Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: globalització neoliberal
Barbarie o globalización - II
17 jul 2004
La crisis de los imperios a través de una interpretación ecológica y social
Segunda Parte

7. Expansión de Occidente

Los primeros reinos europeos que se convertirían en potencias imperiales serían España y Portugal. Pero ambos sucumbirían muy pronto ante el pujante desarrollo de otra potencia: Inglaterra. Esta concentró y desarrolló al máximo la utilización del recurso clave creado por los bárbaros, la técnica. Debido a su cercanía y admiración por las tradiciones romanas, los ibéricos habían ido desechando paulatinamente este recurso. Los ingleses, en cambio, férreamente limitados por su realidad geográfica, iban a desarrollar al máximo su aprovechamiento.
Inglaterra era hacia el siglo XVII una isla densamente poblada, que habían convertido en un organizado sistema de producción alimentaria. Se habían esforzado por desarrollar al máximo la agricultura, la industria y el comercio, para satisfacer las demandas de una población creciente hasta la asfixia.
Este crecimiento poblacional abrumador obligó la reflexión de las clases dominantes, que obtuvieron respuesta a sus preocupaciones en la exportación masiva de ingleses a otros territorios. En A Plain Pathwy to Plantations (publicado en 1624) Richard Eburne escribió:
"En verdad, es algo casi increible de relatar, e intolerable de contemplar, cuán grande es, en cada localidad y ciudad, sí, en cada parroquia y aldea, el número de personas que, por falta de sitios cómodos donde habitar, levantan casuchas junto a la carretera y meten las cabezas en todos los rincones. Esto provoca sobrecarga y abatimiento en los vecindarios invadidos al presente, y acarreará desorganización y conflictos en la comarca entera en un futuro muy próximo de continuar su tendencia si no se afronta el problema. Esto último podría hacerse ventajosamente desde el gobierno, si tales personas fuesen trasladadas hacia otras regiones externas, donde podrían incrementar notablemente sus propiedades y aliviar y despoblar las nuestras al mismo tiempo."
Los hombres más influyentes de Inglaterra aprobaron esta solución y la convirtieron en política de estado. A partir de entonces comenzó la exportación de ingleses hacia otras tierras. Para posibilitar ello debían conquistarlas y lo hicieron. Mediante la ocupación de América los ingleses pudieron garantizar, entonces, la continuidad de su civilización. Las contradicciones entre clases que había comenzado a preocuparlos hacia 1600 encontrarían pues, en las colonias, una válvula de escape excepcional.
Las tierras de América fueron codiciadas y ocupadas por otros europeos en expansión. Franceses y holandeses habían emprendido más o menos simultáneamente la conquista. Entonces los colonizadores ingleses debieron ocuparse también de consolidar un espacio adecuado para el desarrollo de su nicho particular. La técnica aplicada exitosamente en Inglaterra para maximizar la productividad fue exportada intacta al nuevo mundo, lo cual produciría a mediano plazo réditos extraordinarios.
Dos siglos de crecimiento sostenido provocaron la independencia de los colonos norteamericanos, que se lanzaron entonces a la conquista soberana de todo aquel ancho territorio. Para ello debieron despojar completamente a los americanos originales, diversas comunidades aborígenes que fueron exterminadas por la combinación fatal de una civilización para ellos inextricable, con recursos bélicos de superioridad abrumadora. Simultáneamente los conquistadores fueron desembarazándose, también, de los demás ocupantes europeos del territorio que ambicionaban. En 1803 compran a Napoleón I, por 15 millones de dólares, el territorio de la Luisiana. En 1819 logran que España les venda Texas. En 1867, bajo intensa presión de los Estados Unidos, Rusia cede Alaska. El hegemonismo económico y militar de los ambiciosos anglosajones se perfilaba de un modo evidente. La expansión territorial se consolidaría con el despojo a México de más de mitad de su territorio original (1), y el asentamiento de sus pretensiones a través de la instalación de bases militares en Cuba y Puerto Rico.
El imperio fundado por los norteamericanos ha sido sin lugar a dudas el más poderoso y afortunado de toda la historia, hasta hoy. Conocedores de técnicas adecuadas para extraer a la naturaleza el máximo de beneficios posibles, contaron además con inmensas extensiones de tierras, que pudieron usurpar prácticamente sin esfuerzo, debido a la disponibilidad de un ejército altamente preparado para la guerra de conquista.

(1) El 24 de marzo de 1846, una fuerza militar estadounidense al mando del general Taylor cruzó el río Nueces y avanzó por territorio mexicano. Era el comienzo de uno de los mayores latrocinios de la historia, que culminaría dos años después con la anexión de Texas, Nuevo México y California. 1.350.000 kilómetros cuadrados de tierra feraz, prácticamente sin explotar, donde "poco antes" los estadounidenses habían descubierto "por casualidad" los mayores yacimientos de oro de todo el Norte de América.


8. Cima y decadencia

El imperio norteamericano llevaría un ritmo creciente a lo largo de todo el siglo XIX y la primera mitad del XX. Tiempos de prosperidad y optimismo, parecía que todo lo que se propusieran les resultaría posible. Participando con astucia en las dos guerras mundiales, a las que ingresaron cuando el enemigo ya estaba desgastado, lograron convertirse en los garantes de Europa y los árbitros del mundo. Desde entonces ubicaron a la cola de sus proyectos a sus aliados europeos y todavía más a las naciones vencidas, Alemania y Japón. Estados Unidos se convirtió entonces en el país más rico y avanzado del mundo, el lugar donde cualquier persona con un poco de ambición y voluntad podía llegar a ser feliz, según su extendida propaganda subliminal.
Pero no todos los recursos necesarios para seguir ampliando el confort norteamericano podían alcanzarse con técnica o astucia. Pronto el crecimiento demográfico provocaría en los estadounidenses esta sensación de apiñamiento que se les ha hecho familiar hoy.
A finales de la Segunda Guerra Mundial se comenzaban a sentir tales síntomas, que fueron enfrentados con una inteligente política por parte de las clases dominantes. Se le llamó "New Deal". Un flujo de capitales sin precedentes se volcaría entonces para mejorar la performance tecnológica de todas las empresas estadounidenses, lo cual produjo una disponibilidad de recursos extraordinaria, renovando las esperanzas de prosperidad ilimitada. Hacia 1970 se habían agotado los recursos para este intento: su talón de aquiles no tardó en aparecer. Se llamaba -se llama- "recursos energéticos". O, más específicamente, "petróleo".
El bienestar de Occidente se construyó sobre el requisito de la energía barata. Todas las civilizaciones anteriores usaron energía cara, por lo general mano de obra humana complementada con algo de trabajo animal. La energía es poder para efectuar el trabajo. Resulta imprescindible para la construcción de un nicho humano amplio y civilizado.
La incapacidad para descubrir fuentes de energía alternativa condujeron al estancamiento del Imperio Romano. Dependían de esclavos para fabricar y trasladar cosas, así como para prestar servicios imprescindibles en una sociedad altamente civilizada. Esto exigía que un altísimo porcentaje de la población estuviera condenada a ser siempre pobre. Este elevado costo de la energía provocaba, además, un índice de productividad industrial extremadamente bajo. Hasta el punto de resultar insuficiente, al convertirse las ciudades en verdaderos hormigueros humanos, con crecientes demandas de suministros variados. Los negocios romanos difícilmente podían permitir la acumulación suficiente para generar un gran capitalismo. Tales ingresos, proporcionalmente modestos, significaban coeficientes impositivos restringidos. Lo cual traía como consecuencia gobiernos con bajos presupuestos, estancamiento en la tecnología militar y desmoronamiento progresivo de la inmensa estructura, montada durante las conquistas. Una civilización pobre en energía, es incapaz de solventar los costos de una burocracia grande y compleja, abasteciendo, además, a una población creciente. Tarde o temprano tiene que entrar en crisis, y para intentar una salida puede empezar a dar golpes desesperados.
Los bárbaros que derribaron a Roma contaban, a poco de iniciar su proceso civilizatorio, con una base tecnológica considerable. Una vez establecida la Revolución Industrial, esta civilización descubrió que las Américas podían absorber los habitantes que sobraban. La multiplicación sin límites de la población europea, a la vez que despojaba de sus espacios vitales a otras sociedades menos tecnificadas, consistituiría pronto la base sobre la que se consolidaría el exitoso modelo occidental de desarrollo. Habiendo descubierto cómo utilizar el carbón fósil y el petróleo, para hacer el trabajo que en civilizaciones anteriores hacían los esclavos, multiplicando su efectividad en millones, sentaron las bases para la acumulación de riquezas nunca conocidas. Fue este botín de energía fósil lo que permitió a Occidente llegar casi a la eliminación de la pobreza en sus territorios, pese a una población en constante crecimiento. Una gran parte de sus ciudadanos se volvieron ricos, acostumbrándose a vivir en un nicho muy amplio y confortable, provisto por las nuevas tecnologías. Si uno compara el nivel de confort disponible para un obrero francés del siglo XX, con el de un señor feudal de diez siglo atrás, puede calibrar la magnitud del progreso económico obtenido. Pero todo esto -desde el teléfono hasta la calefacción, pasando por los alimentos- ha sido posible gracias a la disponibilidad de un gran caudal de energía barata.
El ascenso de los bárbaros occidentales dependió esencialmente de su capacidad para producir alimentos económicos. En tiempos del feudalismo, el bajo costo dependía de nuevas técnicas agrícolas, relacionadas con especies vegetales nuevas y rotación de los cultivos. Esto era suficiente para poblaciones moderadas, pero no hubiese alcanzado jamás para las inmensas concentraciones urbanas que se fueron desarrollando. Luego se obtendría el gran excedente alimentario proviniente de las colonias americanas, lo cual contribuyó de un modo importante a la concentración de los habitantes europeos en las ciudades, su creciente especialización técnica y una elevación en su nivel de vida.
El gran hallazgo, que originaría la posibilidad de producir alimentos en gran escala, sería la aplicación de la energía barata a la explotación agropecuaria. Tractores, cosechadoras, sembradoras, y sobre todo los fertilizantes químicos, redujeron los costos de la producción alimentaria, incrementando simultáneamente la provisión total. El bajo costo de los alimentos, pues, pasó a depender por completo del caudal de energía barata que se pondría al servicio de Occidente. El desarrollo trajo una nueva agricultura, sobre un sostén químico, dependiente absolutamente de la energía barata, obtenida principalmente del petróleo.
¿Hasta qué punto dependen los países industrializados del petróleo y sus derivados? Esta pregunta puede responderse señalando todo lo que se fabrica en base a los hidrocarburos: aceite para calefacción, grasas, ceras, asfaltos; además, aeronaves, automóviles, embarcaciones, pegamentos, resinas plásticas, pintura, ropa de poliéster, zapatillas deportivas, juguetes, tintes, aspirinas, desodorantes, maquillajes, discos, computadoras, televisores, teléfonos. Cada día, millones de personas usan gran parte de los más de cuatro mil artículos o productos derivados del petróleo que han puesto su signo en la vida contemporánea.
La ingeniería ecológica que permitió elaborar las variedades alimentarias contemporáneas puede sostenerse, únicamente, si no se interrumpe el gran flujo de energía barata utilizada hasta hoy.
Esto es, como se sabe, absolutamente imposible. El botín de combustible fósil sobre el que se construyó la prosperidad de los países industriales está llegando ya a su final. Cerca de la mitad del petróleo fue consumido ya por Occidente. Los mejores yacimientos carboníferos están agotados. Mientras tanto, poblaciones muy numerosas se han acostumbrado a la corriente eléctrica, los automóviles, los alimentos híbridos, el confort tecnológico, en fin, todos elementos para cuya producción o sostenimiento se requieren índices elevadísimos de combustibles fósiles. Pero a la exorbitante absorción de energía de Occidente se suman con velocidad creciente los requerimientos de inmensas masas poblacionales del Tercer Mundo, como las de China, América Latina o La India, arribando un poco tarde pero no por ello con menos apetencias al nicho occidental.
De tal modo, el mundo se está quedando ya sin disponibilidad de energía barata, tendencia que no hará otra cosa que acentuarse más y más. Los precios del petróleo alcanzarán en un corto plazo niveles que resultarán inalcanzables. Salvo que se domine los últimos yacimientos y se los administre despóticamente, para favorecer solamente a las naciones dominadoras.
Junto a esta elevación en los costos energéticos viene el encarecimiento, también, de los alimentos y el costo de la vida en las franjas civilizadas. Aún las especies vegetales híbridas serán cada vez más caras, impidiendo incluso que puedan disponer de ellas los países pobres. Y al mismo ritmo en que se vayan abandonando los cultivos de estas especies se producirá un alza creciente de los precios en el mercado, multiplicando la pobreza en el mundo entero.
Ante este panorama, la humanidad tiene al parecer únicamente dos caminos posibles. Uno es reducir y redistribuir sus potenciales energéticos, llevándolos a niveles admisibles, mientras emprende con decisión la sustitución de recursos. O cae bajo el control de los países más ricos y mejor armados, que establecerán áreas de prosperidad temporaria, junto a suburbios cada vez más pauperizados y carentes de toda tecnología.

9. Guerra nuclear

Desde el comienzo de la utilización masiva de dos inventos chinos -la imprenta y la pólvora- (1) llevadas a su máximo desarrollo en Occidente, ninguna nación imperialista ha podido conservar ventajas técnicas el tiempo suficiente como para asegurarse una conquista. Los alemanes, con Hitler a la cabeza, estuvieron a punto de lograrlo por última vez. Pero ni siquiera con su fulminante blitzkrieg, lograron evitar que sus enemigos aprendieran sus métodos y encontraran otra solución militar, en un tiempo suficientemente breve como para derrotarlos.
Mas la invención de bombas nucleares, volando hacia sus objetivos en cohetes teledirigidos, ha cambiado sustancialmente las condiciones de la guerra. Este potencial terrible permite destruir a distancia y sistemáticamente la resistencia militar de un país, incluyendo a su población. Por cruel que parezca, esto puede resultar una ventaja adicional para el conquistador (los imperios pocas veces se detuvieron por consideraciones morales en su historia). Una victoria veloz, un territorio con poca gente habitándolo: tales fueron los objetivos ideales de toda conquista militar imperialista, siempre.
El ataque nuclear liberaría, pues, a los conquistadores del engorroso problema de dar ubicación u ocuparse del status social de los derrotados. Sólo habría que desembarazarse de sus cadáveres. Ahora bien, podríamos preguntarnos si es apetecible, para un país agresor, la ocupación de un país impregnado radioactividad. Los estrategas ya contestaron esta inquisición, luego de un análisis concienzudo de la realidad. Y su respuesta es "sí".
Una vez que el país elegido como víctima fuera convertido en un cementerio radioactivo, es posible aprovechar la mayor parte de su territorio en un lapso de sólo veinte años. Este periodo resulta pequeño, si consideramos los periodos de tiempo normales en que suele desarrollarse cualquier proceso histórico. Comprobaciones empíricas han demostrado que veinte años después de haber sido bombardeada masivamente con armas nucleares, la tierra recupera su fauna y su flora prácticamente con la misma vitalidad previa a su destrucción. Los estrategas han señalado incluso que, si los atacantes apuntaran exclusivamente a las ciudades, para eliminar a la población, los campos de cultivo podrían ser utilizados casi inmediatamente después de terminado el exterminio de ciudadanos enemigos.
Ahora bien, si el objetivo es el dominio de fuentes de energía, como el petróleo, el carbón o el gas, una buena parte del país conquistado podría utilizarse de inmediato. La riqueza subterránea permanecería intacta, luego de cualquier ataque nuclear, por intenso que este fuese. Y difícilmente alguien se interesaría por enfrentarse con un país que exhibiese tamaña capacidad de destrucción.
Razón por la cual una blitzkrieg nuclear ha venido a significar hoy el camino más conveniente para las potencias con capacidad para efectuarla. Máxime teniendo en cuenta que el problema principal que aflige a dichas potencias, hoy, es el agotamiento a muy corto plazo de sus reservas energéticas estratégicas. Y el peligro que representa para ellas la multiplicación de la demanda de energía en los incipientes sistemas tecnificados de las ciudades tercermundistas.

(1) ...en 751... a orillas del río Chu... salieron vencedores los árabes[...] Entre los prisioneros chinos [...] había algunos que conocían el secreto de la fabricación del papel (técnica descubierta en China al menos seiscientos cincuenta años antes). [...]...la manufactura del papel se extendió a Samarkanda y a Bagdad, desde allí pasó a Damasco, El Cairo y Marruecos y posteriormente entraría en Europa a través de Italia y España. (Historia Universal. Tomo 2. "El mundo medieval". John A. Garraty y Peter Gay, de la Universidad de Columbia, EE.UU. Bruguera, España, 1981.
[...]...en 919, los chinos descubrieron la pólvora. (Isaac Asimov. Cronología del mundo. Ariel Ciencia. Colombia, 1991.


10. Los bárbaros contemporáneos

El año 2.000 encontró a la humanidad embarcada dentro de un proceso en el cual pueden señalarse tres características nítidamente destacadas:
1)La inmensa acumulación de riqueza en las clases dominantes de los países civilizados, contrastando con la creciente pauperización de sectores cada vez mayores de la población mundial.
2)El crecimiento inusitado de las comunicaciones, creando una sensación de simultaneidad para todos los sucesos ocurridos en cualquier lugar del planeta.
3)El desarrollo acelerado de una nueva oleada revolucionaria mundial, conocida de un modo generalizador como "el movimiento antiglobalización".
Estas tres características sobresalientes de la realidad actual interactúan, generando sucesos que van contrastándose continuamente, en un proceso que puede explicarse en sus elementos centrales bajo el cristal de la lucha de clases. Mientras las burguesías de los países centrales y sus subordinadas tratan de mantener o acrecentar el nicho de prosperidad ilegítima que les da cobijo, los proletariados de todo el mundo combaten con diferentes métodos para recuperar, en algunos casos ampliar el espacio que por derecho les corresponde.
En el proceso arrollador de dominación imperialista, que culminó en el siglo XX, las revoluciones socialistas ocurridas en Rusia, China, Corea, Cuba y Vietnam fueron avanzadas de la civilización futura, llamada a sustituir a un régimen social inferior con otro más perfecto. Pero semejantes a los intentos de Arminio o los partos, cuando el imperio romano estaba aún en pleno ascenso, fueron neutralizadas en algunos casos, o en el caso de los países otrora integrantes de la Unión Soviética, llevadas prácticamente a un estado de hibernación impotente.
No es el caso de Cuba, que con su revolución triunfante e intacta, pese a los furiosos embates de que ha sido objeto en los últimos cuarenta años, se ha convertido en el principal ejemplo para los nuevos movimientos revolucionarios. Consideramos que es una pieza clave en el ordenamiento y desarrollo de las potencias subterráneas que bullen hoy a lo largo y lo ancho de la Tierra, buscando por diferentes medios derribar al gigante opresor del imperialismo capitalista. A diferencia de países como Libia o Egipto, que en su momento ejercieron cierta resistencia capaz de poner en aprietos transitorios a la potencia imperial y sus aliados, Cuba posee características particulares, las cuales permiten colocarla en condiciones de liderar futuros movimientoss revolucionarios mundiales. Las principales son:
a)Una infraestructura económica autosuficiente, capaz de resistir con modestos recursos a cualquier asedio energético.
b)Un conocimiento y manejo de las tecnologías de un nivel potencialmente superior al de todas las naciones contemporáneas.
c) Una identidad cultural y educación política sin fisuras, con proyectos políticos claramente determinados y en renovación permanente.
Los nuevos bárbaros que amenazan al Occidente imperialista provienen hoy de numerosísimos ángulos y presentan características extraordinariamente variadas. Tanto los guerrilleros de Al Qaeda, el Hizbollah, la resistencia iraquí, los fedayines de Irán, los combatientes marxistas leinistas del ELN colombiano o las FARC, el Zapatismo mexicano, como la intifada en Palestina, los piqueteros en la Argentina, los activistas por la paz en Europa y Estados Unidos, junto a los innumerables movimientos étnicos, ecologistas, de género o de clase, incluyendo numerosos sindicatos aún fieles a los trabajadores agremiados, comparten, aunque fuese en diferentes grados y con matices, un objetivo común: impedir el predominio del imperialismo capitalista.
El periodo actual es de grandes enfrentamientos, entonces, entre dos grandes corrientes mundiales: el capitalismo salvaje, coordinado por el gobierno de los Estados Unidos y la creciente oleada antiglobalizadora, cuyo referente principal está hoy -y lo estará, posiblemente, cada vez más- referenciada por Cuba.

11. El capitalismo en crisis

De acuerdo al diario Wall Street Journal -como se sabe un fiel exponente de los intereses empresarios estadounidenses- Estados Unidos había entrado en recesión durante junio de 2001. Es decir, cinco meses antes de lo indicado por Bush, quien señaló esta como una consecuencia de los atentados del 11 de septiembre y la "guerra iniciada por el terrorismo". Hay evidencias de que el sistema capitalista norteamericano se venía debatiendo desde unos tres años atrás en situaciones ingobernables. ¿Es descabellado pensar, entonces, en los atentados del 11 de septiembre de 2001, considerados como una oportunidad para salir de la crisis por un capitalismo desesperado? (En el momento de los atentados) "El actual ocupante de la Casa Blanca (enfrentaba) una debacle financiera, un escándalo por la fuga de Carlos Lehder, el fundador del cartel de Medellín, de una prisión de Florida, y un soborno a la Suprema Corte de Justicia con dinero del mencionado cartel, dinero que fue canalizado a través de Jebb Bush (hermano de George Walker) y Hugh Rotham (hermano de Hillary Clinton)", dijo Tom De Venice, escritor de discursos políticos para varios dirigentes norteamericanos de la oposición.
Michael Ruppert, ex miembro de la División antinarcóticos de la policía de Los Angeles, agrega sospechas. Citando a "Stratfor" la prestigiosa revista militar y de inteligencia, se pregunta: "¿Es posible que las explosiones secundarias en el WTC hayan sido causadas por cargas explosivas puestas en los edificios antes de los ataques?" Ello sería explicable si nos atenemos a las afirmaciones difundidas por Sherman H. Skolnick, fundador del "Comité para Sanear las Cortes" y anfitrión del programa televisivo "Broadsides" de Chicago. El destacado personaje afirma que la inteligencias de Francia e Israel corroboraron reportes, recibidos de otras fuentes, indicando que "colaboradores de ex miembros de la inteligencia de Irak habían permanecido varias semanas dentro del World Trade Center, sin que la seguridad del edificio mostrara sorpresa alguna".
Skolnick y De Venice coinciden en que al terminar la Guerra del Golfo en 1991, George Herbert Walker Bush se trajo a los Estados Unidos más de 4,000 soldados iraquíes, muchos de ellos del
servicio de inteligencia de Saddam Hussein. Unos 500 viven en Nebraska y otros dos mil y sus familias residen en Oklahoma.
Por su parte De Venice asegura que "ex miembros del ejército iraquí y de la inteligencia alemana asistieron a los piratas en la introducción de armas en los aviones secuestrados".
Desde su radicación en los Estados Unidos, dicen, "esos ex militares iraquíes han sido usados primero por Bush (padre) luego por Bill Clinton y ahora por George Walker Bush".
Skolnik avanza aún más al afirmar que Bush, "Clinton y Oliver North, trabajaron juntos en el negocio del narcotráfico de la CIA en los estados del sur, especialmente en Mina, Arkansas".
El policía Ruppert apunta además que el violento incidente del World Trade Center "ocurrió sólo días antes de que las economías mundial y nacional se sacudieran con la explosión de la monstruosa burbuja de derivativos de más de treinta trillones de dólares (en la bolsa de valores) orquestada por JP Morgan y Chase. Y el escándalo que el nueve de octubre provocaría la noticia proveniente de una Corte de Distrito de Boston, donde el Gold Anti-trust Committee está haciendo una demanda por manipulación del precio del oro, en la que están involucrados el Departamento del Tesoro y Goldman Sachs".
Otros autores se han unido a la tesis de un autoatentado, que arrojaría múltiples beneficios para el gobierno estadounidense y sus representados, los grandes bancos y capitales multinacionales. Ciertamente los hechos fueron muy funcionales con los intereses del capitalismo mundial pues, a saber:
1) Proveen de una excelente excusa para apropiarse de la estratégica región afgana, paso obligado para el inmenso oleoducto cuya concreción se disputan desde hace años numerosos intereses internacionales. Esta obra permitiría un negocio fenomenal, el cual consiste en la provisión exclusiva de gas y petróleo a toda Europa y a Rusia. Las empresas a las cuales asesora Bush padre y el actual vicepresidente de los Estados Unidos, es la principal interesada en esta construcción y ya ha dado pasos importantes al iniciarla.
2) Permiten blanquear una situación de crisis generalizada en el capitalismo mundial, declarada ya mucho antes de los sucesos del 11 de septiembre, descargando su recomposición sobre las espaldas de los países más pobres y sus castigados habitantes. En tal sentido avanzan las afirmaciones de los funcionarios del Banco Mundial y el FMI, diciendo que "la guerra contra el terrorismo tendrá como consecuencia inevitable un aumento de la pobreza en el mundo".
3) Esta novedosa circunstancia económica representa además una inmejorable oportunidad para canalizar de una manera legal una inmensa acumulación de capitales en negro, mantenidos hasta ahora por los grandes bancos internacionales al amparo de "paraísos fiscales". El City Bank y otros de su magnitud, suficientemente señalados como lavadores de dinero, pueden ahora introducir sus activos ilegales en Estados Unidos convirtiéndolos en un flujo necesario para la reactivación de los sectores dañados.
4) A raíz de los atentados del 11 de septiembre, los Estados Unidos y sus aliados pueden expandir su poderío militar en casi todos los países del mundo donde haya algún tipo de insurgencia. Con el pretexto de "perseguir terroristas" el imperialismo tiene una "justificación" suficiente para atacar países o comunidades opuestas a sus proyectos, hasta donde le sea posible (que es mucho).
5) La reducción drástica de las libertades individuales y los derechos humanos que impulsa hacia el mundo la reforzada política derechista de Bush, intenta controlar de una manera estricta al incipiente pero ya poderoso movimiento pacífico de la antiglobalización. Este era un grave problema para los dominadores del mundo, ya que les era imposible evitar sus embates sin chocar groseramente con "sus propios principios", como quedó claramente demostrado en las manifestaciones de Génova y el asesinato policial que allí ocurrió.
Hay otras numerosas conveniencias colaterales que esta situación trajo para el capitalismo (no es la menor la extraordinaria revalorización que proporciona a las industrias armamentísticas y energéticas, entre otras), mas en honor a la brevedad y sencillez nos conformaremos con estas. Todas ellas constituyen razones poderosísimas para creer que pudo haber una trama siniestra originada en el propio seno de sus beneficiarios, con el objeto de proporcionar la excusa imprescindible: los atentados.
Por otra parte, aunque confluyendo con estas hipótesis, está la necesidad estrátegica de los Estados Unidos de controlar el petróleo del mundo. A esta altura de los acontecimientos es lícito decir que los atentados de Nueva York y Washington podrían formar parte de una guerra que parece no ser otra cosa que un enfrentamiento intercorporativo financiero y económico global. El 18 de septiembre de 2001 -siete días después de los atentados- el diario La Nación de Buenos Aires señalaba en una nota lo siguiente: "[...] Las autoridades financieras alemanas, japonesas y norteamericanas confirmaron que investigan una serie de extrañas operaciones bursátiles concretadas días antes de los ataques que conmocionaron al mundo.[...] La voz de alarma fue dada en Frankfurt, donde los operadores recordaron con sospecha la caída en hasta el 15 % del valor de las acciones de Munich-Re, la compañía aseguradora más grande del mundo, la semana anterior a la tragedia. [...] Uno de los datos que más intrigan a las autoridades es que la reaseguradora suiza Swiss Re y la francesa Axa también hayan experimentado bruscas caídas en las jornadas previas a los atentados. Esto es algo rarísimo, ya que su sector es lo que se considera un "título defensivo", es decir que suele mantenerse firme cuando los mercados entran en un período de baja."
Los montos totales de seguros a pagar como consecuencia de los ataques a los Torres Gemelas, una vez resuelto el juicio que se entabló, podrían llegar a los 71.000 millones de dólares, lo que significaría un verdadero crash para el sector. Por consiguiente, cualquier inversor en papeles del rubro seguros hubiese querido retirarse antes de los ataques del 11 de septiembre, y si las acciones de las aseguradoras y de las reaseguradoras más grandes cayeron, como dice La Nación, en un 15 por ciento como promedio, ello sólo pudo ser posible si alguna fuente calificada avisó con tiempo suficiente, para poner a los inversores en conocimiento de que algo catastrófico estaba por suceder. Y esas filtraciones de información solamente pueden tener lugar en los escritorios más importantes del mercado bursátil internacional, es decir entre las grandes agencias especializadas y entre los grandes bancos de inversión, los mismos que manejan la suerte de las economías de los países subdesarrollados, eufemísticamente llamados mercados emergentes.
Mientras las acciones de las aseguradoras bajaban "inexplicablemente", las de las petroleras trepaban en la misma proporción, y siguieron trepando a una semana de los atentados. En ese mismo sentido cabe recordar que a los pocos minutos de ser golpeadas la Torres Gemelas, el precio del barril de crudo llegaba a un precio impensable veinticuatro horas antes: 30 dólares por unidad. A la vez que recomendaban vender papeles del sector seguros, los mismos agentes bursátiles y los bancos de inversión sugerían comprar acciones del sector petrolero. Cuando los informantes desde Wall Street anunciaron el lunes 17 que la bolsa de Nueva York reabría con la peor caída de su historia, estaba mintiendo en realidad, pues cayeron únicamente las acciones de los sectores que no pertenecían a la economía del complejo industrial-militar de los Estados Unidos. En el resto de las grandes bolsas del mundo sucedió algo parecido; repuntaron los papeles de las empresas directa o indirectamente vinculadas al negocio de la guerra. Llegaríamos así a una conclusión aterradora: los salvajes atentados del 11 de septiembre último pudieron haber sido sólo simples aunque macabras operaciones de los mercados financieros y bursátiles internacionales.

12. Barbarie y resistencia global

Se abre un panorama acelerado y complejo, donde casi todas las cosas pueden ser mañana mismo algo muy distinto de lo que estamos percibiendo hoy. Ese torbellino es impulsado a veces por el capitalismo salvaje, que ambiciona emerger de sus crisis y eliminar a sus contrinctante por medio de audaces movimientos, a veces convulsivos.
Aún antes de los atentados en Estados Unidos y su posterior campaña bélica, el escenario de la guerra se extendió al ciberespacio donde, sin ejércitos ni armas, se libran cada día cientos de batallas electrónicas. Mientras Bush ordena la vigilancia en la red, cientos de hackers asedian las principales páginas web de su gobierno. En esta confrontación virtual los antiimperialistas atacan con virus los sistemas de defensa de Estados Unidos y Gran Bretaña, en tanto que policías cibernéticos y neonazis realizan su cruzada contra los musulmanes bloqueando páginas web árabes e islámicas. Un tercer frente, menos espectacular pero no por ellos menos efectivo, está constituido por los ciberactivistas que se oponen a las guerras estadounidenses. Semejantes a los desnudos jinetes partos que enfrentaban sólo con arcos y flechas al Imperio Romano, los hackers (especialistas en informática) utilizan sus computadoras para combatir a las grandes corporaciones financieras o a los gobiernos más poderosos del mundo. Estos guerreros virtuales no necesitan armas ni tener dinero para convertirse en una "potencia" del ciberespacio, sólo su conocimiento en sistemas de información.
La actividad de los hackers es tan vieja como Internet. La mayoría de ellos forman una comunidad relacionada con otros movimientos sociales. Por ejemplo, ante la guerra en Afganistán, los partidarios de la paz utilizan la comunicación electrónica para coordinar acciones y circular miles de cartas y manifiestos dirigidos a gobiernos, políticos y organizaciones de todo el mundo para difundir su mensaje humanista.
De la misma manera, gobiernos, servicios de inteligencia, empresas y grupos terroristas o racistas la utilizan para difundir sus ideas, conocer los secretos de sus enemigos y atacar sus flancos débiles. Todos ellos han ampliado su capacidad y velocidad de respuesta con la utilización de tecnología de punta. Al depender de la red, la mayor parte de los servicios vitales del mundo se han vuelto más vulnerables. Así las comunicaciones, centro de la economía y la seguridad mundiales, se han convertido en un objetivo militar.
De esta manera, el ciberespacio es el teatro de operaciones donde se libran algunas de las batallas militares y de inteligencia más importantes del mundo moderno, tanto en la guerra de propaganda como en el bloqueo de los sistemas de información y defensa de algunos países. Basta ver cómo los bombardeos estadounidenses en Afganistán tenían como primer objetivo inutilizar el sistema de comunicaciones del régimen talibán.
En contraste, si un pequeño grupo de personas penetra las computadoras que controlan la red podrían cortar la electricidad e intervenir los principales servicios de una ciudad causando el caos.
Pero la red ha sido utilizada por los grupos antiglobalización y revolucionarios de un modo más comunitario y constructivo. Muchas de las más grandes movilizaciones, así como la organización del Foro Social Mundial, tuvieron su apoyo en comunicaciones organizativas por medio de Internet.
Comunidades indígenas, organizaciones pacifistas, comunidades informativas como Indymedia, basadas en la participación libre a través de internet, sindicatos clasistas, movimientos políticos progresistas, grupos religiosos, junto a países opuestos a la globalización, constituyen hoy el frente de los nuevos bárbaros que amenazan la perduración del imperialismo contemporáneo. Es necesario que así sea. Pues la permanencia de un sistema corrupto sólo puede continuar derramando sobre la humanidad desdichas y violencia.
Una nueva sociedad mundial, basada en la redistribución de recursos, el pacifismo y la tolerancia, así como en la educación universal y un progreso tecnológico racional y sustentable, será posible sólo después del triunfo de estos nuevos bárbaros que ha suscitado la actual globalización.

Autonomía, Santiago del Estero, Argentina, 18 de febrero de 2004.

Dirección del autor:

julio-h ARROBA riseup.net
Calle Luis Pinto 694
Autonomía - 4200
Santiago del Estero
Argentina
Tel. 54 385 439 0793

Fuentes consultadas y bibliografía

Historia Universal. John A. Garraty y Peter Gay, de la Universidad de Columbia, EE.UU. Bruguera, España, 1981.
Víctor M. Sonego. Las dos argentinas. Ediciones Don Bosco, Argentina, 1983.
Mariscal Montgomery. Historia del Arte de la Guerra. Traducción de Juan García Puente. Editorial Aguilar. España, 1969.
Isaac Asimov. Cronología del mundo. Ariel Ciencia. Colombia, 1991.
Jurgen Kuczynzki. Breve historia de la economía. Editorial Cartago, México, 1984.
Marta H. Cavilliotti. Yrigoyen. La causa contra el régimen. Centro Editor de América Latina, Argentina, 1968.
Diego Barros Arana - Raúl Larra. Historia de América. 3 tomos. Ediciones �nfora, Argentina, 1973.

This work is in the public domain

Comentaris

Socialismo ateo o barbarie
19 jul 2004
La "antiglobalizáción" que propone la Iglesia Católica Romana Vaticana y sus espurios "ecumenismo", léase Susan Georges y otros farsantes, NO SIRVE: la alternativa política a construir es el socialismo ateo que recupera la lucha por los derechos de los trabajadores y ponga la religión-farsa en su sitio: las Iglesias atentan contra los derechos humanos al pretender entrar en las conciencias personales: ¡ su doctrina social es una mentira y una herramienta para la esclavitud ! Hay que arrancarles de sus manos genocidas la educación y la dogmatizáción.
Sindicat