Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sense clasificar
Sabotatge contra UGT-Presons a Barcelona
07 jul 2004
Estamos hartxs de aguantar los lloriqueos de esta gentuza!
Los izquierdosos de la Generalitat se lavan las manos admitiendo la existencia de torturas tras el motin de Quatre Camins y los carceleros de CCOO y UGT se rasgan las vestiduras ante sus amos...
Nos cansamos de ser simples espectadorxs de esta farsa asi que la noche del martes 6 bloqueamos las cerraduras de la sede de UGT y CCOO en Barcelona y dejamos unas cuantas pintadas en las puertas, la fachada y en las calles adyacentes. "UGT-PRESONS TORTURADORES A SUELDO" "LIBERTAD PRESXS (A)" i "MIQUEL PUEYO ASSASS�" son algunas de las frases que se podían leer en la zona.

Debemos actuar al margen del Estado y sus mecanismos. Exigir medidas punitivas contra los torturadores es una forma mas de adhesion a un sistema basado en la tortura cotidiana contra la población, contra lxs dominadxs.

Vuestro teatro democratico nos repugna. Paco Ortiz, Jose Antonio Cano... Sus muertes no constan en ningun informe oficial de ningun sindicato, gobierno o partido. Y ahora os estais cargando a Xosé Tarrío... Pero esta no nos quedaremos calladxs.


Os lo advertimos: Si Xose muere en prisión no nos limitaremos a llevar a cabo pequeños sabtojaes.

LLIBERTAT PRESOS I PRESES REBELS!
PRESXS ENM LLUITA, NOSALTRES TAMBÃ
XOSÃ TARRÃ?O LLIURE ARA!

Algunxs anarquistas cabreadxs

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Sabotatge contra UGT-Presons a Barcelona
07 jul 2004
Respeto mucho el comunicado anterior. Teneis razón.

Pero lo que no me parece muy inteligente es hacer amenazas en un espacio público como indymedia. Luego pasa lo que pasa.

La mejor adverténcia es la que no se da.

Abajo los muros.
Re: Sabotatge contra UGT-Presons a Barcelona
07 jul 2004
Els sociates passen de puntetes per sobre dels problemes reals... així son amics de tothom i mai sol.lucionen res...
Re: Sabotatge contra UGT-Presons a Barcelona
07 jul 2004
Y qué!! como siempre o es que esperas que lo sociolistos del PSC-PSOE o alguien solucione tus problemas??.

O los solucionas tu y tus compas o nadie lo hará!!

www.esfazil.com/kaos
Re: Sabotatge contra UGT-Presons a Barcelona
08 jul 2004
Us pujo algunes notícies que expliquen segons la premsa oficial (ull) i d'altres mitjans algunes de les tortures de quatre camins, les reaccions d'UGT i la Generalitat, etc. Cada dia més raons per denunciar-los.

LA CRISI PENITENCIÃRIA // LAS CONSEQÃÃNCIES DEL CONFLICTE DE L'ABRIL. El Periodico. 7 juliol 2004

Destituït per pegar als presos el cap mèdic de Quatre Camins

⢠Diversos reclusos van dir que el facultatiu va ser una de les persones que els van agredir després del motí
⢠Justícia confirma el cessament i diu que "per ara" és l'únic treballador apartat de les seves funcions


BARCELONA

Ha rodat el primer cap. La Conselleria de Justícia ha destituït el subdirector mèdic de la presó de Quatre Camins després que diversos presos l'identifiquessin, en la seva declaració a la comissió d'investigació, com una de les persones que els van vexar i van pegar amb una porra després del motí del 30 d'abril.
Fonts oficials de la conselleria van confirmar ahir que "s'ha retirat la confiança en el subdirector mèdic després dels fets ocorreguts al centre penitenciari". El subdirector del centre, Manuel Tallón, va estar a punt de perdre la vida a mans d'un grup de reclusos.

CÃRREC DE LLIURE DESIGNACIÃ
El càrrec de subdirector mèdic, igual que tot l'equip directiu, és de lliure designació i, per tant, està subjecte a la confiança dels responsables de la conselleria, en aquest cas el titular del departament, Josep Maria Vallès, i el secretari de Serveis Penitenciaris, Albert Batlle. Las fonts oficials no van donar més detalls de la destitució i només van afegir que "de moment" és l'únic treballador de la presó de la Roca del Vallès que ha estat apartat.
El metge, Xavier Martínez, que havia ocupat el mateix càrrec a la presó de Ponent, a Lleida, no és funcionari, sinó interí. El reglament penitenciari permet que els càrrecs de lliure designació siguin ocupats per personal interí. Des de feia poc més d'un any havia estat traslladat a Quatre Camins.

INSULTS I COPS DE PORRA
Fonts penitenciàries van explicar que "fins a cinc presos" esmenten el subdirector mèdic de la presó com a autor de maltractaments. Un exemple és la declaració de dos dels reclusos en l'expedient d'informació reservada 11/2004 de la Conselleria de Justícia. Un dels presos va relatar a l'inspector: "Diversos funcionaris em van agredir i també hi havia el subdirector mèdic, a qui coneixia de quan era a Lleida, que va dir: '¿Aquest maricon també?', mentre em pegava amb la porra".
Al mateix expedient intern hi parla un altre pres presumptament maltractat després del motí: "Vaig poder reconèixer el subdirector mèdic que m'agredia amb la porra".
El mateix informe presentat dilluns passat pel conseller Vallès, que informa dels resultats de la investigació interna, assenyala que "els responsables de traslladar els interns des dels mòduls fins als furgons dels Mossos d'Esquadra van ser el subdirector mèdic i el subdirector de règim".
Altres fonts penitenciàries presents al motí van explicar que el metge destituït va ser el que va atendre, in extremis, el subdirector Manuel Tallón, ferit molt greu al cap per un objecte punxant.

Noticia publicada a la pàgina 030 de l'edició de Dimecres, 7 de juliol de 2004 de El Periódico - edició impresa Per veure la pàgina completa, descarregui l'arxiu en format PDF




La crisi penitenciària // ELS TESTIMONIS DE RECLUSOS AGREDITS
"Mentre un m'agafava per les orelles, els altres em pegaven"

⢠Un pres relata com va ser maltractat als tres dies del motí quan tenia el mono


BARCELONA

Esgarrifosos. Ãs el qualificatiu que millor s'ajusta als relats que van fer els presos que van denunciar tortures a l'inspector intern de la Generalitat, incorporades a l'expedient 11/2004. La inspecció interna va ser ordenada pel secretari de Serveis Penitenciaris, Albert Batlle.
El motí s'havia acabat. Un dels episodis més humiliants narrats per un reclús toxicòman es va produir, segons va declarar a l'inspector, quan ja havia passat tres dies a la presó Model, a la qual va ser traslladat. Allà, un grup de funcionaris, segons el seu relat, es van presentar a la cel.la i el van comminar a despullar-se perquè el volien registrar.
"Em van dir que em tragués la roba, però no va tenir temps perquè se'm van tirar a sobre i em van agredir", va declarar el pres, per afegir: "Com que estic malalt, perquè m'han tret la metadona i la medicació psicòtropa, em vaig fer les necessitats a sobre".

HUMILIACIÃ I RIALLES
"Els funcionaris em van donar uns calçotets i paper perquè em netegés", diu la declaració. I continua: "Es reien de mi i m'humiliaven". "Estant emmanillat em van portar a un altre lloc i mentre un m'agafava de les orelles tots els funcionaris em pegaven", va explicar en la seva declaració. El reclús va afegir: "Després va venir un metge i em va posar una injecció que em va deixar estabornit". "Jo estava passant el mono però sabia el que passava", va afegir a l'inspector. Després d'aquest episodi, el pres assegura que va estar quatre dies emmanillat al llit. "Van venir els funcionaris en diverses ocasions a pegar-me a la planta dels peus, l'esquena i tot el cos", va afegir.
"Vaig sortir amb els turmells inflamats, fins al punt que els mossos, quan em van venir a buscar per portar-me a Lleida, em van dir que s'havien acabat els abusos", va afegir.
"Aquest ja ve ben servit", van dir els agents, segons va relatar el pres.


Noticia publicada a la pàgina 031 de l'edició de Dimecres, 7 de juliol de 2004 de El Periódico - edició impresa






TESTIMONIO DE UN PRESO DE QUATRE CAMINS
Enviado por: Anonimx el Jueves, 06 de Mayo de 2004 - 03:10 CET. Desdedentro.

Un compañero preso en Quatre Camins, nos escribe estas líneas y nos pide que la difundamos... porque "los nervios están a flor de piel" y si las cosas no cambian "se puede liar más gorda"

[...]

En primer lugar te diré que lo del motín del MR-I viene a consecuencia de los abusos y palizas que se les está dando a los internos, nada más que por alzar la voz o pedir algún tipo de explicación por los cacheos a los familiares. Sobre lo que se comenta del paquete de droga no tiene fundamento.



Nosotros no entramos en esa polémica, la cuestión es que esa persona no hizo el vis a vis y al dirigirse a los funcionarios para que le dieran una explicación, entre cuatro lo apalearon y se lo llevaron en volandas sin ser un preso con protocolo, minutos después apareció el señor subdirector D. Manuel Tellon y en vez de intentar suavizar el ambiente creado, este señor se puso en plan pistolero y con mirada provocadora y despectiva hacia el resto de los internos, lo cual, con la tensión que en esos momentos existía, hizo que el patio se rebelara, ya que dicho señor es quien ordena que se lleven a cacheo para ponerlas en paños menores, con lo cual se humilla y coacciona a las familias, las cuales suelen superar los 60 años y es lógico que nosotros, los hijos, acabemos por explotar, y esto ha sido un aviso, ya que si siguen por el mismo método y no cambian de actitud, la próxima vez, que seguro volverá a pasar, va a ser peor y entonces pueden salir malparados no uno como esta vez, sino todos los que se pueda.
No tenemos ganas de que esto siga así, pero nos obligan, no nos dan otra opción, ya que como somos los presos más peligrosos, o eso dicen, iremos a por todas... y de los 40 internos que se han llevado, 30 no tuvieron nada que ver.

Solo pedimos que se cumpla con lo de las familias y dejen de humillarlos y coaccionarlos, con lo de que si no se dejan cachear o ir a placas (rayos-x) no les dejan vernos. También que se dejen de tomarnos el pelo y empiecen a dar lo que a la gente le corresponde sobre tratamientos y oportunidades.    



MOTÃ?N CONTRA LAS TORTURAS EN LA CÃ?RCEL DE QUATRE CAMINS
GARA 1-5-2004
BARCELONA
Un centenar de presos de la cárcel de Quatre Camins, en Barcelona, protagonizaron ayer un motín que duró varias horas y terminó entrada la noche con la vuelta pacífica a sus celdas y que se saldó con heridas graves al director del centro.
Poco antes de dar por finalizada su protesta, se pusieron en contacto a través de un teléfono móvil con la cadena Ser y justificaron su actitud por la existencia de «abusos de poder» e incluso casos de palizas. @En llamada a la radio, uno de los presos explicó que el motín comenzó porque «ha venido un preso de hacer un bis a bis y entre dos guardias le han pegado una paliza (...) Entonces, entre los demás nos hemos rebotado y ha salido herido el subdirector, bastante herido, y tenemos de rehén a otro guardia y se ha liado un motín, ni más ni menos», añadió, para denunciar «abuso de poder y torturas» por lo que «estamos reivindicando que nos traten como personas».
Durante la conversación el preso reclamó la presencia en la prisión de la consellera de Interior de la Generalitat, Montserrat Tura.
@Varias patrullas antidisturbios de los Mossos d'Esquadra entraron a última hora de ayer al interior del recinto penitenciario, armados con escopetas de pelotas.
Fuentes del Departamento de Justicia confirmaron esta incursión, pero matizaron que no entraron en los edificios situados en el interior del centro, y que no tuvo lugar ninguna carga.
Minutos después de la confirmación oficial de este amago de asalto, los presos daban volvían a sus celdas «pacíficamente».


La Vanguardia - 06/07/2004
JUSTICIA ENVIA AL FISCAL 26 CASOS DE MALTRATO A PRESOS TRAS EL MOTIN EN QUATRE CAMINS

El conseller indica que hay indicios de conductas irregulares sobre los presos que serían âla excepción y no la normaâ?
Quatre Camins sufre una problemática âgraveâ de bandas de tráfico de drogas, extorsiones y amenazas a presos    
   
SANTIAGO TARÃ?N
Barcelona

El motín registrado en la prisión de Quatre Camins el pasado 30 de abril tuvo un epílogo: 26 internos del centro sufrieron malos tratos, según revela un informe de la Conselleria de Justícia de la Generalitat. Esta penitenciaría tiene una problemática grave de tráfico de drogas en su interior, según constata otro informe del mismo departamento, que asegura que no existe una práctica generalizada de entrada de estupefacientes en las cárceles catalanas.

Ambos informes fueron presentados ayer por el conseller, Josep Maria Vallès, y el secretario de Serveis Penitenciaris, Albert Batlle. Para ambos se ha contado con un equipo formado por un miembro de la asesoría jurídica de la Generalitat, otro de la asesoría legal del departament y un funcionario de Interior. Sobre el expediente de malos tratos, ayer se entregó a la fiscalía, a fin de que se investigue si hay delito, mientras sigue la vía administrativa.

Según consta en la resolución, al concluir los incidentes del pasado 30 de abril se decididó trasladar a 56 internos del módulo 1; 40 de los cuales habían tenido alguna participación en los hechos. De ellos, según explicaron Vallès y Batlle, 26 presentaron posteriormente lesiones que eran incompatibles con los medios que habitualmente se usan para reducir a reclusos.

Es decir, que pudieron sufrir malos tratos. Se trata de contusiones, hematomas e incluso heridas incisas. El conseller aseguró que se trató de episodios que ocurrieron, todos, tras el motín, y especificó que no se sabe cuántos funcionarios pudieron estar implicados, aunque sí aseguró que se trata de sucesos aislados y no extensibles ni a todas las cárceles ni a todo el colectivo. Los trabajadores de la prisión aún no han sido citados a declarar.

En veinte de los casos, las lesiones se habrían producido aún en Quatre Camins, mientras que en seis los partes fueron realizados en los centros a donde fueron a parar los presos, que eran Ponent, la Modelo y Brians. De los trasladados a la prisión de Jóvenes, Tarragona y Girona consta que los reclusos fueron tratados correctamente.

Vallès expresó ayer que âhay indicios de conductas irregulares que no se ajustan a la conducta adecuada tanto en el uso de la fuerza como en el control del acceso de sustancias tóxicas a los centros penitenciariosâ?, si bien quiso apuntar que âno se trata de la norma, sino de la excepciónâ?. En el campo concreto de las drogas, el informe sobre la materia revela una cierta relajación en los mecanismos de control, aunque la situación no se califica de peligrosa excepto en Quatre Camins, donde se ha constatado, tal como avanzó en su día La Vanguardia, âla existencia de tramas mafiosas organizadas en el interior de la prisión, dedicadas al tráfico de drogas y que desarrollan una actividad de extorsión, presiones y amenazas sobre el resto de los internos, que ponen en peligro no solamente la seguridad e integridad de éstos sino también la del personal del centroâ?. En este sentido, se define la problemática como bastante grave.

El informe refiere que las principales vías de entrada de drogas son las comunicaciones especiales íntimas y familiares y los reingresos de internos en general, y se ha descartado que los funcionarios participen habitualmente en este comercio ilícito. De hecho, sólo se ha conocido el caso de un trabajador interino de la prisión de Tarragona y el texto lamenta que no se haya investigado más en profundidad ni por los servicios centrales de la conselleria, ni por el juzgado, ni por la policía autonómica ni por la fiscalía.

Por lo que se refiere al tipo de drogas decomisadas, predomina el hachís y después figuran los psicotropos, la cocaína y la heroína, sustancias que suponen el 93% de las intervenciones. Mientras las dos primeras se hallan en todos los centros, las dos últimas sólo son perceptibles en la Modelo, Ponent, Brians y Quatre Camins.

En cuanto a otras sustancias estupefacientes, como puede ser marihuana o metadona, los decomisos son bastante habituales en los centros penitenciarios, si bien las cantidades aprehendidas son muy pequeñas.


El Periódico - 06/07/2004
EL INFORME OFICIAL RATIFICA EL MALTRATO DE 26 PRESOS DE QUATRE CAMINS

⢠El 'conseller' Vallès reconoce que el uso de los "medios coercitivos" en el motín no fue adecuado
⢠Una comisión detecta "diversos casos" de funcionarios vinculados con la entrada de droga
MONTSE MARTÃ?NEZ
BARCELONA

Los funcionarios de las prisiones de Catalunya están en el punto de mira. La conselleria de Justícia los ha puesto en la picota al constatar, con los informes oficiales en la mano, indicios de malos tratos en 26 internos participantes en el motín de la prisión de Quatre Camins del pasado 30 de abril. La investigación también revela "diversos casos y ejemplos" de funcionarios implicados en la entrada de drogas en las cárceles.
El conseller de Justícia, Josep Maria Vallès, acompañado del responsable de prisiones, Albert Batlle, quiso quitar hierro ayer a lo que él mismo acababa de explicar al puntualizar que "no se trata de una práctica generalizada". El matiz no serenó, ni de lejos, a los representantes de los 3.000 funcionarios que realizan su trabajo en las 10 prisiones repartidas por la geografía catalana.

FUERZA EXCESIVA
El motín en Quatre Camins, donde el subdirector Manuel Tallón resultó herido muy grave, tuvo como trasfondo un problema de drogas ya que la dirección intentó deshacer una mafia que actuaba en el interior del centro. Vallès manifestó ayer que, en el caso de 26 internos trasladados de centro después del motín, "las lesiones no son del todo compatibles con una adecuada utilización de los medios coercitivos reglamentarios". O, lo que es lo mismo, en algunos casos el empleo de la fuerza por parte de los funcionarios contra los presos fue excesivo.
Esta conclusión, que se desprende de la investigación interna llevada a cabo por un inspector, está en la mesa del fiscal jefe, José María Mena. Sin embargo, con independencia de la vía penal, el conseller aseguró que las pesquisas administrativas siguen abiertas a efectos de identificar a los funcionarios implicados.
En referencia a la circulación de sustancias tóxicas en las prisiones, una comisión formada por un técnico, un abogado y un policía (todos ellos vinculados a la Generalitat) concluye que los principales canales de entrada son, por orden de más utilización, "las comunicaciones íntimas, las familiares, el regreso de internos de permiso, la correspondencia, los traslados de presos, los paquetes recibidos en la prisión, los lanzamientos desde el exterior de los muros del centro y la carga y descarga de mercancías y material de los talleres". Otra de las conclusiones es que dentro de las cárceles circulan todo tipo de drogas.

RELAJACIÃN DE CONTROLES
Además de los "diversos casos y ejemplos" de funcionarios implicados en la introducción de droga --sin más datos--, la comisión ha detectado un caso de introducción de droga de la mano de un "trabajador penitenciario". Los investigadores han constatado que se ha producido "una cierta relajación" de los controles a los internos que regresan de permiso.


Avui - 6 de juliol de 2004
La conselleria posa en mans de la fiscalia el resultat de la investigació, en què només s'ha parlat amb els reclusos

Justícia troba greus indicis de maltractaments a Quatre Camins
Un informe intern conclou que "alguns" dels 26 reclusos lesionats després del motí podrien haver sigut maltractats pels funcionaris
Jordi Panyella
BARCELONA
El departament de Justícia ha fet arribar a la fiscalia un informe intern en què detecta indicis de delicte en el tracte que alguns funcionaris de presons van donar a un grup de reclusos integrants del motí del passat 30 d'abril al centre penitenciari de Quatre Camins. El departament reconeix que almenys 26 d'aquests interns presenten un informe de lesions, però puntualitza que "en alguns casos aquestes lesions no són compatibles amb una adequada utilització dels mitjans coercitius reglamentaris".
D'aquesta manera, la investigació interna, que s'ha fet basant-se en la declaració exlusiva dels interns i els atestats mèdics, no concreta ni quants reclusos van ser presumptament apallissats durant el seu trasllat a altres presons, ni quants funcionaris tindrien responsabilitat en els fets. Al marge de les actuacions que pugui decidir ara el ministeri públic, Justícia continuarà amb la seva investigació interrogant els funcionaris.
En la presentació del document, el conseller Josep Maria Vallès va advertir que aquesta presumpta pràctica irregular "no és un fet generalitzat dintre el cos de funcionaris, sinó que són l'excepció que confirma la regla". Tot i la insistència de Vallès a parlar de "casos aïllats", els sindicats de funcionaris CCOO i UGT van reaccionar ahir iradament a l'informe acusant la conselleria de vulnerar la presumpció d'innocència pel fet de no haver contrastat les acusacions dels presos amb els treballadors. A associacions com Justícia i Pau els va faltar temps per convertir un indici en delicte i denunciar el fet "que un nombre tan elevat d'interns hagin estat agredits de forma injustificada".
Després del motí, la direcció de Quatre Camins va decidir traslladar a altres centres 56 interns. En acabar-se els incidents, els reclusos van tornar a la cel·la i, en anar a buscar els que havien de ser traslladats, "alguns van oposar resistència", segons es reconeix al mateix informe. Aquest fet va obligar a utilitzar els mitjans coercitius previstos en la normativa i seria en fer ús d'aquesta força per part dels funcionaris quan "en alguns casos" s'haurien produït els maltractaments. Segons els sindicats, l'ús de la força era obligat, mentre que els interns mantenen que van ser agredits i vexats sense cap justificació.
Quan van marxar de Quatre Camins vint presos tenien un informe mèdic on es relataven lesions. Aquests informes es van ampliar fins a 26 quan els reclusos van arribar al seu destí. Els presos van ser traslladats a les presons Model, Brians i Ponent. Les sospites de maltractament pesen sobre funcionaris de tots aquests centres. Queden dos casos més, que elevarien a 28 els agredits, per confirmar.
L'informe també revela una pràctica habitual dels funcionaris en casos d'incidents com el del passat 30 d'abril que pel fet de ser habitual no deixa de ser sorprenent. Així que es va conèixer el motí, diversos funcionaris d'altres presos es van traslladar fins al centre de la Roca per tal d'ajudar els seus companys. Hi van assistir per iniciativa pròpia, sense ser requerits ni per la direcció de Quatre Camins, ni per cap responsable de la conselleria. Aquest fet i l'enfrontament que es va produir entre funcionaris i la direcció del centre un cop es va acabar la revolta hauria fet que no es prestés prou atenció a l'operació concreta del trasllat dels interns.

El País - 03/07/2004
Un preso de Quatre Camins denuncia una paliza de cuatro funcionarios

PERE RÃ?OS - Barcelona
Nuevo caso de presuntos malos tratos en la cárcel de Quatre Camins. Los padres del recluso I. V. P. han denunciado en el juzgado de guardia de Barcelona la presunta paliza que propinaron a este preso cuatro funcionarios del módulo 3 de esa cárcel el 9 de junio. A causa de esos hechos, el interno se encuentra en régimen de aislamiento cumpliendo dos sanciones de 14 días, que se ejecutaron de forma inmediata y sin posibilidad de alegaciones.
Los funcionarios sostienen que fueron ellos los agredidos por el preso y que desobedeció sus órdenes. De ahí las dos sanciones disciplinarias. Por el contrario, los padres del preso explican que en realidad las lesiones de que hablan los funcionarios se las produjeron ellos mismos al golpear a su hijo. Josep Plana, su abogado, le visitó al día siguiente de ocurrir los hechos y explica que el recluso tenía un ojo morado, una brecha en la cabeza, diversos hematomas en la cara y la espalda, y cortes en las muñecas producidos por unas esposas de plástico.
El preso tiene 39 años y lleva 19 en prisión por pequeños delitos contra la propiedad y tráfico de drogas. "Mi hijo es un delincuente y debe pagar, pero yo creo que ya lo ha hecho con creces y no se puede permitir que se le maltrate de esta forma", explica el padre, quien recuerda que el preso jamás se ha adaptado al régimen carcelario y que así se explica que haya quebrantado tres permisos.
María Dolores Fernández, otra abogada defensora, ha denunciado al Departamento de Justicia de la Generalitat que la dirección de la prisión les niega los partes médicos de los reconocimientos que le efectuaron, así como los diversos ingresos en la unidad de psiquiatría. La Secretaría de Servicios Penitenciarios de la Generalitat, que dirige Albert Batlle, ha declinado realizar cualquier comentario sobre este caso, que se suma a las presuntas palizas propinadas a reclusos tras el motín del 30 de abril

Avui - 5 de juliol de 2004
Maltracta o calumnia, que alguna cosa queda

Les acusacions de presumptes tortures de funcionaris de presons a interns tornen a ser actualitat arran de l'últim motí de Quatre Camins
Jordi Panyella
BARCELONA
¿Ãs possible ser membre d'un sindicat amb una profunda ideologia progressista i, a la vegada, esdevenir un torturador en el teu lloc de treball? La resposta al dilema és sí, sempre que una de les dues afirmacions no sigui certa, és a dir, que la ideologia del sindicalista no sigui la que se li suposa o que les acusacions de maltractaments siguin infundades. Des de fa uns anys, les acusacions i denúncies contra els funcionaris de presons -la majoria integrats als sindicats UGT i CCOO- per suposats casos de maltractament s'han succeït en un degoteig constant, denúncies que arran dels fets del motí al centre de Quatre Camins del 30 d'abril s'han convertit en una pluja torrencial.
Hores d'ara, la tempesta està en el moment culminant, amb una vintenta d'interns que afirmen que van ser durament maltractats i torturats després del motí. Quan vingui la calma i les investigacions administratives i, sobretot, judicials, hagin conclòs, serà el moment de fer balanç i donar o negar la raó als sindicats que insisteixen, una vegada i una altra, a defensar la seva reputació. En aquest sentit, els treballadors esgrimeixen una de les poques dades objectives que hi ha sobre aquest tema: en vint anys no s'ha produït cap condemna per la via penal contra cap funcionari de presons acusat de maltractar un reclús. El mateix portaveu de presons de CCOO, Josep Maria Boira, es posa com a exemple de les "denúncies falses" que segons ell afecten el col·lectiu. Boira ha hagut de fer front a diverses querelles i en els dos o tres casos que ha acabat anant a judici sempre ha estat absolt, "en l'última ocasió amb tots els pronunciaments a favor", insisteix.
El cert és, però, que no hi ha dades objectives per valorar el fenomen. Així es pronuncien fonts judicials consultades, que adverteixen que el nombre de denúncies procedents de les presons varia amb el temps però que en cap cas suposa un volum de feina extraordinari. "No tinc la sensació que hi hagi una situació generalitzada de maltractaments dins de les presons", afirma el titular d'un jutjat situat en l'àrea d'influència d'una de les presons de Catalunya. Les mateixes fonts apunten que els interns tenen facilitats per denunciar casos d'abusos, ja sigui a través de cartes que envien als jutjats o dels seus advocats.
No és de la mateix opinió l'advocada Anna Díez, que porta la representació d'un intern de Brians presumptament apallissat l'octubre del 2002. Aquesta lletrada malda des de fa un any perquè l'administració identifiqui els funcionaris que eren a la galeria on hi havia el seu client el dia que haurien passat els fets. Des d'aleshores ha tingut el silenci per resposta. "Poder demostrar un cas de maltractaments és molt difícil per la dificultat d'aportar proves", afirma. "Per la meva experiència dins de les presons, no m'estranya que sigui cert tot el que es diu que hi passa", conclou.
LA FORÃA NECESSÃRIA
A l'interior de les presons es fa ús de la força física en contra dels interns. Això no és cap descoberta periodística, sinó que és l'aplicació de la normativa penitenciària, que faculta els funcionaris de vigilància a utilitzar mitjans coercitius en situacions concretes on s'ha de reduir un intern. El problema està a determinar si quan s'empra la força és proporcionada i/o justificada. Els representants sindicals insisteixen que el sistema penitenciari català és molt garantista i que després de cada incident és obligatori redactar un informe sobre els fets que es remet a la conselleria i a les autoritats judicials. "Si un reclús es planta al mig de la galeria negant-se a entrar a la cel·la i se l'ha d'agafar pel braç per introduir-l'hi, s'ha de fer el comunicat corresponent i entregar-lo a la direcció del centre", explica un funcionari. A més, els treballadors de presons sostenen que els elements coercitius utilitzats són diferents a la resta de l'Estat. "Aquí, per exemple, no es fa servir els esprais", afirma el portaveu d'UGT presons, Miquel Pueyo. La llum i taquígraf que proclamen els funcionaris no la veuen diversos col·lectius que treballen amb els presos, que afirmen que aquests es troben amb molts problemes per presentar les denúncies per maltractaments, com ara el retard en la comunicació amb el seu advocat o la demora en ser atesos per un metge que elabori un comunicat de lesions.
De les crítiques tampoc no se n'escapa l'administració penitenciària. El que és evident és que l'increment espectacular de la població reclusa en els últims anys i la falta de noves places ha sobrecarregat les presons i ha provocat que la convivència entre reclusos i entre aquests i funcionaris sigui cada cop més tensa. Les crítiques a l'obscurantisme de l'anterior administració sobre les suposades pràctiques irregulars dels funcionaris topen, però, amb fets com les denúncies que els mateixos serveis penitenciaris van presentar l'any passat contra almenys dos funcionaris per uns presumptes casos de maltractaments.
INFORMES CRÃ?TICS
Els col·lectius vinculats amb l'univers penitenciari són molt crítics amb la situació a les presons i dos informes de l'any passat parlen de diversos casos de maltractaments. Un d'aquests va ser elaborat per Justícia i Pau, que alertava d'una situació d'enduriment de les condicions dels presos i es mostrava preocupada pels casos de maltractaments, tot i considerar-los "episodis aïllats". L'informe es fa ressò d'unes "notícies preocupants" derivades del motí de Quatre Camins del maig del 2002, amb "denúncies de pallisses i agressions injustificades a alguns interns immediatament posteriors al restabliment de l'ordre". Ni més ni menys que els mateixos fets denunciats ara per un grup d'interns que van participar al motí del 30 d'abril.
En acabar-se el motí, uns quaranta interns que hi van prendre part van ser traslladats des de la presó de la Roca a altres centres de Catalunya. Durant el trasllat haurien estat objecte de maltractaments i vexacions, segons han denunciat onze presos que ara es troben ingressats a Ponent, la Model, Brians o Tarragona. Divendres, la jutge de Granollers que investiga els fets del motí començarà a prendre declaració als reclusos implicats en la revolta, tant pel que fa a l'agressió que van patir tres funcionaris com per les suposades tortures de què haurien estat víctimes. De moment, onze presos han formalitzat denúncia per maltractaments, denúncies que estan avalades per informes mèdics de lesions. El cas més greu és el d'un intern amb un trau al cap que va haver de rebre cinc punts. Segons la seva advocada, va ser agredit amb un pal.
55 IMPUTATS
Pel que fa a la investigació del motí, fins ara hi ha imputats 55 presos, dels quals nou han estat identificats com a participants directes en l'agressió al subdirector Manuel Tallón i un com l'autor material de la ganivetada que va estar a punt de causar-li la mort. A més, arran de la suposada implicació en el motí de presos que estarien vinculats amb el tràfic de drogues, el jutjat i la conselleria de Justícia van obrir una investigació per determinar l'abast de la presència de substàncies estupefaents dins de la presó.
En la denúncia dels presos contra els funcionaris hi ha jugat un paper clau l'Observatori del Sistema Penal i dels Drets Humans, organisme de la Universitat de Barcelona dirigit pel veterà advocat penalista Iñaki Rivera. L'Observatori va presentar l'any passat un extens informe on detallava diverses problemàtiques del sistema penitenciari, entre les quals denúncies per maltractaments a interns. L'informe que van fer aleshores i la investigació que han fet ara, entrevistant-se amb diversos presos que han narrat pallisses "que fan esborronar", han estat enviats a internacionals com el Consell d'Europa.
SENSE SINTONIA
La redacció de l'informe va estar envoltada de polèmica per la negativa dels anteriors responsables de Justícia de deixar entrar els experts a les presons. Aquest fet va provocar que les relacions entre el grup dirigit per Rivera i la conselleria fossin molt tenses. Amb el canvi de govern, els nous gestors de Justícia van mantenir, en un principi, la decisió d'impedir l'accés dels experts de l'Observatori dins de les presons, però en poc temps s'ha canviat d'idea. Això ha tingut, com a conseqüència immediata, el refredament de les relacions entre els sindicats de funcionaris i el màxim responsable de les presons, Albert Batlle. De la "bona sintonia" entre les dues parts que hi havia al maig s'ha passat ara a una situació de desconfiança i crítica per part dels sindicats.
Les pràctiques d'un sector de funcionaris han estat durament criticades pel grup de Rivera i aquest, evidentment, no és sant de la devoció dels que treballen a les presons. Els sindicats alerten ara de la paradoxa que suposa que la plantilla de funcionaris de vigilància hagi disminuït en lloc d'augmentar després del motí. Justícia va aprovar incrementar-los, però entre els trasllats d'interns de vigilància a tractament i el trasllat de funcionaris a altres presons de l'Estat, "ara som menys que abans del 30 d'abril", diu Boira.


El Periódico - 06/07/2004
UGT califica al 'conseller' de Justícia de "irresponsable"

⢠"Vallès desconoce totalmente el sistema penitenciario", dice la central sindical
⢠"Ha dado una patada a la presunción de inocencia", afirma Pueyo
M. M.
BARCELONA

Irresponsable". Es el calificativo que ayer le dedicó el responsable del sindicato UGT-Prisiones en Catalunya, Miguel Pueyo, al conseller de Justícia, Josep Maria Vallès, poco después de que el máximo responsable político de las cárceles explicara la existencia de posibles malos tratos en 26 presos trasladados tras el motín del pasado 30 de abril en Quatre Camins, en La Roca del Vallès.
El líder del sindicato con más peso en el sector penitenciario argumentó que "no puede hacer pública el resultado de una investigación incompleta en la que ni tan solo ha dado voz a la otra parte" --en referencia a los funcionarios acusados de agredir a los internos--. "Ha dado una patada a la presunción de inocencia", añadió Miguel Pueyo para, a renglón seguido, sentenciar que "el conseller padece un desconocimiento profundo del sistema penitenciario".
Pero no sólo fue el sindicato UGT el que puso el grito en el cielo. CCOO, a través de su responsable en prisiones, Josep Maria Boira, aseguró que el conseller y el secretario de Serveis Penitenciaris, Albert Batlle, habían puesto en conocimiento de los ciudadanos "una información parcial", en tanto que ni tan sólo se ha preguntado a los supuestos sindicatos.

ACUSACIONES GENÃRICAS
Otro de los aspectos que ha enervado a los representantes de los trabajadores es que los máximos responsables de la Conselleria aseguren que hay indicios de irregularidades en el cuerpo de funcionarios y no identifiquen a las personas. "No se puede decir que se maltrata a los reclusos y se introduce droga en las cárceles sin decir quién", argumentó el líder de UGT. Pueyo volvió a insistir en la "irresponsabilidad" de hacer "acusaciones genéricas" que manchan a todo el colectivo de los trabajadores de prisiones.
"La Administración carga contra la imagen de sus trabajadores pese a saber que muy posiblemente, tanto por vía administrativa como por vía judicial, quedará probada la corrección de la actuación de éstos", añadió el líder de UGT.
Los representantes de ambos sindicatos de prisiones se congratularon de que la Fiscalía tome cartas en el asunto. "Así, tendremos garantizado el derecho de defensa", afirmó Miguel Pueyo. El jueves al mediodía expresarán su insatisfacción en una protesta ante la conselleria.

OPINIÃN // EL APUNTE
Al fiscal

MERCEDES GARCÃ?A
Catedrática de Derecho Penal

Tras los incidentes de la prisión de Quatre Camins, en los que casi pierde la vida el subdirector, Justícia ha acordado que, además de las obvias responsabilidades por las lesiones al subdirector, existen indicios de lesiones a los internos, y lo remite al fiscal para que investigue si también existe responsabilidad entre los funcionarios. Si hay indicios de lesiones a los internos, o de cualquier otro delito, el departamento está obligado a comunicarlo al fiscal, pero ni ello supone dar las lesiones por probadas --como teme el representante de UGT de los funcionarios-- ni afecta a la investigación sobre la agresión al subdirector.
En el juicio deberá demostrarse si hubo o no lesiones a los internos, o si había tráfico de drogas, como también se ha dicho. Hasta entonces, todos se presumen inocentes y lo mejor que podemos hacer es integrar la investigación en la normalidad, sin prejuzgar a nadie, pero también sin desproporcionadas reacciones corporativas.


El Periódico - 01/07/2004
Justícia y funcionarios chocan por la investigación del motín

⢠UGT acusa al Govern de ceder a presiones de unos expertos que apoyan a los presos
⢠El juez interrogará a los amotinados en las cárceles por motivos de seguridad

MONTSE MARTÃ?NEZ
BARCELONA

Condenados a entenderse, las relaciones entre la Conselleria de Justícia y el sindicato de prisiones de mayor peso atraviesan por una grave crisis. El motín en la prisión de Quatre Camins (La Roca del Vallès) del pasado 30 abril y las consiguientes investigaciones marcaron el inicio del deterioro de amplios sectores de funcionarios y los altos cargos del departamento, especialmente el secretario general de Serveis Penitenciaris, Rehabilitació i Justícia Juvenil, Albert Batlle.
Batlle abrió la caja de los truenos al permitir que el Observatorio del Sistema Penal y Derechos Humanos de la Universitat de Barcelona, dirigido por el abogado Iñaki Rivera, entrara en algunas cárceles para escuchar, de primera mano, a los presos que dijeron haber sufrido torturas durante el traslado posterior al motín. Mientras estuvo CiU en el Govern, ningún miembro del observatorio había logrado permiso para entrar en las prisiones.
No sólo eso. Justícia, además, puso en marcha una investigación interna y, ahora, el inspector acaba de concluir de manera provisional que, en el caso de 19 presos, hay motivos para pensar que fueron maltratados.

REUNIONES APLAZADAS
En este contexto, el sindicato de prisiones UGT emitió un durísimo comunicado en el que tachaba a Batlle de "indigente moral" por, entre otras cuestiones, "ceder a las presiones" del observatorio penal.
Dos meses después, fuentes penitenciarias aseguraron que Justícia y el sindicato UGT ni tan siquiera hablan. La conselleria, según las mismas fuentes sindicales, "ha aplazado" las tres últimas reuniones que debía mantener con los tres representantes de los trabajadores.
Fuentes oficiales de Justícia, que ayer reconocieron el aplazamiento de, al menos, dos reuniones, adujeron "motivos de agenda". "No es cierto que se hayan roto las comunicaciones con ningún representante sindical", explicó la misma fuente oficial, para añadir: "El secretario general de Serveis Penitenciaris está dispuesto a sentarse en la mesa con quien sea".

INVESTIGACIÃN JUDICIAL
En este ambiente tan turbio, las investigaciones judiciales siguen su curso en el Juzgado de Instrucción número 3 de Granollers. De momento, la magistrada ha tomado declaración a 10 personas, entre funcionarios y altos cargos de la prisión de Quatre Camins, donde dieron cuenta de las agresiones que sufrieron por parte de los presos amotinados. Los funcionarios, en sus declaraciones, dieron los nombres de nueve reclusos como principales instigadores de la agresión al subdirector e identifican al acusado de apuñalarle.
El subdirector de la prisión de Quatre Camins, Manuel Tallón, gravemente herido, no ha declarado porque acaba de recibir el alta tras un mes y medio ingresado.
Fuentes judiciales explicaron que estos nueve reclusos empezarán a declarar en breve. Y lo harán dentro de las cárceles donde se encuentran internos. Por motivos de seguridad, el juez se desplazará a los distintos centros penitenciarios.
La segunda parte de la investigación judicial hace referencia a las presuntas torturas denunciadas por los reclusos trasladados tras el motín. Sobre estos hechos, el juez no ha ordenado diligencias.

La Vanguardia - 30/06/2004
La Generalitat concluye que hubo maltratos a 19 presos de Quatre Camins
Barcelona. (Redacción)
Un informe de la Conselleria de Justícia de la Generalitat ha concluido que diversos funcionarios, cuyas identidades no han sido reveladas, maltrataton a 19 internos de la prisión de Quatre Camins (La Roca del Vallès) durante su traslado a diferentes centros penitenciarios, tras un amotinamiento que se prolongó a lo largo de cuatro horas, a finales del mes de abril.

Según adelantó ayer TVE Catalunya, la conselleria ya ha concluido el informe, que será trasladado ahora a la fiscalía âpara que se depuren responsabilidades penalesâ?. Un portavoz de la conselleria dijo ayer a La Vanguardia que el informe todavía está incompleto. Joaquim Nadal, portavoz del Govern, confirmó ayer este mismo dato. âLo que se ha hecho público es una información parcial del informeâ?, dijo, antes de añadir que âlo más prudente es dejar que la Conselleria de Justícia comparezca para dar las explicaciones que correspondanâ?.

El informe revela que los investigadores han tomado declaración a cerca de cuarenta presos del centro penitenciario, y que también existen imágenes e informes médicos que recogen sus lesiones. Aunque el informe no ha desvelado las identidades de los funcionarios investigados, diversos sindicatos y colectivos de trabajadores ya han expresado su malestar ante el caso.

Familiares de diversos internos presuntamente maltratados han presentado denuncias en los juzgados, mientras que un juzgado de Granollers ha abierto una investigación por los hechos. El amotinamiento se produjo en la tarde del 30 de abril, cuando 74 presos del módulo 1 provocaron un motín, después de herir de gravedad al subdirector del centro y de secuestrar a otro funcionario.

La Vanguardia - 30/06/2004
La Generalitat concluye que hubo maltratos a 19 presos de Quatre Camins
Barcelona. (Redacción)
Un informe de la Conselleria de Justícia de la Generalitat ha concluido que diversos funcionarios, cuyas identidades no han sido reveladas, maltrataton a 19 internos de la prisión de Quatre Camins (La Roca del Vallès) durante su traslado a diferentes centros penitenciarios, tras un amotinamiento que se prolongó a lo largo de cuatro horas, a finales del mes de abril.

Según adelantó ayer TVE Catalunya, la conselleria ya ha concluido el informe, que será trasladado ahora a la fiscalía âpara que se depuren responsabilidades penalesâ?. Un portavoz de la conselleria dijo ayer a La Vanguardia que el informe todavía está incompleto. Joaquim Nadal, portavoz del Govern, confirmó ayer este mismo dato. âLo que se ha hecho público es una información parcial del informeâ?, dijo, antes de añadir que âlo más prudente es dejar que la Conselleria de Justícia comparezca para dar las explicaciones que correspondanâ?.

El informe revela que los investigadores han tomado declaración a cerca de cuarenta presos del centro penitenciario, y que también existen imágenes e informes médicos que recogen sus lesiones. Aunque el informe no ha desvelado las identidades de los funcionarios investigados, diversos sindicatos y colectivos de trabajadores ya han expresado su malestar ante el caso.

Familiares de diversos internos presuntamente maltratados han presentado denuncias en los juzgados, mientras que un juzgado de Granollers ha abierto una investigación por los hechos. El amotinamiento se produjo en la tarde del 30 de abril, cuando 74 presos del módulo 1 provocaron un motín, después de herir de gravedad al subdirector del centro y de secuestrar a otro funcionario.

El Mundo - 25-06-2004
Los inspectores de la Generalitat detectan la existencia de 11 presuntos casos de malos tratos / El informe se enviará en los próximos días a la Fiscalía
Un informe de Justícia apunta que 11 presos fueron torturados en la cárcel
CAROL ALVAREZ

BARCELONA.- La investigación iniciada para esclarecer las presuntas torturas de presos como represalia por el motín de Quatre Camins del pasado 30 de abril apunta que al menos se produjeron 11 casos de probables malos tratos infligidos por funcionarios de las cárceles catalanas. Y podrían ser más, según fuentes cercanas a la investigación.
La trama de las presuntas torturas se destapó a raíz de la denuncia de uno de los afectados, Bonifacio Garcia Rolong, que a través de su abogada Carmen Gómez interpuso la primera denuncia ante los juzgados de Martorell por el trato recibido tanto en la prisión de La Roca como después, una vez trasladado a Brians, por parte de un grupo de funcionarios.
Esta denuncia motivó la posterior intervención del Observatorio de Sistema Penal y Derechos Humanos de la Universitat de Barcelona, que obtuvo los permisos de la Administración para entrar en las cárceles para visitar a un grupo de ocho internos que manifestaban haber recibido palizas tras el motín. Los datos recabados dieron pie a un informe estremecedor, que el servicio de inspección de la Generalitat ha investigado ampliando incluso el número de reclusos afectados por las presuntas torturas.
Fuentes de la investigación señalaron que el informe, que está a punto de concluirse, será remitido en los próximos días a la Fiscalía, para que estudie la conveniencia de presentar acusación y depurar responsabilidad penal.
El informe elaborado por el Observatorio relata algunas de las situaciones de abuso y vejaciones que expusieron los presos en sus diferentes entrevistas con los investigadores.
Bonifacio García Rolong cuenta que dos horas después de que se diera por finalizado el motín fue obligado a salir de la celda a golpes y patadas por un grupo de funcionarios. «Desde que saliera de la celda viste en ropa interior», explica el informe. Le tiraron y golpearon al meterlo en el furgón de traslado a Brians. Una vez allí, fue introducido en una celda de aislamiento «colocado de rodillas contra la pared» y allí recibió otra paliza. «A los 16 días recién le permiten ducharse y le devuelven sus pertenencias», señala el informe del Observatorio. Entre las lesiones que sufrió y han dejado secuela, relata la pérdida de una pieza dental.
V.G. E. comunicó con los investigadores por carta. En su misiva, relata un episodio de violencia muy similar al de los otros denunciantes, con palizas en Quatre Camins y luego en Brians. Dice que le tiraron del pelo y de las orejas, le dieron puñetazos y golpes «en las plantas de los pies» y que luego «defecó» encima «mientras gritaba por favor que le dejaran en paz», señala un extracto de la carta.
G. A. V. fue trasladado a Ponent, y en el traslado relata haber recibido también golpes, «sobre todo por la parte de las nalgas y los muslos». En Ponent le hicieron fotos, los funcionarios, «pero sólo de cintura para arriba». Como consecuencia de los golpes sí que necesitó asistencia médica: le colocaron cinco grapas en la parte posterior de la cabeza. Tres días después de la agresión, cuando fue visitado por su abogada, estuvo «toda la comunicación tiritando» de frío. «El único jersey de manga larga que llevaba consigo estaba tan sucio de sangre que por pudor no podía ponerse», recoge el informe.
J. S. P. relata que le sacaron de la celda «a empujones», que «le tiran del pelo» y «lo tiran por la escaleras» con los manos esposadas a la espalda. Que le quitaron la ropa y lo dejaron en calzoncillos. Le siguieron golpeando, mientras las enfermeras trataban de curarle las heridas, y un funcionario le gritaba «ahora llama a la consellera» con tono irónico por las reivindicaciones que se hicieron durante el motín. «Escuchaba otros golpes y gritos que indicaban que estaban haciendo lo mismo con otros chicos», refiere el interno.

IMPRESIONES
Investigar las denuncias de torturas
No puede dejar a nadie indiferente. Ni a nadie con capacidad para dar una respuesta sin darla. No se puede hablar de torturas en las prisiones y que no pase nada. Cierto es que aún se está elaborando el informe que debe llegar a la Fiscalía, pero también que ya se sabe que en ese documento, el Observatorio de Sistema Penal y de Derechos Humanos recoge el testimonio de 11 casos de probables malos tratos. Todos, inflingidos por funcionarios. En prisiones catalanas, como represalia al motín vivido en la cárcel de Quatre Camins el pasado 30 de abril. Si se demuestra que estas violaciones a los derechos humanos son ciertas, estos funcionarios deben pagar por ellas. Duramente. Para que nunca más se repitan situaciones de este tipo. Y también deberán pagar todos los que sabiendo de ellas no han hecho nada, o no lo suficiente, por evitarlas.Por el contrario, si son falsas también deberá estudiarse el caso.
Re: Sabotatge contra UGT-Presons a Barcelona
09 jul 2004
Todas las acciones violentas que se realicen contra los funcionarios y sindicatos corporativistas sólo serviran para que se puedan presentar como víctimas y obtener apoyos sociales. Ahora estan aislados: por favor, no lo estropeéis.
Re: Sabotatge contra UGT-Presons a Barcelona
09 jul 2004
Utilizad el coco, no la violencia. Si estan contra las cuerdas, es gracias a los informes y a la crítica racional. No les deis oxígeno.
Sindicat