Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: corrupció i poder
Chomsky, 11-M y elecciones USA
05 jul 2004
Cualquiera que haya sido su fuente, los monstruosos ataques con bomba en Madrid resuenan con mayor estruendo y mayor pesar cuando se ha cumplido un año de la invasión a Irak que Estados Unidos encabezó en supuesta reacción al ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001.

El cambio de gobierno en España después de los bombazos en Madrid refleja en parte el repudio del pueblo español a la estrategia de Bush-Blair-Aznar de combatir el terrorismo mediante la ocupación de Irak. En diciembre, una encuesta de PIPA/Knowledge Networks mostró que la población estadunidense, en general, ofrece poco apoyo a los esfuerzos de su gobierno por mantener una presencia militar y diplomática permanente y poderosa en Irak. En Estados Unidos, las preocupaciones populares por la guerra y la ocupación pueden relacionarse en esencia con la desconfianza en la justicia de la causa.

El punto de quiebre puede venir con la elección presidencial. El espectro político estadunidense es sumamente estrecho y la gente sabe que las elecciones son compradas en su mayor parte. A John Kerry se le describe con acierto como un Bush light. Sin embargo, a veces la opción entre las dos facciones de lo que se ha dado en llamar el partido empresarial estadunidense puede significar una diferencia y puede ocurrir en esta elección como en la de 2000.
Esto vale tanto para los asuntos nacionales como para los internacionales. Las personas que rodean a Bush están comprometidas a fondo en revertir los logros de las luchas populares del siglo pasado. Una pequeña lista de sus objetivos comprende la atención a la salud, la seguridad en el empleo y los impuestos progresivos. El prospecto de un gobierno que sirva a los intereses populares se está desmantelando.
La guerra en Irak y la secuela
Noam Chomsky
La Jornada


Cualquiera que haya sido su fuente, los monstruosos ataques con bomba en Madrid resuenan con mayor estruendo y mayor pesar cuando se ha cumplido un año de la invasión a Irak que Estados Unidos encabezó en supuesta reacción al ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001.

Durante el año que ha transcurrido desde el principio de la guerra, las predicciones de muchos analistas han resultado acertadas, en particular las referentes a las consecuencias de un ciclo de violencia que genera violencia. Otros efectos parecen del todo sorprendentes. Una mirada hacia atrás puede proporcionar una guía hacia tiempos menos atroces y más democráticos.

La guerra contra Irak encabezada por Washington se emprendió con el reconocimiento general de que bien podría conducir a la proliferación de armas de destrucción masiva y del terror, riesgos que el gobierno de Bush, en apariencia, consideró insignificantes en comparación con el prospecto de ganar control sobre Irak, establecer con firmeza la norma de la guerra preventiva y fortalecer su asidero del poder en lo interno.

En reacción a la acelerada militarización estadunidense, Rusia ha incrementado de manera drástica sus fuerzas militares ofensivas, mientras otros que se ven como blancos potenciales reaccionan con los medios a su alcance: el terrorismo, por venganza o disuasión, y esfuerzos por desarrollar armas de destrucción masiva, como es el caso de los programas sospechosos de Irán y Corea del Norte. Junto con Madrid, la letanía del terror del 11 de septiembre de 2001 en adelante abarca Bagdad, Bali, Casablanca, Estambul, Jerusalén, Mombasa, Moscú, Riad y Yakarta. Tarde o temprano el terror y las armas de destrucción masiva se mezclarán en las mismas manos, con consecuencias estremecedoras.

Los supuestos vínculos de Irak con Al Qaeda fueron descartados por analistas serios y no se ha hallado evidencia creíble de ellos. Pero ahora está fuera de disputa el hecho de que Irak se ha vuelto, por primera vez, un "paraíso de terroristas", como Jessica Stern, especialista de la Universidad de Harvard en el tema de terrorismo, lo describió en un ensayo publicado en The New York Times después del ataque con bombas a la sede de la Organización de Naciones Unidas en Bagdad, en agosto del año pasado.

Guerra preventiva no es sino un eufemismo de agresión a voluntad. Fue esta doctrina, no sólo su aplicación en Irak, lo que motivó las vastas e inéditas protestas contra la invasión. Esta reacción, sin duda, ha elevado las probabilidades de que se recurra de nuevo a esa doctrina anunciada.

Se derrocó a un tirano brutal, y se puso fin a las asesinas sanciones que obligaban a los iraquíes a confiar en él para sobrevivir. La investigación realizada por David Kay, además de socavar las acusaciones referentes a las armas de destrucción masiva que supuestamente poseía Irak, revelaron lo frágil que era el asidero del poder de Saddam Hussein en los últimos años. Añadió peso, por consiguiente, a la opinión de los occidentales que mejor conocían Irak -los coordinadores humanitarios de Naciones Unidas Denis Halliday y Hans van Sponeck- de que, si las sanciones no hubieran tomado como objetivo a la población civil, bien podrían los propios iraquíes haber derrocado al dictador.

En abril pasado, según mostraron las encuestas, los estadunidenses creían que la ONU, no Estados Unidos, debería tener la responsabilidad primaria de la reconstrucción política y económica de Irak en el periodo de posguerra. El fracaso de la ocupación estadunidense de Irak es sorprendente, si se consideran el poderío y los recursos que Washington tiene a su disposición, el término de las sanciones y el derrocamiento del tirano, así como la falta de un apoyo externo significativo a la resistencia. En parte por este fracaso el gobierno de Bush ha reculado y pedido apoyo a Naciones Unidas. Sin embargo, aún está en duda que Irak pueda volverse algo más que un Estado cliente de Washington.

El gobierno de Bush construye en Irak la misión diplomática más grande del mundo, la cual tendrá 3 mil empleados, según informó Robin Wright en enero en The Washington Post: claro indicio de que se pretende que la transferencia de soberanía sea limitada. Esta conclusión se ve reforzada por la insistencia de Washington en su derecho a mantener bases militares y fuerzas en el país, y por órdenes del procónsul Paul Bremer de que la economía debe estar abierta a una virtual apropiación extranjera, condición que ningún Estado soberano aceptaría.

Por supuesto, la pérdida de control sobre la economía reduce de manera drástica la soberanía política, así como los prospectos de un desarrollo económico sano, lo cual es una de las lecciones más claras de la historia económica. Las enérgicas demandas iraquíes de democracia y de una soberanía que no sea de nombre han obstruido los esfuerzos de Washington por imponer un gobierno que pueda controlar; incluso los avances logrados en establecer una constitución formal no han puesto fin a ese conflicto.

El cambio de gobierno en España después de los bombazos en Madrid refleja en parte el repudio del pueblo español a la estrategia de Bush-Blair-Aznar de combatir el terrorismo mediante la ocupación de Irak. En diciembre, una encuesta de PIPA/Knowledge Networks mostró que la población estadunidense, en general, ofrece poco apoyo a los esfuerzos de su gobierno por mantener una presencia militar y diplomática permanente y poderosa en Irak. En Estados Unidos, las preocupaciones populares por la guerra y la ocupación pueden relacionarse en esencia con la desconfianza en la justicia de la causa.

El punto de quiebre puede venir con la elección presidencial. El espectro político estadunidense es sumamente estrecho y la gente sabe que las elecciones son compradas en su mayor parte. A John Kerry se le describe con acierto como un Bush light. Sin embargo, a veces la opción entre las dos facciones de lo que se ha dado en llamar el partido empresarial estadunidense puede significar una diferencia y puede ocurrir en esta elección como en la de 2000.

Esto vale tanto para los asuntos nacionales como para los internacionales. Las personas que rodean a Bush están comprometidas a fondo en revertir los logros de las luchas populares del siglo pasado. Una pequeña lista de sus objetivos comprende la atención a la salud, la seguridad en el empleo y los impuestos progresivos. El prospecto de un gobierno que sirva a los intereses populares se está desmantelando.

Desde el principio de la guerra en Irak, el mundo se ha vuelto un lugar aún más precario. La elección estadunidense representa una encrucijada. En este sistema de inmenso poder, las pequeñas diferencias pueden traducirse en grandes resultados con impacto de largo alcance.

* Noam Chomsky es profesor de lingüística en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, en Cambridge, y autor del libro Hegemony or Survival: América's Quest for Global Dominance (Hegemonía o sobrevivencia: la búsqueda estadunidense de dominio global), publicado recientemente.
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/index.html

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Chomsky, 11-M y elecciones USA
06 jul 2004
este Chomsky es el que pide 1 millon de dólares por conferencia?
Re: Chomsky, 11-M y elecciones USA
22 jul 2004
¿¿Es cierto que que Chomsky pide 1 millos por conferencia??

Ahora solo tocaria preguntarnos a quíen pretende cobrar 1 millon de dólares, y para que los quiere.
Sindicat