Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Gener»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: criminalització i repressió
en torno a Oihane
15 jul 2004
autor: Antonio �lvarez Solís/Deia | data:12/07/2004

Esa muerte no es cualquier muerte. Hay en ella perfiles que gritan cosas muy serias. Ante todo la más fácil de abordar porque es de carácter jurídico-penitenciario. Las cárceles siguen siendo lugares concebidos para la desesperación. Tal como funcionan, añaden una pena informe y a trasmano de la impuesta por los jueces. Una pena, por tanto, espuria, abusiva, escandalosa. Una pena que alguien dicta desde una conciencia en que arraigan la ira, la venganza o el desprecio. Una pena sin código; simple fruta áspera de reglamento. Dicen que Oihane se suicidó. Admitámoslo así. En este caso la añadida pena penitenciaria fue de muerte. ¿Por qué callan los jueces? Reclamen esa competencia. Lo penitenciario no puede constituir un reino normativo ajeno al tribunal que dicta la pena; ha de estar integrado plenamente en lo jurisdiccional. No debe ser lo penitenciario aquel brazo secular al que los cínicos jueces de la Inquisición entregaban sus penados a fin de no manchar de sangre los caros y morados guantes. Se ha denunciado muchas veces que lo penitenciario mata. Y mata al margen de los jueces, con muerte puramente administrativa.
Luego está otra cara moral en esa muerte. Oihane muere lejos de su patria. Desde el siglo XVIII los penalistas más conspicuos tienen por triste y elemental pena añadida el sumado dolor de la ausencia al dolor de la sentencia. No hay nadie que haya hecho tanto daño a la sociedad, si esa hubiera sido su intención, como para convertir a la sociedad en un monstruo vengativo. La venganza que supone la acumulada condena a lejanía revela profundidades negras del alma. No se diga que ese alejamiento facilita el control de los presos, porque en cualquier cárcel se puede controlar todo. Hay algo muy peligroso en quien ordena ese alejamiento: su impotencia para enfrentar la realidad que encarna el preso. Una impotencia que hace jirones la ley

---------------------------------
Article recollit a l'avant-online
Mira també:
http://www.pcc.es
http://www.pcc.es/cjc

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more