemens se saldó con un acuerdo entre las dos partes, por el que la empresa "garantiza" (por ahora) la continuidad de los 2.000 empleos amenazados en el estado de Renania del Norte-Westfalia (NRW). La empresa amenazó con el traslado de las factorías de Bocholt y Kamp-Lintfort a Hungría, donde los costos laborales son menores.
Tras largas protestas de los sindicatos, el consorcio aseguró la permanencia de las fábricas en Alemania a condición de reducir los costos de producción. Los sindicatos aceptaron las 40 horas semanales, frente a las 35 vigentes hasta ahora, sin un aumento de sueldo compensatorio. Además, la empresa redujo las bonificaciones por vacaciones y el aguinaldo de Navidad, sustituidas por una prima determinada en función del rendimiento.
Por otra parte, en Daimler Chrysler se llegó a un acuerdo que permitirá a la empresa ahorrar 500 millones de euros anuales. El programa acordado para rebajar el costo del trabajo "tendrá un carácter modélico para Alemania", según el jefe de DaimlerChrysler, Jürgen Schrempp: sin lugar a dudas, también otras empresas querrán ahora exigir a sus empleados que trabajen más horas y renuncien al correspondiente aumento de sueldo.
"Encantado se mostró igualmente el Ministerio de Economía", anuncia el periódico oficial Deutsche Welle hoy "cuyo portavoz calificó el acuerdo de positivo para Daimler Chrysler y también para el país". Por cierto, el gobierno debe sentirse complacido con este primer triunfo del ajuste neoliberal sobre Alemania: "Quien no se reforma a sí mismo es reformado por la fuerza", había repetido el canciller Gerhard Schröder, hace más de un año. De acuerdo a su "Agenda 2010", pactada entre los tres partidos políticos más importantes, los alemanes deberán irse acostumbrando de a poco a medida que terminarán para siempre con su cultura del bienestar, en caso de que lleguen a ser aplicadas.

Protesta obrera

La oposición hasta ahora brilla por su ausencia. Las burocracias sindicales "tuvieron que rendirse a la evidencia de que lo principal para sus afiliados es garantizar el puesto de trabajo" según los medios alemanes. Es que las cúpulas sindicales alemanes tienen un nivel que hoy los acerca más a los gerentes que a los trabajadores de las empresas que dicen defender. Así, este primer pacto de binvenida al reinado del capitalismo salvaje en Alemania podría considerarse como un acuerdo entre pares.
Mientras tanto más de 15.000 trabajadores de la factoría Mercedes de Sindelfinden se sumaron al paro contra los planes de recorte de gastos de DaimlerChrysler y las presiones de los consorcios a sus plantillas. La protesta provocó que la planta más grande del grupo en el país dejase de producir unos 1.000 vehículos. Además de los trabajadores de Sindelfinden, 3.000 empleados más apoyaron las protestas en la factoría de Untertürkheim, siguiendo la tónica de movilizaciones organizadas por las trabajadores ante los planes de la patronal.
Los obreros organizaron paros contra la compañía por su intención de recortar gastos, bajo la amenaza de suprimir unos 6.000 de los 30.000 puestos de Sindelfinden y desplazar parte de su producción a lugares de costes más bajos como Bremen y Sudáfrica.

La vida sólo para los ricos

Sin tomar en cuenta que los salarios gerenciales rondan los 5.000.000 de euros anuales, contra un promedio de 25.000 euros anuales promedio para un obrero alemán, el presidente de la Federación de la Industria Alemana, Michael Rogowski, declaró: "No es pedir demasiado a los alemanes que en lugar de seis tengan cinco semanas de vacaciones pagadas".
En declaraciones publicadas por el periódico "Neue Osnabrücker Zeitung", el máximo representante de la industria alemana, critica que Alemania sea líder mundial, pero "en cuanto a las vacaciones se refiere". Una situación que provoca, según Rogowski, problemas a muchas empresas que tienen dificultades para cubrir los puestos de trabajo durante este tiempo.
Rogowski critica que no bastando que los costos laborales en Alemania sean mucho más altos que en otros países -como Sudáfrica o Hungría-, es también en donde más días de vacaciones se tiene. Las declaraciones de Rogowski coinciden con las propuestas lanzadas en días pasados por representantes de la patronal y expertos económicos a favor de una flexibilización de la jornada laboral y de la ampliación la semana laboral de las actuales entre 38 y 40 horas a 42 o, incluso, 50.
Los tecnócratas gubernamentales y los políticos oficialistas dicen que "no se puede continuar con el modelo distributivo actual". Según ellos, el Estado carece de fondos suficientes, ha descendido aún más la tasa de nacimientos y la desocupación crece como un hongo a lo largo y lo ancho de la nación. ¿Qué se proponen, pues? En primer término, "reducir las prestaciones sociales en general, por un lado para ahorrarle costos al Estado pero, por otro, también para disminuir los aportes sociales y con ello abaratar la mano de obra" (1)
Como un mecanismo de relojería, pues, el aparato oficial se ha puesto en marcha, para asestar a la población de Alemania lo que será probablemente el más duro golpe económico luego de 1945, cuando le impusieron control extranjero sobre sus finanzas. Este plan, que viene preparándose sigilosamente desde hace más de 10 años, consiste básicamente en el mismo aplicado durante los 90 en la Argentina. Con la única diferencia que aquí se lo introdujo sin anestesia. Cuáles son sus presupuestos fundamentales:
1) Flexibilización laboral.
2) Privatización de los Servicios Públicos (incluyendo la Previsión Social, la Educación y la Salud).
3) Subsidio estatal y privilegios impositivos para los grandes capitalistas.

El dios Mercado

Expertos en el mercado laboral opinan que la prolongación de la jornada laboral en determinados sectores de la industria se podría extrapolar pronto a todo el sector metalúrgico. "Si un gran consorcio como Siemens consiguió el acuerdo, la medida puede marcar la pauta para otras empresas", destacó Harmen Lehment, experto del Instituto de Economía Mundial de Kiel.
Estas medidas "fundamentales para el proyecto «Agenda 2010», disminuirán la calidad de vida de millones de alemanes y afianzarán en su crecimiento, en cambio, las inmensas ganancias lucrativas de las multinacionales y sus gerentes internos. Sólo la fusión del seguro de desempleo con la asistencia social perjudicará a más de un millón de personas. Este engendro burocrático, justificado en el descenso de la natalidad -lo cual "afecta el mecanismo redistributivo entre generaciones"-, dejará prácticamente en manos privadas las prestaciones sociales y el sistema de salud. Esto significa que progresivamente los propios trabajadores deberán costear su obra social, su asistencia médica, los medicamentos y todos los servicios sanitarios. También su propia jubilación, aunque ello signifique reducir su nivel de vida presente. ¿Y los desocupados? Pues bien, no tendrán cobertura, ni sanitaria ni social. Es decir: o tienes dinero, o te mueres. Así de simple.
Desde el gobierno se ha enunciado claramente que "el Estado debe ser sustituido gradualmente por el Mercado".
El 15 de noviembre de 2003, desde esta misma columna decíamos: "...Plutón vuelve ahora su mirada ígnea hacia Alemania. El aparente retroceso de sus beneficios en el Tercer Mundo, debido a una creciente ola de resistencia popular, le obliga a buscar nuevas víctimas entre sus propios hijos.
[...] Así, cuando Mercado fija sus sanguinolentos ojos en un país, este se verá obligado a soportar la pobreza entre sus habitantes, la destrucción de su sistema ecológico, la mercantilización de su cultura social." Nos hubiese gustado equivocarnos. Pero la demoledora avanzada de Siemes y Daimler Chrysler sobre los derechos de los trabajadores alemanes, no da la razón contundementemente, sólo 8 meses después. ¿Les queda algún camino para escapar a la creciente destrucción de su standard de vida a los alemanes? Pues sí. Aprovechar la experiencia del Tercer Mundo, y lanzarse a la lucha callejera, ya.

This work is in the public domain

Comentaris

capitalismo es miseria
26 jul 2004
capitalismo es hambre

capitalismo es extorsion

capitalismo es guerra

capitalismo es vacas locas

capitalismo es demencia

(salute)
Sindicat