Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: criminalització i repressió
Represión, ayer y hoy.
18 jul 2004
Trascripción (aproximada) de una de las tres intervenciones que se hicieron ayer sábado 17 de julio en el Centre Civic de Sants, en el acto "La represión ayer y hoy", organizado por la Plataforma per un 12 d'Octubre en llibertat y la FELLA (Fundació d'Estudis Llibertaris i Anarcosindicalistas).
Sobre las otras dos intervenciones, a cargo de Dolors Marín y Luís Andrés Edo, no dispongo de las trascripciones, pero sería importante resaltar algunas de sus interesantes aportaciones.

En primer lugar, Luís Andrés Edo abordó diferentes cuestiones, pero hizo énfasis en el desconocido papel y carácter formador que tuvieron los comités pro-presos, que desde él más absoluto anonimato, llevaron a cabo una labor política formativa, a la vez que revolucionaria; ideando con las más increíbles estrategias, mecanismos para conseguir sacar de una u otra manera a compañer@s o personas afines de la prisión. Para ello se tuvo que dotar de toda una serie de infraestructuras clandestinas, que posteriormente fueron decisivas para las organizaciones. Toda esa experiencia y labor de los comités pro-presos, según Luís Andrés Edo, ha sido la gran olvidada a la hora de la recuperación de la memoria histórica, y de sus palabras desprendo, que, por su tradición de lucha anónima, estaban inspirados en un verdadero sentimiento popular y revolucionario.

Por su parte Dolors Marín, entre muchas otras cuestiones, expuso la importancia de l@s pres@s durante la contienda civil, ya que al ser liberad@s, much@s de ell@s pasaron a formar parte de la lucha antifascista a través del histórico batallón de la Columna de Hierro. Dolors, también destacó la preocupación de García Oliver al asumir sus funciones de gobierno en la República, para llevar a cabo gubernativamente, lo que a instancias populares ya se venía practicando, la desaparición de los antecedentes penales; así como su preocupación todavía no resuelta, sobre si los fascistas deberían ser objeto de encierro penitenciario o de reeducación. También abordó el aspecto más solidario de la población, tras la instauración del fascismo, a través de las "cuerdas de presos" y como en los traslados de los encarcelados por el régimen dictador, a su paso por los pueblos, las mujeres se ofrecían para darles alimento y lavarles las ropas, ya que eran muchas las personas que tenían algún familiar dentro de algunas de las tantas "cuerdas de presos" que se trasladaban por todo el estado.


LA REPRESIÓN AYER, HOY Y SIEMPRE
No sé si mi intervención estará a la altura de las expectativas y los deseos de las concurrentes, porque aquí y ahora, debería hablar sobre la represión hoy en día, pero creo que antes de entrar de lleno en esta cuestión, debería de empezar diciendo que sería importante hacer una reflexión personal sobre lo que dicha represión mueve en nosotras, ya sea esta represión contra nosotras mismas, ya sea contra las personas con las que tenemos una relación próxima, ya sea contra las que nos mueven afectos e incluso contra las que, a pesar de la distancia, nos despiertan simpatías o sentimientos de solidaridad.
Por eso, preferiría no centrarme exclusívamente demasiado en algo excesívamente concreto como la situación penitenciaria; creo que cada cual a nivel personal puede aportar su testimonio, bien por propia experiencia, o bien por la experiencia directa de la represión en su entorno, o incluso por la incorporación, tanto intelectual como emocional, del conocimiento de otras experiencias represivas. Por ello pienso que habría que tener como una visión más global de la represión que nos toca a todas y esta no es la del estado español, sino la del orden político-económico-social único, de los estados unidos de ee.uu.ropa. En base a esto, quisiera hacer cierto paralelismo entre las nuevas medidas políticas penales aplicadas en países de la comunidad ee.uu.ropea, que tienden a homogenizar las formas represivas para una mayor efectividad del control, de la criminalización de comportamientos y del castigo de estos. Y para ello voy a exponer brevemente tres hechos: la extradición a Italia de Cesare Battisti, la reciente puesta en libertad de Joëlle Aubron y el motín de Quatre Camins.
Cesare Battisti, como miembro del grupo Proletarios Armados por el Comunismo, fue condenado en Italia a dos cadenas perpétuas como autor directo de dos asesinatos, así como cómplice en otros dos más, cometidos a finales de los setenta en la época conocida en Italia como "los años de plomo". Con la colaboración de compañeros de su grupo del exterior, Battisti consiguió fugarse de la prisión en la que lo mantenían encerrado en el 81, y tras pasar por México, a comienzo de los noventa se instala en Francia acogiéndose al derecho de asilo que ofreció Miterrand, en el 85, para todas aquellas personas que renunciaran a la violencia. Actualmente Battisti, que estaba perfectamente integrado en la sociedad francesa, alcanzando relevancia pública como un reconocido escritor, se encuentra en prisión tras la solicitud de extradición de un patético gobierno italiano, cuyo presidente, Berlusconi, burla una y otra vez a la justicia; y pese al clamor y rechazo que su extradición ha provocado en ciertos sectores intelectuales y políticos de la izquierda, el gobierno francés no quiere ni tan siquiera reconocer, que Battisti fue condenado sin tener oportunidad para defenderse.
La extradición de Battisti, obedece a un viejo resentimiento e impulso genocida de una derecha, que ha conseguido imponer políticas propias tan reaccionarias como la del eurojust.

El siguiente hecho, si bien en principio pudiera despertar sentimientos para la alegría, debería de ser también analizado porque no es más que la constatación de ese impulso político genocida que ya había mencionado antes y que se ha instalado e institucionalizado en todos los gobiernos del capitalismo occidental, llamado democrático. Joëlle Aubron es una histórica activista del grupo francés Action Directe, que ha pasado 17 años en prisión y que recientemente fue puesta en libertad,... para pasar los últimos meses de su vida.
Joëlle, fue condenada a perpetuidad junto a cuatro compañeros y compañeras más que todavía siguen en prisión (Jann Marc Rouillán de 51años, Nathalie Menigon de 47años, Georges Cipriani de 53 años y Regis Schleicher de 42 años), por los asesinatos en el 85 del general y Director de las relaciones internacionales del Ministerio de Defensa, René Audran; y del presidente de la Renault Georges Besse, en el 86. Joëlle salió en libertad, al poder acogerse a la reforma que en el 2002 promovió el ministro socialista de sanidad Bernard Kouchner, que permite excarcelar a los enfermos en fase terminal. Este supuesto beneficio penitenciario, se pudo conseguir tras una larga lucha legal y social y por la grave enfermedad que padece Joëlle, cáncer con metástasis cerebral, y porque además se ponía en evidencia el selectivo agravio comparativo que el estado francés venía aplicando al haber concedido este beneficio, con anterioridad, a un colaboracionista nazi de amargo recuerdo, Maurice Papon, y al corrupto empresario de la Elf Loïk Le Floc-Prigent. Todos los presos y presas de Action Directe, se encuentran en grave estado de salud. Régis, marido de Joëlle, lleva más de 21 años encarcelado y es después de Auguste Blanqui, el preso político que más tiempo ha pasado en una prisión francesa. Jann Marc Rouillan con más de 17 años en prisión, padece un cáncer de pulmón y recientemente ha sido sometido a una nueva dispersión y aislamiento, con la excusa de que preparaba un intento de fuga con otros presos. La situación de Nathalie Menigon, también con 17 años de prisión, no es menos grave. Con varios intentos de suicidio, padece una depresión profunda, además de una hemiplejia que la mantiene parcialmente paralizada. Por último, Georges Cipriani, con otros 17 años de encierro, ha sido varias veces hospitalizado en centros psiquiátricos. Todos ellos y ellas, han sido sometidos a un tratamiento de excepción con la aplicación sistemática de auténticos programas de destrucción. Al salir de prisión, Joëlle no podía disimular su grave estado de deterioro físico y las secuelas de la enfermedad, y con mucha fatiga, apenas pudo reivindicar la libertad de sus compañeros y compañeras y su determinación de seguir luchando para vencer a la enfermedad, antes de considerar la libertad.

Para concluir, constatar una vez más los sucesos y excesos ocurridos antes y después del motín de Quatre Camins, para reafirmar una vez más el recorrido de ese impulso genocida del poder, con sus políticas no escritas de uniformización. No voy a abundar demasiado en los hechos que seguramente son bien conocidos por todas, tanto a través de sus versiones manipuladas por las instituciones y por las emitidas por los medios de contrainformación, sino en lo que ha supuesto una agresión a un perfecto funcionario de esa institución penitenciaria (o de cualquier otra institución). Todo enfrentamiento o agresión contra cualquier convencido esbirro directo del poder, desata una orgía de violencia represiva física o psicológica, sin parangón. La tortura, los abusos, malos tratos en prisión o en las comisarías han sido denunciadas una y mil veces, sin resultado efectivo alguno, porque esa forma represiva de venganza del poder, es un mal endémico instalado en los pilares del sistema para refuerzar y consolidar nuestra sociedad capitalista con el exterminio de voluntades y/o de personas y con la garantizada impunidad para los verdugos. Hace unos pocos meses, (mayo 2004) la muerte de un policía en unos juzgados del Prat de Llobregat, desató un estado de excepción en el barrio de Sant Cosme de tal magnitud, que tuvo que ser ignorado por los medios de manipulación de la prensa que, mientras tanto, nos mantenía en vilo con el poder negociador y de persuasión de esa misma policía, en un atraco con rehenes en Madrid. Todo un barrio bajo la imposición marcial de un estado policial y sometidos a las amenazas, humillaciones, intimidaciones constantes a cada 100 metros y durante varios días hasta que, tras un soplo delator, se consiguió la detención del supuesto autor de la muerte del policía. Represión que se extiende en unos estadios más sutiles y subliminales, con los controles, seguimientos y detenciones de personas que en sus barrios o ciudades llevan a cabo actividades que cuestionan este infecto orden (Madrid, Valencia, Euzkadi, Viladecans, Terrassa, Besós, Gracia, Sants, Torá,...). Montajes, pruebas falsas para encausar y encarcelar a personas que consideran potencialmente peligrosas, como lo sucedido a Xose Tarrío, que tras 17 años de prisión, apenas pudo mantener su libertad cuatro meses, y que actualmente vuelve a estar entre rejas, condenado por dos atracos que no cometió y en unas condiciones de salud muy graves que le mantienen paralizadas unas partes del cuerpo y que son derivadas de sus anteriores años de encierro y del posterior maltrato policial en su última detención. Todo esto y muchas otras cuestiones y situaciones que están en la mente de todas, entra dentro de esta lógica de la represión de hoy, que no es ni más ni menos intensa y devastadora que la de cualquier otra época, pero que es la que nos toca vivir y pienso que sería necesario idear instrumentos, personales y colectivos, que nos fortalezcan ante toda esta intimidación. Para el sistema, el tiempo no cuenta en sus ansias de venganza y si no acabamos con este orden y este estado de cosas, siempre encontrará un tiempo, un momento y un lugar para nuestra aniquilación.

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

Sindicat