Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
Por qué somos pobres necesitamos mas libertad economica para acabar con la pobreza por walter williams
26 jun 2004
Necesitamos más libertad económica para acabar con la pobreza. Es así de simple. Lean y aprendan, gilipollas.

¡Jallalla Bolivia capitalista!



Por qué somos pobres


Paraguay es uno de los países más pobres del continente. La mitad de la población vive en la pobreza y uno de cada cuatro sufre hambre. Por ende, conviene recordar a menudo las causas de esta tragedia. No somos pobres por ser un país pequeño, o por no tener costas sobre el mar, o por carecer de una educación eficiente, o por la pereza natural del paraguayo, la herencia del español y el indio, o por alguna extraña maldición. Somos pobres a causa del estatismo y corrupción de nuestros gobernantes.
Nada impide a países pequeños ser prósperos. Por el contrario, de los diez países más ricos, solamente uno, Estados Unidos, tiene más de 6 millones de habitantes. La mediterraneidad es una gran desventaja económica, pero tampoco condena a los países al atraso como lo demuestra Suiza. El nivel de educación es importante, pero no determina el progreso. Países de un nivel menor al Paraguay, como Tailandia, han prosperado. Además, es insensato creer que la raza paraguaya pueda ser inferior a otras. Los paraguayos que emigran trabajan y progresan como todos.

En cuanto a maldiciones, la única que tiene el Paraguay han sido sus gobernantes ineptos, autoritarios y corruptos. Desde que la revolución de 1936 derrocó a Eusebio Ayala, el último gobernante liberal que con austeridad, honestidad y un impecable manejo de la economía supo llevar al Paraguay a la victoria en la Guerra del Chaco (1932-35), contra Bolivia, el país ha sufrido el embate inmisericorde de los cuatro jinetes del Apocalipsis: el caudillismo y el militarismo estatistas, la democracia populista y la corrupción.

En 1989, un golpe derribó a la nefasta dictadura de casi 35 años. Pero la democracia no amplió las libertades económicas, no privatizó ni eliminó los monopolios, ni saneo las finanzas públicas. Por el contrario, se afianzó la economía estatizada y expandió el clientelismo, proteccionismo, contrabando, mercado negro y terminó el respeto a los derechos de propiedad privada. Por eso Paraguay es hoy más pobre que bajo la dictadura. Y por eso la democracia es repudiada.

El actual gobierno, para no afectar a su profusa clientela política ni herir prejuicios ideológicos, se ha limitado a apagar el incendio de la deuda y el déficit fiscal. En lugar de reformar el Estado, liberalizar los mercados, recortar el gasto público, combatir la evasión y corrupción y reducir los costos de legalización, ha decidido a instancias del FMI impulsar una ley de âadecuación fiscalâ? que cargará nuevos impuestos sobre un pueblo arrasado, promoviendo la evasión, la informalidad y la âcultura del trámite y la coimaâ?.

La izquierda âprogresistaâ? no desea atacar la pobreza y el desempleo en sus raíces: el estancamiento económico. Por eso planifican un crecimiento ínfimo de 2,4% para el 2004, alcanzando un máximo del 3,4% a partir de 2006, olvidando que el país arrastra 6 años de recesión. A ese ritmo se necesitarán 20 años para recuperar el nivel de 1996. La explicación de este patético desempeño económico está en que no incluye privatizar y liberalizar la economía, atraer la inversión privada, o hacer cambio alguno que signifique un costo político.

Para crecer y prosperar no es preciso volver a inventar la rueda. Basta seguir el camino de Chile, España, Nueva Zelanda, Irlanda, Hong Kong, Singapur, Corea del Sur y otros. Estos expandieron la libertad económica: privatizaron sus empresas públicas, abrieron sus mercados al comercio internacional, crearon condiciones atractivas a la inversión, impusieron austeridad fiscal y disciplina monetaria, fortalecieron el Estado de derecho, otorgaron las máximas garantías a la propiedad y desecharon las ideas mercantilistas del proteccionismo, la autarquía y el Estado empresario.

El desarrollo ha dejado de ser una cuestión ideológica para pasar a ser una cuestión de simple lógica económica: para salir de la pobreza y progresar los países necesitan de un acelerado crecimiento económico y para crecer al 10% ó más es indispensable liberalizar la economía y proteger rigurosamente la propiedad. Lo han logrado gobiernos de izquierda y de derecha. Por eso se debe recordar siempre que somos pobres, sólo porque nuestros gobernantes no han tenido la capacidad, liderazgo y coraje necesarios para ampliar la libertad económica.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Por qué somos pobres necesitamos mas libertad economica para acabar con la pobreza por walter williams
26 jun 2004
II° encuentro estatal de corriente roja
26 y 27 de Junio 2004

construir la oposición de izquierdas al nuevo gobierno, convertir a Corriente Roja en el motor del bloque de la izquierda
i.- la caida del pp abrió una nueva situación política
La caída del Gobierno del PP abrió sin duda una nueva situación política. Cayó el Gobierno de la guerra y la mentira, el del Prestige y el Decretazo, el de la LOU y la Ley de Calidad. Cayó el Gobierno de la Ley de Partidos, de la cruzada contra las nacionalidades y la sacrosanta unidad de España. Una debacle que ha tenido sin duda consecuencias internacionales.
Sin todo el ascenso de la movilización popular que acompañó la situación política, en especial en el último año, no se puede entender el vuelvo electoral del día 14 de Marzo. La indignación popular por el claro engaño y la evidencia de la responsabilidad política del Gobierno en la matanza del 11M acabaron siendo decisivas en la derrota estrepitosa del Gobierno Aznar.
El PSOE se encontró con una victoria electoral que no esperaba ni quería en las condiciones en que se dio. El PSOE fue utilizado, especialmente por la juventud, como instrumento electoral para echar al Gobierno del PP. El grito de miles de jóvenes ante las sedes del PP el día 13, âmañana votamos, mañana os echamosâ? acabó siendo premonitorio.

Se abrió así un panorama en donde el movimiento de masas tiene todo el derecho a sentir la caída del Gobierno Aznar como una victoria propia. Y en especial, quienes salieron a las calles contra el Gobierno, a ver que la lucha sirve, que la lucha paga, ¡que se puede!.



II.- El Gobierno de zapatero: un Gobierno burgués, imperialista y leal a la Monarquía



Desde Corriente Roja manifestamos, desde el primer momento, que no consideramos a este como nuestro Gobierno ni le garantizamos la lealtad que, por descontado, le han dado la dirección de IU, CCOO, UGT, ERC...

Más allá de las ilusiones que pueda despertar en sectores populares, el Gobierno de Zapatero es un gobierno cuya misión esencial es consolidar la estabilidad del régimen monárquico, amenazada por la agresiva política del gobierno del PP y reconstruir la unidad burguesa destruida por su predecesor, volcado en defensa del ânúcleo duroâ? de la gran banca y las multinacionales españolas, en detrimento de las burguesías periféricas.

El Gobierno Zapatero, tal como expresan su programa y sus compromisos básicos, es un Gobierno que aplicará planes social liberales y negará el derecho a la autodeterminación de los pueblos del Estado español. Estamos ante un Gobierno burgués, imperialista y leal a la Monarquía. El nuevo Gobierno es, en primer lugar, heredero político (en alguno caso hasta repitiendo ministros) de los Gobiernos que durante 13 años gobernaron el país presididos por Felipe González. No tenemos derecho, ni queremos borrar de nuestra memoria las reconversiones industriales que dejaron tantos obreros los lunes al sol ; las ETTs, los contratos basura; la OTAN en la que nos metieron; la primera guerra de Iraq y la de la ex Yugoslavia; los GAL (terrorismo de estado), la corrupción.. Estamos obligados ante los centenares de miles de jóvenes que en los últimos años salieron a la calle y no han conocido más Gobierno que el del PP. A ellos hay que recordarles esto y decirles que contra aquellos Gobiernos del PSOE tuvimos que hacer cuatro huelgas generales.



III.- Un Gobierno atado a los planes imperialistas y a su âhoja de ruta neoliberalâ?


El nuevo Gobierno nace inexorablemente vinculado a un contexto internacional de crisis de la ocupación imperialista de Irak y Palestina y de incertidumbre económica provocada por la escalada de los precios del petróleo.

El Gobierno Zapatero pasó a ser el gestor ejecutivo de los intereses de las multinacionales españolas en América Latina, en medio del rechazo social a los planes de estas multinacionales y los Gobiernos lacayos. Baste como ejemplo el proceso revolucionario que se vive hoy en Bolivia. El nuevo Gobierno sabe que buena parte de la estabilidad económica de los últimos años se fraguó en el expolio de América Latina. Y sabe por tanto que cualquier proceso revolucionario en el subcontinente latinoamericano acabará por tener repercusiones políticas y económicas directas en el estado español.

Pero en este contexto general, la situación económica y política española viene hoy directamente condicionada por el proceso de anexión a la UE de los países del Este europeo.

Este proceso de anexión de los países del Este tiene un impacto directo en la ola de deslocalizaciones de empresas desatada y en la ofensiva patronal para flexibilizar y precarizar las condiciones de trabajo. Las recientes exigencias del vicepresidente del Banco Santander, Alfredo Saenz, exigiendo el âurgente desmantelamiento del Estado de bienestarâ?, es uno más de los elocuentes alegatos en pro de lo que ya se llama la âHoja de ruta del neoliberalismoâ?: los ataques a las pensiones, sanidad y demás conquistas sociales, las privatizaciones de los servicios públicos.

Un deterioro general de las condiciones de vida al que no escapan tampoco los pequeños agricultores.

La ampliación está conduciendo a un reordenamiento social y productivo en toda Europa. La ofensiva patronal viene directamente condicionada por este proceso en que, bajo la amenaza de la deslocalización, las grandes multinacionales se han lanzado a imponer la flexibilidad, la generalización de la doble escala y los incrementos de ritmos, dando una señal a toda la patronal. Valga como ejemplo el cierre de factorías de Izar impuesto, de hecho, por la Comisión Europea.

La Constitución europea, se convierte así en el instrumento político-jurídico de este reordenamiento social y productivo en Europa que convierte el neoliberalismo en ley suprema de los 25 miembros de la UE.



IV.- Un Gobierno que no da a los más desfavorecidos ni un solo âdía de graciaâ?



Nos encontramos ahora en un momento, en particular tras la retirada de las tropas de Iraq, en que las ilusiones de los sectores populares en el nuevo Gobierno están en su cota más alta, a pesar de que no sean ni de lejos comparables a las que en su momento suscitó el primer Gobierno González. El Gobierno, respaldado por toda la oposición y los aparatos sindicales, comenzó ofreciendo su cara más amable (suspensión parcial de la LOCE y del PHN, aumento del SMI a 490 euros, aumento pensiones mínimas en el horizonte...) y cuidándose muy mucho de destapar la caja de los truenos antes de las elecciones europeas del 13 de junio. El Gobierno Zapatero buscaba en dichas elecciones la legitimación para comenzar después la progresiva aplicación de las medidas âantipopularesâ? de su programa.

Las tan escasas como fraudulentas promesas âprogresistasâ?, se encarga el Vicepresidente y Ministro de Economía Pedro Solbes, de ponerlas en su sitio. Ya aclaró que de hacer crecer el déficit público para construir viviendas sociales, nada de nada; ya corrigió a quien apostó por una tan tímida como vergonzante reducción de los horarios comerciales de las grandes superficies: a los 12 domingos al año de apertura (en vigor) no se le quita ni uno. Y una de las últimas, es que eso de modificar la tributación de las plusvalías de capital más altas, tal y como prometieron en la campaña electoral, nada de nada. Al capital financiero, a las plusvalías nacidas de la especulación inmobiliaria, no se las puede tocar.

Sin embargo las mismas reivindicaciones populares que llevaron a la derrota del PP se vuelven en forma de exigencias al nuevo Gobierno y éste no ha podido evitar comenzar a retratarse.

Zapatero impuso la ilegalización de la candidatura de la izquierda abertzale, HZ. Al hacerlo ha desvelado la continuidad de la vieja política de Aznar hacia Euskal Herria y ha mostrado âcomo dijimos en la declaración de Corriente Roja a este respecto- el carácter fraudulento de unas elecciones donde, además de negarle el derecho a elegir a un importante sector del pueblo vasco, quieren legitimar de contrabando una Constitución europea neoliberal, enemiga de los trabajadores y de los pueblos .

La manifestación, el encierro de los inmigrantes exigiendo âpapeles para todosâ? y el posterior desalojo en Barcelona, muestra, de nuevo, la línea de continuidad con la política del PP y de todos los gobiernos imperialistas europeos contra los trabajadores inmigrantes. Más aún, el expediente de expulsión de 17 inmigrantes acusados de promover la movilización, así como la campaña de criminalización social de esta protesta, muestra la esencia más reaccionaria de este Gobierno

Regalando sus mejores sonrisas y gestos populistas, Zapatero pide para sí los â100 días de graciaâ? mientras niega a los más desfavorecidos uno solo de esos días.



V.- Las perspectivas para el nuevo curso


Contra los que claman desde la dirección de los grandes Sindicatos o la propia IU, sentirse parte de la âcorriente del cambioâ? y se han convertido en la corte de aduladores del Gobierno, Corriente Roja afirmamos que el nuevo curso, tras el 13-J, va a venir marcado por los ataques del Gobierno del PSOE a los trabajadores.

Mientras continúa el goteo de deslocalizaciones de empresas, en estos dos meses el Gobierno ha de presentar a la Comisión Europea su plan para los Astilleros Izar y las propuestas que ha filtrado (y que quiere pactar con los aparatos sindicales) significan el despido del 40% de la plantilla (4000 trabajadores) y el cierre de factorías. Después de Izar viene Hunosa. Solbes, por su parte, ya tiene en la recámara el decreto-ley de medidas económicas de urgencia. Y en julio comenzará la negociación -que se espera larga- del llamado âPacto para la Competitividad y el Empleoâ?, que va a concentrar grandes ataques contra los trabajadores.

Este pacto va a incluir la reforma de la contratación para, en nombre de atacar la precariedad, generalizarla mediante âel acercamiento de costes laborales entre los contratos indefinidos y los temporalesâ?. También pretenden reformar la negociación colectiva en base a reforzar el papel de los aparatos sindicales. Y en cuanto a la reforma de las pensiones públicas, los puntos principales a pactar son el incremento del período de cómputo hasta los 35 años, el alargamiento de la edad de jubilación, el fomento de los planes privados de pensiones y el recorte de las pensiones de viudedad. (Caldera ha señalado que, ante la oposición

de UGT al aumento a 35 del número de años para el cálculo de la pensión, se pueden estudiar otras medidas para aumentar la âcontributividadâ?, como la âprolongación de la vida profesionalâ? âo sea, que para cobrar el 100% de la pensión hagan falta más de 35 años cotizados, medida que se ha implantado en Francia...- o aumentar las bases de cotización).

Esperan a primeros del próximo año para concretar las privatizaciones de RENFE y RTVE. Y también comenzarán a plantear medidas de privatización de la Sanidad, tarea en la que Maragall se ha convertido en pionero (haciendo propuestas públicas para ceder al sector privado la gestión de Centros de Asistencia Primaria y de hospitales públicos y hablando incluso del co-pago)

Vamos a asistir al choque con los vascos y a la aparición de conflictos en la negociación de la reforma estatutaria catalana, en la que Zapatero, con el argumento de que la ha de ratificar el Congreso de Diputados, concede al PP poder de veto, aunque sea una fuerza irrelevante en Catalunya.

También vamos a ver un incremento de las medidas represivas con el argumento de âcombatir el terrorismo islámicoâ?. La policía ha tenido la desfachatez de declarar que sólo en Madrid hay entre 2000 y 3000 potenciales âterroristas durmientesâ? y pide poder intervenir las comunicaciones y acceder a los datos personales con una simple autorización administrativa. En el caso vasco, el ministro Alonso ya ha prometido «continuar enriqueciendo la legislación antiterroristaâ?.

Y vamos a presenciar desgraciadamente la persecución a los inmigrantes de la mano de la reaccionaria Ley de extranjería.

No se trata de hacer ejercicios futuristas, por eso nosotros no sabemos con exactitud cómo el Gobierno va a graduar los ataques y cómo los van a combinar con promesas como liberalizar el aborto y el divorcio, que todavía están por ver cómo quedarán finalmente. Pero lo que si decimos es que está fuera de dudas que tenemos que prepararnos para una nueva coyuntura que comenzará a abrirse a partir del verano.



VI.- El papel de los grandes aparatos arropando al gobierno



Uno de los principales frenos para la irrupción de un movimiento obrero con conciencia de clase son, sin duda, los grandes aparatos sindicales. Si su actitud ante los Gobiernos del PP fue la de negociar la miseria, y salvarle de la crisis cuando tenía el agua al cuello (movilizaciones contra la guerra) ahora, con el Gobierno del PSOE, al que consideran âsu Gobiernoâ? no podemos esperar otra cosa que un salto cualitativo en su traición y en su dependencia del Gobierno y la patronal.

Su actuación canalla ante las recientes deslocalizaciones y chantajes patronales (Samsung, Novalux, Printer, SEAT, Nissan, etc.) nos da una idea de la política sindical que van a seguir aplicando. Ellos van a ser claves en el gran pacto por la precarización que preparan para el otoño .

La lógica de adaptación al sistema les lleva a ser más papistas que el papa a la hora de las políticas de âestabilizaciónâ?. La recriminación de Fidalgo al Gobierno ante la posible extensión del subsidio de desempleo a los autónomos, llena de vergüenza ajena y debe suscitar la indignación de miles de autónomos que son una de las máximas expresiones de la precariedad del mercado laboral.

Resulta muy difícil hablar de salto cualitativo en la traición cuando a los dirigentes de CCOO y UGT les precede el currículum vitae del buen servil. Pero lo cierto es que su rol de guardaflancos del Gobierno les empuja a enfrentar en forma violenta toda protesta obrera que se les vaya de las manos. Valgan de muestra dos botones de enorme significado.

El primero es la pasada huelga del campo, convocada por el SOC, donde el aparato de CC.OO y UGT ha intervenido como rompehuelgas, al lado de los terratenientes y la Guardia Civil, en un ejemplo más de su defensa del orden establecido y de las clases dominantes, negociando a traición, a espaldas de los trabajadores e imponiendo su âcriterio sindicalâ? con la Benemérita al frente.

El segundo, es el apoyo explicito, con campaña pública incluida, de la represión contra los trabajadores inmigrantes sin papeles en Catalunya.

Si el movimiento obrero resiste, si no se resigna, y hay índicios suficientes de que no va a hacerlo, debemos prever para el próximo período un proceso significativo de rupturas y, al mismo tiempo, de reagrupamiento de la izquierda sindical que está al margen de las grandes centrales, ocupando lugares de vanguardia en las luchas sindicales y contra las políticas ultraliberales. Un buen ejemplo de unidad de acción de la izquierda sindical es la Xarxa Solidària contra els Tancaments en Catalunya, su papel jugado en la defensa de los trabajadores inmigrantes en los encierros de junio en Barcelona al grito de âsomos la misma clase obreraâ?, mientras los grandes sindicatos auspiciaban el desalojo y la represión contra los encerrados en la catedral, o las experiencias de democracia obrera de las Co.Bas, recuperando el papel central de la clase obrera como único artífice de su liberación, desprendiéndose de la âodiosa tutelaâ? de los liberados sindicales.



VII.- La dirección ha liquidado Izquierda Unida


El estrepitoso fracaso electoral de IU en marzo y el vergonzoso papel jugado por sus dirigentes a la hora de explicarlo no son más que la crónica de un desastre anunciado. Este descenso se traduce en la pérdida de 5 diputados, pasando de 8 a 3. Sumar los dos de ICV es un nuevo engaño. Esta organización, que ha fagocitado, con la connivencia de la dirección de IU, a EUiA, no forma parte de Izquierda Unida y, además, en el Parlamento Europeo no comparte grupo parlamentario con IU, sino que pertenece al Grupo Verde. Este descenso no sólo se refleja en la pérdida de diputados y porcentaje, sino que acentúa las llamadas âzonas blancasâ? para IU. Esto es, lugares en los que, la organización, electoralmente, desaparece o tiene una presencia marginal: Aragón, Extremadura, Rioja o Canarias no alcanzan el 4% de voto.

Es muy significativo que en territorios tradicionalmente proclives al voto de izquierdas, como Andalucía o Asturias, IU quede sin representación parlamentaria.

Una campaña electoral, cuyo eje, siguió siendo la súplica al PSOE para que admitiera a IU en un eventual gobierno de coalición, contribuyó a acentuar el perfil subsidiario con respecto al PSOE. En la citada campaña electoral la cuestión del programa quedó relegada, cuando no ignorada. Los contenidos quedaron circunscritos a una serie de lugares comunes y consignas, incluido el arcaísmo de la âizquierda pluralâ?, sin ninguna sustancia ni explicación.

Esta nueva situación, con la entrada del Gobierno del PSOE, coloca el seguidismo de la dirección de IU al PSOE en un escalón cualitativamente superior: el de la capitulación al Gobierno. Llamazares se apresuró a declarar su lealtad al nuevo Gobierno y a ofrecerle su ayuda para que aplique políticas progresivas.

No se trata de hacer algo que sería correcto desde un punto de vista socialdemócrata: exigir del nuevo Gobierno la aplicación de medidas concretas que garanticen mejoras sociales, laborales, democráticas, etc... comprometiéndose de antemano en defender esas medidas adoptadas frente a ataques de la derecha y la reacción. La dirección de IU lo que ha hecho es perpetuar su subordinación al PSOE bajo la fórmula retórica de ânos inscribimos en la corriente del cambioâ?. Quien desde la dirección de una formación política que se dice de izquierdas omita 13 años de Gobierno PSOE y no quiera escuchar lo que por activa y pasiva han explicado los dirigentes del PSOE que será su programa, sólo puede ser calificado de encubridor y cómplice del nuevo Gobierno.

Izquierda Unida se ha mostrado en el proceso de luchas de estos dos años no como un instrumento al servicio de las mismas sino como un aparato que ha cabalgado sobre ellas como âala izquierda del PSOEâ?. Como una fuerza que ha trabajado junto al PSOE y los dirigentes de CCOO y UGT para que la movilización no escapara del control burocrático.

Pero la bancarrota electoral y las consecuencias respecto a su posición frente al nuevo gobierno no son más que el último capítulo de la bancarrota política a la que las diferentes direcciones han llevado a IU.

El proceso de desnaturalización y destrucción del proyecto originario de IU viene de lejos: aventuras como la del PDNI, la venta, o regalo, de EUiA a Iniciativa per Catalunya, la renuncia expresa a una política sindical propia y el consiguiente entreguismo a una burocracia sindical corrupta; la renuncia a los contenidos, incluida la denuncia de la OTAN, y la subordinación a los intereses del PSOE durante las movilizaciones contra la guerra, el pánico, en aras de una supuesta unidad interna, a debatir y tomar una postura de firme rechazo a la Constitución de la Europa del Capital y la Guerra, o el vergonzoso silencio ante la ilegalización de ideas y partidos en el País Vasco, nos muestran una trayectoria que, indefectiblemente, lleva a la derrota electoral y a la realidad de una organización nada democrática e imposible de regenerar y que, además, ha heredado las imperdonables renuncias o silenciosas aceptaciones de la dirección del PCE que parió a la coalición (aceptación del régimen monárquico, renuncia a la lucha social, a la organización de la clase obrera o la vía institucional como única posibilidad de vertebración de alternativas), sin haber hecho un análisis autocrítico del período de la transición, período en el que se ponen las bases de la venta ideológica del comunismo español y donde el pacto de silencio nos dice que âesto es lo que hayâ? y además es lo âmenos maloâ?, por lo tanto que nadie se mueva demasiado a la izquierda porque quedará fuera del reparto del pastel institucional.

Los militantes de I.U. hemos tenido que vivir hechos bochornosos, tanto políticos como morales; desde la manifestación del 12 de marzo, manipulada por el entonces gobierno fascista del PP, con Llamazares compartiendo cabecera junto a los borbones y demás siniestros personajes como Berlusconi, a la asistencia de Rosa Aguilar a la boda del príncipe con la consiguiente tiniebla que siempre ha rodeado a la organización respecto a un firme posicionamiento republicano.

Hemos tenido que ver luchas fraticidas por mantener cuotas de poder entre grupos o facciones que tienen, al fin y al cabo, un mismo discurso claudicante. Hemos visto (y denunciado de continuo) casos de âdirigentesâ? luchando por mantener su puesto de trabajo a costa de la nula democracia interna de la organización y de la imposibilidad de revocar a los cargos electos. Hemos tenido que ver, incluso, gente lucrándose a través de negocios realizados al amparo de IU.

Ni siquiera las demandas de una asamblea extraordinaria ante el estrepitoso fracaso electoral hace tambalear la seguridad de los que saben que van a seguir viviendo a costa de los más nobles ideales de una militancia sin posibilidades de intervenir ante tales desmanes.

¿Es esa la izquierda alternativa y transformadora? ¿Este es el perfil anticapitalista necesario para hacer frente a la barbarie? ¿Esta es la herramienta política de la clase trabajadora?

Es evidente que no. Este último año se ha hecho patente el choque brutal entre las aspiraciones populares expresadas en la calle, como hacía tiempo que no pasaba en este país, y la posición de IU bajo la sombra del PSOE, actuando de colchón de las movilizaciones, intentando sacar rédito electoral de las mismas, enfrentándose a la juventud y a los trabajadores enarbolando la bandera de lo políticamente correcto.

IU ha demostrado ser irrecuperable. Más aún, cuanto más empeño pongamos en alentar la movilización y las exigencias al nuevo Gobierno, más vamos a chocar frontalmente con IU. Así fue en Madrid con ocasión de la manifestación del 20 de Marzo, como lo había sido durante las movilizaciones contra la guerra: de un lado IU, junto al PSOE, CCOO y UGT... del otro, nosotros junto a los colectivos que conforman la Asamblea contra la Globalización capitalista y la guerra.Y así ha sido, mucho más sangrante aún en Catalunya: de un lado nuestr@s compañer@s de Roj@s impulsando la lucha contra los cierres de empresas y alentando la Xarxa contra els Tancaments y del otro EUiA, integrada junto con ICV en el Gobierno de la Generalitat, que ha dado el aval legal necesario para que las multinacionales cierren y se marchen llevándose las subvenciones recibidas y la millonada de la venta de los terrenos. Lo mismo ha sucedido en las recientes movilizaciones en Barcelona por la regularización de las condiciones de los trabajadores inmigrantes, donde los procesos y las luchas pasan muy a la izquierda de IU.

El catastrófico resultado electoral, y el desastre económico consiguiente han provocado los lógicos movimientos y fisuras en el interior de IU. Son expresiones de esto las declaraciones de Francisco Frutos contra Llamazares, la misma crisis abierta con la designación burocrática del juez Villarejo y su posterior renuncia a encabezar las listas de IU-ICV a las próximas Elecciones Europeas, los âmovimientosâ? de Rosa Aguilar para alcanzar nuevas cuotas de poder.

Se puede pensar que en reagruparse con estos o con aquellos sectores de IU está ahora âla gran oportunidad política de Corriente Rojaâ?. Puede pensarse incluso que ahora es el momento de âtomarâ? la dirección. Podemos esperar, seguir esperando, a que se nos unan los cientos de descontentos que se van sumando a la larga lista claudicación tras claudicación. Se podría esperar de nosotros, desde los que llevan más tiempo hasta los más jóvenes, a que demos la enésima batalla interna, que defendamos nuestros criterios comunistas en asambleas irreformables, que sigamos sufriendo los efectos de la âapisonadora oficialistaâ? agarrándose por la fuerza, si es necesario, a sus sillones, que sigamos, en fin, tirando por la borda nuestros años de servicio a la causa intentando recuperar lo irrecuperable mirando hacia otro lado mientras las condiciones de vida, laborales, las de los pueblos oprimidos, siguen cayendo en picado día a día.

No se trata pues, de seguir trabajando âcontraâ? la organización en la que militamos hasta ahora, ya que IU ya ha decidido cuál va a ser su posición estratégica en el panorama político del estado español y esta posición dificilmente la va a reorientar una corriente interna ciertamente minoritaria. No debemos caer en la extrema incoherencia que significa el militar en una organización cuyos objetivos y formas no compartimos y donde el bloqueo destructivo está servido. Nuestra sola presencia legitima las prácticas de la dirección a la que criticamos. Hasta ahora, Corriente Roja ha demostrado que la dirección no ha variado ni un ápice en sus planteamientos claudicantes debido a nuestra presencia y presión, tanto en los órganos de dirección como en las casi inexistentes asambleas de base. Y no es una postura derrotista o impulsiva; somos muchos los que llevamos años, muchos años, dando la batalla en IU mientras ésta ha ido retrocediendo inexorablemente y deshaciéndose de cualquier contenido inquietante para el sistema...

¿Qué más debemos esperar?. Corriente Roja no ha negado el diálogo y las posibilidades de acuerdos a nadie durante estos años. Pero ahora, más que nunca, reiteramos que el punto de partida para nuestras decisiones no puede ser bajo ningún concepto las intrigas internas y las disputas de aparato en el interior de IU.



VIII.- hace falta una izquierda consecuente que sea una referencia política para los activistas


De todos los elementos de la situación que podemos destacar, desde el punto de vista de la construcción de un alternativa de izquierdas, hay uno que debe ser para nosotros el central: la nueva situación política abre una contradicción central entre las demandas que expresaron en la calle millones de jóvenes y trabajadores y un Gobierno dispuesto a gobernar para las multinacionales y la banca, canalizando y derrotando el ascenso del movimiento.

Se hace vital entonces contar con una izquierda consecuente, con una verdadera oposición de izquierdas, resuelta a impulsar la movilización y a construirse al calor de ella, enfrentando el fraude y los planes antipopulares del nuevo Gobierno. Se trata de poner todo nuestro empeño en construir una izquierda consecuente, alternativa al Gobierno, al régimen monárquico y al sistema capitalista, que sea una refrencia política para los activistas.

No se puede admitir, desde un análisis coherente y riguroso de izquierdas, culpar a los jóvenes y a los trabajadores de despolitización y de no enfrentar el avance del neoliberalismo. A quien así razona, mas le valdría estudiar por qué las organizaciones de la izquierda del pasado siglo no han sabido dar respuesta a la ofensiva del capitalismo que comienza durante los primeros años de los 70 del siglo XX con la ruptura del pacto keynesiano. Esta falta de respuesta de las organizaciones de la izquierda, acentuada por la desorientación y sensación de derrota producida por el derrumbe de los países del llamado âsocialismo realâ? han dejado a la mayoría de las organizaciones políticas, de todas las tradiciones, en un estado de devastación y falta de alternativa que ha llevado a la mayoría de ellas a una situación irrecuperable. Es en este marco en el que debemos abordar el análisis sobre IU.

¿Es posible corregir el rumbo de IU para que encabece una alternativa al régimen monárquico y al sistema capitalista? Sin ningún genero de duda, NO. Como antes hemos señalado, el pasado 12 de marzo, después del atentado, la vida le puso en bandeja a la dirección de IU la gran ocasión de encabezar la revuelta contra el Gobierno. En lugar de hacerlo, salió corriendo a abrazar al PSOE y con éste a la Monarquía y la unidad nacional. IU continúa encerrada en la inmediatez de lo electoral y en la destrucción de la militancia, desnaturalizando el tradicional concepto de esta, y asimilándola al modelo de los partidos del sistema, PP y PSOE, con militantes que se convierten simplemente en afiliados que no tienen otra misión que pegar carteles o acudir a los mítines a aplaudir al candidato de turno.

El reto de Corriente Roja se sitúa en el terreno de las necesidades del movimiento de masas, en afrontar el desafío que plantea la contradicción central que se abre entre la lucha del movimiento de masas y el nuevo Gobierno venido a reconducir la situación y derrotarlas.


ix.- convertir a Corriente Roja en el motor del bloque de la izquierda


Para nosotros/as lo determinante debe ser como avanzar en construir al calor de esas movilizaciones una izquierda consecuente, anticapitalista, que enfrente los planes del nuevo Gobierno.
Nuestro objetivo es conformar un polo de referencia plural y abierto a todos aquellos que quieran luchar contra el capitalismo y por el socialismo. Una organización que sea capaz de trabajar en los movimientos de un modo eficaz y sin sectarismos, capaz de dotarles de contenido aportando nuestra experiencia y al mismo tiempo aprender de las nuevas formas de organización y de lucha de los jóvenes. Una organización que defienda que la contradicción capital-trabajo sigue siendo central y que al mismo tiempo reconozca que el capitalismo ha conseguido, con la complicidad de las direcciones mayoritarias del movimiento o obrero y popular, llevar a cabo un proceso de regresión de la clase obrera. Por un lado a través de la destrucción del tejido industrial, la deslocalización y la precarización generalizadas, y por otro, cooptando a las direcciones obreras, tanto las políticas como las sindicales.

Nuestra experiencia de trabajo en el movimiento de movimientos nos ha enseñado que es mucho más importante hacer que decir y que la vinculación entre la teoría y la práctica es el único camino para un proyecto consecuente de izquierdas. Estamos en un momento en que el hacer se convierte en fundamental y va a ser nuestra prioridad en el próximo ciclo. En tanto en cuanto seamos capaces de trabajar en la reanudación de la unidad de clase, en la reconstrucción de un movimiento obrero combativo, democrático e internacionalista, en potenciar los movimientos sociales haciéndonos eco y representando sus aspiraciones y objetivos, podremos decir que hemos tenido éxito en la construcción del bloque de izquierdas que pretendemos llevar a cabo.

Ya el Ier. Encuentro estatal de Corriente Roja en julio del pasado año planteó una perspectiva política clara: âComo decíamos al principio, la debilidad es grande y la tarea ardua, pero la necesidad histórica de construir una alternativa global al capitalismo es más evidente y urgente que nunca. La lucha contra la guerra ha demostrado en el mundo, y de forma destacada en el Estado español, una capacidad de convocatoria inédita, aunque está precedida por un nivel alto de movilizaciones, y sorprendente, si se compara con la relativa desarticulación social en la mayor parte de las ciudades y pueblos. Agrupar sectores y fuerzas anticapitalistas con el objetivo de crear un potente bloque de izquierdas que, respetando la autonomía de los movimientos sociales, los potencie y se haga eco de ellos, para quien las elecciones y las instituciones no sean un fin en sí mismo, sino una palanca al servicio de la movilización y la transformación socialista de la sociedad, es una tarea impostergableâ?. (Declaración de Principios de Corriente Roja, Julio del 2003)

El II° Encuentro Estatal de Corriente Roja debe apostar por dar vida, con todos los compañeros/as que nos acompañen, con todos aquell@s que ya se fueron hace tiempo (o los expulsaron) y con los colectivos, grupos y organizaciones que se sitúan a la izquierda de IU, a un Bloque de la izquierda anticapitalista (cualquiera que sea el nombre que le queramos dar). tomando como base los puntos programáticos y de principios aprobados en aquel mismo Encuentro.

Se trata de apostar por convertir a Corriente Roja en el motor de la conformación de ese Bloque que agrupe y sea la representación de la izquierda sindical, de la juventud precarizada, de los trabajadores inmigrantes, de los movimientos sociales críticos con el sistema.

Sin pretender aquí resolver todos los puntos que deberían conformar las bases políticas de ese Bloque, podemos decir que se trata de un llamamiento a agruparse para la lucha

· por la defensa de los derechos de l@s trabajador@s, el rechazo a los despidos y a las deslocalizaciones, levantando medidas resueltamente de clase, anticapitalistas, que enfrenten la precarización, la miseria salarial, el desmantelamiento de los servicios públicos.. proponiendo medidas contra los Bancos, las constructoras y las multinacionales.

· Por un rotundo NO a la Constitución Europea.

· Por el rechazo de la Constitución de 1978

· La lucha contra el régimen de la monarquía y por la III República son sus elementos ordenadores. Una lucha indisolublemente unida a la defensa de las libertades democráticas y los derechos de todos los oprimidos. El derecho a la autodeterminación de los pueblos, es parte imprescindible de ese programa.

· La lucha por la solidaridad internacional, combatiendo las agresiones imperialistas, comenzando por el propio imperialismo europeo y español, constituyen uno de los perfiles definitorios de ese agrupamiento.

· La construcción de esta alternativa solo se puede hacer desde la recuperación de los principios que dieron origen al movimiento revolucionario en la era moderna: el internacionalismo, la democracia directa y la independencia de clase respecto a los aparatos del Estado Burgués, con el objetivo de la transformación socialista de la sociedad.

· El trabajo de construcción de una alternativa real al capitalismo, engarzando la experiencia práctica y teórica de las luchas de clases que afrontaremos. la tarea de construir el socialismo como única alternativa a la barbarie.



X.- Reforcemos organizativamente corriente Roja


La apuesta por la construcción de esa alternativa, por la formación del Bloque de la izquierda anticapitalista nos exige continuar reforzando la organización de Corriente Roja mediante la creación y desarrollo de núcleos en centros de trabajo, de estudio, barrios y pueblos.

Todas las medidas organizativas deben perseguir en esta etapa un objetivo claro: abrir Corriente Roja para que se incorporen el máximo de activistas que podamos. Se trata de construir ese referente político y en ese sentido la organización tiene que estar al servicio de ayudar a esa tarea.

El proceso de los núcleos: este es un proceso que es necesario que adquiera un carácter estatal para evitar las diferencias organizativas entre unos territorios y otros, permitiendo así un desarrollo más armonioso del conjunto de la organización. El núcleo debe convertirse en el lugar privilegiado y básico para el trabajo de los militantes de CR.

En ellos se irá avanzando al menos en las cuatro responsabilidades fundamentales bien identificadas: coordinación política, organización, propaganda y finanzas, a las que debe añadirse movimiento obrero y movimiento antiglobalización.

Es fundamental el cumplimiento de los compromisos financieros. En una organización como la nuestra, sin cargos públicos, es más necesario aún que los diversos territorios cumplan con los compromisos adquiridos con las finanzas estatales. Además de esto debemos ser imaginativos en la búsqueda de medios de financiación: la experiencia de venta de materiales: chapas, banderas, etc., ha sido bastante satisfactoria, por lo que debería convertirse en una tarea a llevar a cabo en todo el Estado.

Creemos que la intensificación de este proceso organizativo debe ir acompañada de mayor presencia pública de CR en manifestaciones, mediante cortejos, manifiestos y pancartas propias, pegatinas, etc... Así mismo, tras la confusión y desmoralización instalada en la militancia de IU es muy útil convocar debates y actos públicos en los que realicemos nuestro análisis de lo que sucede.

Debemos también, hacer un esfuerzo en mejorar nuestros medios de propaganda, debemos mejorar nuestra página web haciéndola más sencilla y accesible para todos. También es necesario que nuestra lista general de correo electrónico mejore y que procuremos que cumpla su objetivo, esto es, servir como medio de circular información y materiales de interés, por lo que es necesario derivar el debate a otros foros. Debemos dotarnos de una publicación que refleje nuestra línea política y las opiniones de los miembros de Corriente Roja, esta publicación debe ser el medio principal por el que nos demos a conocer a la sociedad y debe tener una estricta periodicidad así como una presentación lo más esmerada posible.

Tenemos, también, y aceptando nuestra propia pluralidad, que abordar el tema de las relaciones internacionales. El marco europeo, con las diversas experiencias de unidad (PIE, Izquierda Anticapitalista, etc.) no debe sernos ajeno, necesitamos en este sentido definir cual puede ser nuestro grado de implicación en estructuras políticas europeas y mundiales.

El debate político, que debe centrarse en la necesidad, contenidos y formas de la izquierda anticapitalista, aquí y ahora, debe hacer posible invitar en cada lugar a colectivos y personas cercanas para analizar con nosotros un futuro inmediato que nos afecta a todos.

La salida de CR de IU debe implicar la intensificación del trabajo que definimos en el I Encuentro Estatal de 2003, dirigido a agrupar fuerzas para la construcción de un bloque anticapitalista, o como demos en llamarlo. Entendemos que este bloque debe ser una unión superior de grupos y personas, plural y diversa en lo político e ideológico. Este proceso pues, no es competitivo, ni con la militancia de personas, ni con ninguna de las organizaciones políticas pre-existentes (PCE, UJCE, PRT-IR, cuadernos internacionales.. etc).

Con respecto a las organizaciones y grupos llamados a conformar con nosotros el Bloque de Izquierdas es necesario que huyamos de cualquier tipo de prejuicios y rencores del pasado. La sincera aceptación de los principios, la lucha por el socialismo y la firme voluntad de luchar contra el capitalismo deben ser condiciones suficientes para la integración en este.

En este sentido, tenemos que atender y establecer relaciones, también, con las diversas experiencias locales que se desarrollan en nuestro Estado. Evitar su aislamiento y saber integrarlos en un marco más amplio sería muy importante tanto para las citadas experiencias como para el Bloque en su conjunto. No debemos olvidar que tanto en la Comunidad de Madrid, con el MIA, como en Catalunya, con las candidaturas alternativas del Vallés, entre otras, se desarrollan unas experiencias muy interesantes y que han obtenido un importante respaldo popular.



xi.- las lineas de trabajo



Entre los ejes políticos de intervención de los meses venideros podemos destacar en primer lugar la lucha contra cierres, despidos y contra la precariedad. A Corriente Roja nos debe caracterizar estar los primeros al frente de las luchas obreras. En los próximos meses la denuncia del Pacto de Competitivad debe ocupar un papel destacado en nuestra actividad. Desarrollar un plan al respecto debe ser una de las tareas especificas del IIº Encuentro estatal.

Hay que señalar también que LA movilización contra la ocupación de Iraq y Palestina va a seguir desempeñando un papel crucial. Igualmente nos vamos a implicar a fondo en la campaña contra la Constitución europea, en particular a partir de que sea aprobada y se le ponga fecha al referéndum. Y la movilización por la regularización de los trabajadores inmigrantes también va a ocupar un lugar destacado,

La reciente experiencia de los encierros de inmigrantes en Barcelona es buena muestra de que es un ámbito en el que debemos realizar un paciente, y seguramente poco gratificante, a corto plazo, trabajo, aunque imprescindible y muy importante para el futuro y para esa recomposición de la unidad de clase para la que la participación de los trabajadores inmigrantes es pieza clave. La participación de los compañeros de Rojos/es en las últimas movilizaciones de apoyo a los inmigrantes en Barcelona debe constituir un ejemplo a seguir en todo el Estado.

Uno de los ejes que siempre hemos destacado en nuestros documentos es el trabajo por vincular el movimiento antiglobalización con el movimiento obrero. Nos parece que este debe seguir siendo un objetivo central y que el terreno de la práctica debe ser el privilegiado para esta vinculación, el mejor modo de conseguirlo es a través de las luchas y las movilizaciones. En este terreno debemos enfrentarnos a un problema capital como es la tendencia a la compartimentación de los diversos movimientos y a la falta de permeabilidad, fundamentalmente por parte del movimiento obrero, hacia las nuevas formas de organización y lucha del movimiento antiglobalización.

La recomposición de un movimiento obrero combativo, democrático y de clase constituye el principal objetivo de Corriente Roja. Declaramos esto sin ningún tipo de fetichismo hacia ningunas siglas, pero con el absoluto respeto hacia todas las opciones de organización de los trabajadores en los diversos sindicatos. Y lo hacemos sabiendo que las actuales estructuras sindicales no representan ni defienden, y lo que es peor, no tienen ningún interés en hacerlo, a la mayoría de la clase trabajadora de nuestro país que vive inmersa en lo que hemos dado en calificar como precariedad. El discurso y la acción de las burocracias sindicales está solamente dirigido a la negociación a la baja de las condiciones laborales de la cada vez más menguada capa de trabajadores fijos y con derechos. La organización de los precarios es urgente y necesaria para una proyecto coherente y eficaz de transformación social.

En el movimiento contra la ocupación de Iraq y Palestina debemos también de volcar nuestros esfuerzos en el mismo sentido en el que hemos estado trabajando hasta el momento. Fomentando la movilización sostenida, denunciando el papel de las bases y de la OTAN en el entramado al servicio del imperialismo norteamericano y, en el nuevo marco de la resolución de la ONU, denunciando que una resolución de este organismo, antidemocrático y al servicio de los USA , no legitima de ningún modo la ocupación y el genocidio de un pueblo que tiene el perfecto derecho a decidir por sí mismo su destino. Denunciar además, el doble rasero de la ONU ante la ocupación y el genocidio del pueblo palestino y su legitimación de la ocupación de Iraq.

Otro de nuestras tareas centrales debe ser intensificar y fortalecer las plataformas unitarias contra la Constitución Europea. Esto debemos hacerlo en varias direcciones: en primer lugar es necesario continuar la labor pedagógica de divulgación de los contenidos de la Constitución por medio de reparto de hojas explicativas, realización de debates, etc., es necesario, además, intentar aumentar el grado de movilización social en contra de la Constitución integrando cada vez más activistas en las plataformas locales y territoriales. De nuevo en este frente nuestra capacidad para vincular los contenidos de la Constitución Europea con luchas concretas debe ser el eje de nuestro trabajo. El cierre de empresas y su traslado al Este constituirán con toda seguridad un buen ejemplo para denunciar el modelo de construcción europea que pretende institucionalizar el Tratado Constitucional.

Debemos también intensificar nuestro trabajo en campos en los que hemos mostrado en el pasado una mayor debilidad, en este sentido es fundamental que abordemos con mayor intensidad nuestra actuación en el movimiento juvenil acrecentando nuestra presencia en el ámbito estudiantil tanto universitario como en las enseñanzas medias.
Re: Por qué somos pobres necesitamos mas libertad economica para acabar con la pobreza por walter williams
27 jun 2004
shhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
silenci davant l´ignorancia
Hipotesis vacias.
27 jun 2004
Las "recetas" que das para paraguay en realidad se han puesto en efecto durante décadas en un mónton de paises con resultados catastróficos para centenares de millones de personas. Cuando dices por ejemplo que la educación es un factor menor en realidad no sabes lo que dices, una fuerza de trabajo bien formada es el principal potencial de un pais, aunque para ti quizás un núcleo de terratenientes con su propiedad bien blinadada es preferible a desarrollar las capacidades y conocimientos técnicos y educativos de 10 millones de personas. Sinceramente, Walter, tu discurso suena a desesperado, no le veo base y ninguna capacidad de innovación, confundes la protección de la riqueza a que hayan llegado las personas (Por ejemplo, la calidad de la educación que pueden tener sus hijos en su país.) reduciendola a la cantidad monetaria y pensando que el laissez faire lo es todo, cuando la práctica de estas décadas ha demostrado que origina masas de personas sin ni siquiera la formación para comprender cual es su situación y porqué y como se le puede poner remedio. Desde luego, espero que paraguay defienda y promueva la educación y formación técnica de toda la población, al mayor nivel que pueda, y no siga tu consejo de abandonar o dejar como menor esta tarea.
Re: Por qué somos pobres necesitamos mas libertad economica para acabar con la pobreza por walter williams
28 jun 2004
Rob Roy admiro la teva paciència amb aquest troll
Sobre Trolls...
28 jun 2004
Yo no calificaría de Troll a Walter Williams. Un troll es un tio que siempre se quiere quedar con la última palabra, que no dialoga o lo hace repitiendo argumentos y que busca reventar el foro de tal manera que se destaquen sus opiniones. Suele ser muy emocional e insultarlo, gritarle o hacer un poco el troll l,o retroalimentea. Por lo que veo, hasta ahora Walter se ha limitado a exponer sus opiniones y defenderse cuando se ha visto insultado. Personalmente estoy en completo desacuerdo con sus opiniones por razones que no pienso exponer ahora. Se puede estar de acuerdo o no con lo que dice, pero para argumentar contra el modelo económico neoclásico (el que utilizan el 99% de las economias) no queda más remedio que utilizar el mismo lenguaje, teoria de juegos, modelos sociológicos, ¡ciencia!.

Muchas veces veo más actitud de troll entre los que contestan insultando o haciendo comentarios ininteligibles que en los comentarios de Walter. Indymedia es un sitio libre sin censura y también hay que respetar las opiniones de los demás cuando estás en desacuerdo.
Re: Por qué somos pobres necesitamos mas libertad economica para acabar con la pobreza por walter williams
28 jun 2004
Liberalización de la Marihuana...YAAAA!!
no me voy a leer este rollo
28 jun 2004
es ke soy pobre, y no tengo ni tiempo

komo soy pobre, voy a un supermercado y robo todo lo que necesito

eso es libertad economica de verdad !

(salute)
Sindicat Terrassa