Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: ecologia
James Lovelock y el Espejismo Nuclear
22 jun 2004
Artículo de Marcel Coderch como respuesta al artículo de James Lovelock "La energía nuclear es la única solución ecológica".

James Lovelock y el Espejismo Nuclear: De Gaia a Westinghouse

Por Marcel Coderch, 20 de Junio, 2004

A sus 85 años de edad, JamesLovelock, padre de la hipótesis Gaia> – una especie de ecologismo místico según el cual la Tierra funcionaria como un ser vivo del que los humanos no somos sino una parte mínima, casi un parásito – ha roto una lanza a favor de la energía nuclear en un reciente artículo en The Independent [1], publicado también en El País [2] el pasado 20 de Junio, donde ruega a sus “amigos del movimiento [ecologista] que abandonen su equivocada objeción a la energía nuclear”. En este artículo repite algunas de las ideas que ya expuso en el prefacio del libro Environmentalists for Nuclear Energy,[3] escrito por Bruno Comby, físico nuclear francés y presidente del Movimiento Optimista y de la Asociación de Ecologistas por la Energía Nuclear , quien, además de defender la inocuidad de la energía nuclear, ha escrito también libros sobre Cómo Tener Éxito en los Exámenes Trabajando la Mitad, sobre el Elogio de la Siesta, sobre la alimentación a base de Deliciosos Insectos, sobre Como Librarse del Tabaco, sobre La Gestión del Stress, sobre El Optimismo como Motor del Éxito, y sobre otros muchos temas igual de variopintos.

Los Argumentos de Lovelock
Tanto en el artículo como en el referido prefacio, el punto de partida de Lovelock es que “la civilización está en peligro inminente” porque “el calentamiento del planeta se está acelerando y casi no queda tiempo de actuar” ante un cambio climático que puede “convertirse en el mayor peligro al que se ha enfrentado la civilización.” Aún cuando Lovelock pasa de puntillas sobre la causa última de este calentamiento (la fe ciega en el fetiche del crecimiento económico), sí lo atribuye a los gases invernadero generados por la masiva utilización de combustible fósiles, afirmando que “incluso si abandonáramos todos los combustibles fósiles inmediatamente, las consecuencias de lo que ya hemos hecho durarían 1.000 años.” En cuanto a las alternativas, para Lovelock “no hay posibilidad de que las fuentes renovables, viento, mareas y corrientes de agua, consigan proporcionar energía suficiente y a tiempo. Si tuviéramos 50 años o más, podríamos convertirlas en nuestras fuentes principales. Pero no tenemos 50 años.” Y en estas condiciones, “sólo hay una fuente inmediatamente disponible que no provoque calentamiento planetario, y ésa es la energía nuclear” que, según él, permitiría continuar con nuestra civilización, es decir, con nuestro consumo energético.

La energía nuclear, sin embargo, habría sido víctima del “temor irracional alimentado por la ficción a lo Hollywood, los grupos de presión ecologistas y los medios de comunicación,” por mucho que “desde su inicio en 1952, la energía nuclear ha[ya] demostrado ser la más segura de todas las fuentes de energía,” y por tanto no deberíamos dejarnos asustar “por los diminutos riesgos estadísticos de cáncer provocados por las radiaciones,” ya que después de todo “casi la tercera parte de todos nosotros morirá de cáncer, principalmente porque respiramos un aire cargado con un cancerígeno que todo lo invade: el oxígeno.” Es decir, puesto que tarde o temprano muchos moriremos porque no tenemos más remedio que respirar “un cancerígeno que todo lo invade,” cualquier riesgo añadido es irrelevante.

El error fundamental de algunos ecologistas consiste, según Lovelock, en preocuparse más “por las amenazas a las personas que por las amenazas a la Tierra,” y en no “distinguir entre las cosas que son directamente dañinas a las personas de las que lo son indirectamente por dañar a nuestro habitat terrestre.”[4] La energía nuclear, por ejemplo, “aunque es potencialmente dañina para las personas, representa un peligro nimio para el planeta. Los ecosistemas naturales pueden soportar niveles de radiación continuos que serían intolerables en una ciudad.” Ello explicaría, por ejemplo, que “la zona que rodea la central de Chernobyl, y que fue evacuada por su peligroso nivel de radiación, tenga ahora una vida salvaje mucho más rica que la de áreas cercanas” – no queda claro si por el propio efecto de la radiación o simplemente por la despoblación humana. Dada esta experiencia, Lovelock llega incluso a sugerir que el problema de los residuos nucleares (que él llama “cenizas” nucleares) podría resolverse fácilmente convirtiéndolos en “guardianes incorruptibles de los más bellos lugares de la Tierra.” “¿Quién se atrevería a desforestar un bosque que fuera depósito de residuos nucleares?”, se pregunta.

Es evidente que Lovelock no cae en el error que adjudica a los ecologistas, ya que para él no hay ningún problema en ir haciendo inhabitables durante milenios “los más bellos lugares de la Tierra” y todo lo que les rodea: la supervivencia de Gaia, aunque radioactiva, está por encima de las amenazas a las personas. Y es que, además, la radioactividad es algo consustancial a la Tierra ya que, según él, el planeta se “formó a partir de los desechos de una bomba nuclear del tamaño de una estrella,” y por ello todavía “vivimos inmersos en la radiación de esta enorme explosión nuclear.” Por otra parte, la vida “empezó hace unos cuatro mil millones de años bajo condiciones de radioactividad mucho más intensas que las que ahora preocupan a ciertos ecologistas,” y con una atmósfera sin “oxígeno ni ozono que filtrara la radiación ultravioleta.” No hay que olvidar pues “que estas poderosas energías inundaban el útero de la vida.” Es decir, después de todo la radiación nuclear no debe ser tan mala, por mucho que resulte maligna para el hombre, y, en última instancia, bastaría con volver a esperar otros cuatro mil millones de años para que Gaia volviera a generar de nuevo la vida, esta vez quizás una vida más resistente a la radiación.

Hay, sin embargo, otra esperanza más, ya que “existe la posibilidad de que podamos salvarnos gracias a un acontecimiento inesperado, algo así como una serie de erupciones volcánicas suficientemente graves como para bloquear la luz solar y enfriar la Tierra.” Lo que Lovelock no aclara es cómo nos salvaríamos sin luz solar durante un período de tiempo suficientemente largo como para que se enfriara la Tierra, sin poder crecer alimentos vegetales y respirando una atmósfera llena de residuos volcánicos como la que se supone llevó a la extinción de los dinosaurios. De nuevo no parece que tenga a la humanidad in mente: basta con que se salve Gaia.

No merece la pena discutir tamaños sinsentidos ni enzarzarse en debates místicos sobre si lo primordial es mantener Gaia o la vida humana; o sobre qué más da estar sometidos a “diminutos riesgos estadísticos” [sic] adicionales si vivimos de respirar oxígeno, que si hemos de creer a Lovelock es un cancerígeno que provocará la muerte a una tercera parte de todos nosotros; o sobre si la solución al problema de los residuos consiste en esparcirlos para que así el hombre no pueda acceder a buena parte del planeta; o si la radioactividad jugó o no un papel primordial en el desarrollo de la vida. Vayamos, sin embargo, al meollo de la cuestión: ¿Puede ser la energía nuclear la solución al efecto invernadero y/o a la cima de producción de combustibles fòsiles?

¿Es la Energía Nuclear la Solución?
Lovelock no ofrece ningún dato que avale su afirmación de que “la energía nuclear es la única solución” que puede evitar el peligro inminente a que está sometida nuestra civilización. De su exposición cabe deducir, sin embargo, que bastaría con eliminar todas las trabas a la energía nuclear para resolver los problemas derivados de los combustibles fósiles y poder así mantener nuestro consumo energético. Sólo la miopía de la mayoría de los ecologistas obstaculizaría esta solución.

Estas afirmaciones forzosamente descansan sobre varias premisas:

  1. Es posible satisfacer las necesidades energéticas actuales y futuras de nuestra civilización industrial construyendo suficientes centrales nucleares, y sin contribuir al efecto invernadero.
  2. La transición de energías fósiles a energía nuclear puede hacerse en bastante menos de 50 años.
  3. Hay suficiente combustible nuclear en la Tierra como para que pueda amortizarse esta transición (digamos que para varios siglos), y su extracción puede realizarse sin generar CO2.
  4. La construcción y operación de una central nuclear proporciona un saldo positivo de energía a lo largo de su ciclo de construcción, operación, desmantelamiento y tratamiento de residuos.
  5. Es posible construir estas centrales con niveles de seguridad que eviten accidentes graves, y resolviendo el problema de los residuos de tal forma que el mundo siga siendo habitable en el futuro.

Analicemos estas premisas con cierto detalle:

1) y 2) ¿Cuántas centrales nucleares habría que construir? ¿En cuánto tiempo? ¿Qué porcentaje de energía cubrirían?

En la actualidad hay en el mundo unas 450 centrales nucleares que producen el 12% de toda la electricidad que se consume en el mundo, lo cual equivale al 5% de toda la energía consumida. Por tanto, sin considerar incrementos de demanda, para producir toda la energía eléctrica que el mundo consume hoy habría que construir unas 3.600 centrales adicionales que posiblemente pudieran cubrir cerca del 40% de toda la energía que consumimos.

Teniendo en cuenta que se tarda unos 10 años en construir una central nuclear, que se tardaron más de 15 años en construir las 450 centrales actuales, y aún suponiendo que a pesar de que desde los años 70 prácticamente no se han construido nuevas centrales, todavía disponemos de la misma capacidad de construcción que en la década álgida de los 60, tardaríamos 120 años en construir las 3.600 nuevas centrales. Incluso suponiendo que duplicáramos la máxima capacidad que tuvimos, no podríamos terminar la construcción antes de 60 años.

Y esto solventaría sólo el 40% de la energía que consumimos hoy. ¿Cómo se generaría el 60% restante sin contribuir al efecto invernadero? ¿Podemos sustituir el petróleo que usamos para transporte por energía eléctrica de origen nuclear? Del total de energía consumida, el 40% se destina a transporte. Aún suponiendo que fuéramos capaces en los próximos años de sustituir todos los motores de combustión por motores y acumuladores eléctricos (o de hidrógeno), y que pudiéramos reconvertir toda la infraestructura de aprovisionamiento de combustible a electricidad o hidrógeno (algo ya de por sí faraónico), necesitaríamos construir otras 3.600 centrales adicionales para producir la electricidad necesaria para alimentar a nuestros nuevos vehículos.

Incluso suponiendo que el mundo dejara de crecer, para mantener los consumos energéticos actuales de electricidad y transporte a base de energía eléctrica de origen nuclear habría que construir pues unas 7.200 centrales nucleares, lo cual supone una inversión de unos 20 billones de dólares (2 veces el PIB de los EE.UU.). Si queremos hacerlo en 20 años, habría que multiplicar por 12 la capacidad de construcción que se tuvo en la década de los 60, al tiempo que sustituir todos los motores de combustión por motores eléctricos o de hidrógeno y acondicionar toda la infraestructura de suministro del nuevo combustible.

No parece un proyecto muy realista, y aún así en la transición generaríamos una cantidad de CO2 equivalente a la que producimos ahora en 10 años. Cualquiera que quiera plantear seriamente la alternativa nuclear deberá responder a estos interrogantes. Lovelock no lo hace.

3) Aún en el supuesto de que lográramos construir todas estas centrales nucleares, ¿de dónde saldría el uranio para alimentarlas? Según David Goodstein [5], en el mejor de los casos, las reservas conocidas de uranio se estiman en unos 25 años de consumo actual. Es posible que sean mayores, pero si multiplicáramos por 15 el número de centrales nucleares y quisiéramos asegurarnos combustible para por lo menos los 50-70 años de vida útil de una central, tendríamos que conseguir multiplicar por 30 las reservas actuales, o por bastante más si tenemos en cuenta los efectos tipo curva de Hubbert. Algo que tampoco parece fácil, por mucho que se hable de reciclar las viejas cabezas nucleares sin que haya datos de lo que esto supondría.

Hay quienes proponen pasar a reactores de plutonio lo cual aseguraría combustible prácticamente ilimitado, ya que en los reactores actuales se genera este elemento como residuo. Pero el plutonio es extremadamente tóxico, requiere sodio líquido para la refrigeración de estos reactores y los fast-breeder sólo existen en régimen experimental e incrementan notablemente todos los problemas de seguridad. Ni siquiera puede considerarse una tecnología actual que pueda desplegarse en los próximos años.

Los defensores de la energía nuclear deben aclarar, pues, si lo que proponen es utilizar reactores convencionales de uranio, o reactores de plutonio. En el primer caso, deben decir de dónde esperan obtener el combustible, a qué coste energético, con qué tipo de energía piensan extraerlo, y con qué generación de CO2 (las minas de uranio son hoy por hoy intensivas en combustibles fósiles). En el segundo caso, deberían ser capaces de señalar algún reactor comercial de plutonio que funcione con suficientes garantías de seguridad y deberían explicar en qué plazos sería posible construir todos los reactores que suplirían a los combustibles fósiles. Mientras no lo hagan, como Lovelock, no puede hablarse en propiedad de alternativa nuclear.

4) El desarrollo de cualquier fuente energética consume a su vez energía. Dejando a un lado casos muy especiales, como el de las pilas eléctricas convencionales, una fuente de energía que consuma más energía en su desarrollo que la que luego genera es inservible. Lo que de verdad importa es pues la Energía Neta que proporciona una fuente energética. El petróleo, por ejemplo, ha sido una fuente muy eficiente en este sentido porque hasta hace poco se gastaba sólo un barril de petróleo para extraer otros 40 barriles más.

En el caso de una central nuclear, hay que considerar toda la energía consumida en su construcción, en el minado y procesado de uranio, en su desmantelamiento y en la gestión de todos sus residuos. Aún cuando no hay estudios serios sobre esta cuestión, es muy probable que la Energía Neta producida no sea demasiado importante, sobre todo si se contabilizan los costes de gestión de unos residuos que mantienen su peligrosidad durante miles de años. Por mucho que a los efectos de las compañías eléctricas estos costes se “externalicen” cargándolos al sector público, a nivel social hay que tenerlos en cuenta a la hora de valorar la rentabilidad total de una central nuclear.

Los defensores de la alternativa nuclear deben calcular el saldo neto de energía que produce una central para que socialmente podamos decidir si este saldo compensa los riesgos de seguridad y de residuos que la sociedad asume.

5) A menos que estén de acuerdo con Lovelock en utilizar los residuos nucleares como elemento de disuasión para mantener determinadas zonas de la Tierra libres de presencia humana, los defensores de la alternativa nuclear deberán proponer también la forma y el lugar dónde ubicar la gran cantidad de residuos que se generarían caso de que prosperara su propuesta. Asimismo, deberán contabilizar los costes necesarios para asegurar un nivel de seguridad socialmente aceptable, tanto durante el período operativo como en el desmantelamiento y almacenamiento de residuos, e incluir estos costes en los correspondientes análisis de coste-beneficio de sus propuestas.

La Piedra Filosofal de la Energía
Si no dan respuesta a estos interrogantes, lo único que hacen, los que como Lovelock afirman tener la piedra filosofal del problema energético, es confundir a la sociedad y hacer recaer sobre quienes mejor conocen el problema y saben que no hay soluciones mágicas, la responsabilidad de la desesperada situación a la que ellos mismos nos abocan. Todos somos conscientes del peligro que representan las crecientes emisiones de CO2 para el equilibrio termodinámico del planeta, y de la necesidad de pasar a otros modelos energéticos sostenibles. Incluso algunos podríamos llegar a aceptar que la energía nuclear tenga que jugar cierto papel en la etapa de transición hacia este nuevo modelo. Pero lo que no podemos aceptar es que se pretenda que todo puede seguir igual y que se utilice el espejismo nuclear para retrasar, y por tanto hacer más penoso todavía, lo inevitable: la demolición del fetiche del crecimiento económico y demográfico, y la transición hacia fuentes de energía y modos de vida realmente sostenibles.

Notas


[1] http://argument.independent.co.uk/commentators/story.jsp?story=524230
[2] http://www.elpais.es/articuloCompleto.html?d_date=&xref=20040620elpepiopi_7&type=Tes&anchor=elpepiopi
[3] http://www.ecolo.org/lovelock/loveprefaceen.htm
[4] Los entrecomillados son citas textuales, bien del artículo de El País, bien del prefacio al libro de Bruno Comby.
[5] David Goodstein, Out of Gas: The End of the Age of Oil, W.W. Norton & Co., 2004.
Mira també:
http://www.crisisenergetica.org/staticpages/index.php?page=20040622091631543
http://www.crisisenergetica.org/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: James Lovelock y el Espejismo Nuclear
22 jun 2004
Un altre que ha caigut en el racionalisme reduccionista i el mesianisme del tercer mil.leni.

Una pena!
Mosen Lovelock y la eucaristia Nuclear
22 jun 2004
Dominus bobiscum.... aequos espiritu tuo... ameeeeen.
Mecagongaia!!!!
(nota.-llatí macarrònic)
Re: James Lovelock y el Espejismo Nuclear
22 jun 2004
Osties! a aquest paio o l'han comprat o ha perdut l'horemus... millor que deixi de dir parides.
Re: James Lovelock y el Espejismo Nuclear
22 jun 2004
Podriem demanar la opinió a :

http://www.ap600.westinghousenuclear.com/
http://www.framatome-anp.com/servlet/ContentServer?pagename=Framatome-AN
http://www.gepower.com/businesses/ge_nuclear/en/index.htm
http://www.abb.com/
www.siemens.de
http://www.foronuclear.org/
http://www.world-nuclear.org/; aquest a la plana principal hi posen una cita del Lovelock.

quina pena que no ens contestaran aqui cap d'ells.

veritablement que quan repasas els links hi tens com una mica de tremolor de veure la quantitat de coses que s'ens escapen.
Re: James Lovelock y el Espejismo Nuclear
22 jun 2004
Accident de Txernobil, colecció de links:

http://directory.google.con/Top/Science/Technology/Energy/Nuclear/Safety/

Accident de l'illa de les tres milles, colecció de links:

http://directory.google.con/Top/Science/Technology/Energy/Nuclear/Safety/
Re: James Lovelock y el Espejismo Nuclear
23 jun 2004
Chernobil

El principal caso de desastre nuclear, ya nombrado en este informe, es el de la planta nuclear situada en la ciudad de Chernobyl, ex – URSS.

Hoy en dia se pudo definir que finalmente la explosion de la central nuclear se debio a un experimento realizado por los científicos del establecimiento y el personal encargado.

Aquí debajo se detalla con toda exactitud los pasos y en que momento sucedió la explosion:

En la unidad 4 de la Central de Chernobyl, se intentó ese experimento después de haberlo realizado, con éxito, en la unidad número 3. Para llevarlo a cabo, era necesario llevar el reactor a un 30 % de su potencia de funcionamiento (3200 MW térmicos).

El 25 de abril, a la 01:00 se comenzó a bajar potencia y a las 13:00 hs el reactor ya estaba funcionando a un 50 % de potencia, cuando se desconectó una de las dos turbinas. En ese punto, las autoridades del sistema pidieron que se lo mantuviera por necesidades de la red eléctrica. La central quedó esperando la autorización para iniciar la experiencia, cosa que ocurrió a las 23:00.

A las 23:10 se bajó la potencia del reactor. Por un error de operación (PRIMER ERROR) la potencia se bajó a un 1 %, provocando la condensación del vapor presente en el núcleo. Como el agua absorbe más neutrones que el vapor, esto introdujo reactividad negativa.

Si la "reactividad" es cero la reacción en el núcleo se autosostiene y la población neutrónica se mantiene constante; entonces, se dice que el reactor está crítico. Si es positiva la población neutrónica crece y, por lo tanto, la potencia del núcleo aumenta. Si es negativa la población neutrónica disminuye y el reactor tiende a apagarse. Adicionalmente - al bajar la potencia del reactor - la concentración de Xe131 subió, introduciendo un fuerte aporte negativo adicional de reactividad. Es un "producto de fisión" que actúa como gran absorbente de neutrones. Esta situación produjo preocupación en los operadores, ya que el reactor se apagaba inexorablemente. Entonces, decidieron extraer todas las barras de control del núcleo, algo que no estaba permitido por los manuales de operación (SEGUNDO ERROR). Fue posible porque el diseño no contemplaba el enclavamiento del mecanismo.

Con el reactor operando prácticamente sin barras, se alcanzó un 7 % de potencia, en un estado de alta inestabilidad. (Las barras de control absorben los neutrones excedentes, manteniendo al reactor estable o crítico. Su remoción introduce reactividad positiva).

El reactor poseía un sistema automático de control de caudal por los canales. Al trabajar a tan baja potencia, el sistema hubiese tendido a la parada. Para evitarlo, los operadores desconectaron el sistema de parada por caudal e iniciaron el control manual del mismo (TERCER ERROR). Nuevamente, la falta de enclavamientos permitió esta maniobra.

En ese momento, todo el refrigerante estaba condensado en el núcleo. A las 1:23:04 del 26 de abril de 1986, se decidió desconectar la turbina de la línea de vapor, para iniciar la prueba. Para poder hacerlo, los operadores tuvieron que hacer lo propio con otros sistemas de emergencia (CUARTO ERROR).

Al desconectar la turbina, las bombas comenzaron a alimentarse por la tensión provista por el generador durante su frenado inercial. La tensión fue menor y las bombas trabajaron a menor velocidad. Entonces, se formaron burbujas de vapor en el núcleo, insertando una altísima reactividad y, por lo tanto, un brusco incremento de potencia.

A la 1:23:40 el operador quiso introducir las barras de corte. Pero, ya era tarde! Para ese entonces, el reactor ya estaba a varias veces su potencia nominal.

La presión en los tubos subió rápidamente, provocando su ruptura. Estallaron!!!, levantando el blindaje de la parte superior del núcleo.

Algunos fragmentos de combustible y grafito en llamas fueron lanzados hacia afuera, cayendo sobre el techo de turbinas adyacentes, causando una treintena de incendios. Para las 5:00, los bomberos habían apagado a la mayoría de ellos, con un terrible costo en vidas por la sobreexposición.

Una vez detallado el suceso en Chernobyl, procederemos a extender la iformacion por medio de las cifras reales de esta catastrofe. Gracias a los datos extraidos de las publicaciones, podemos decir que un año después de la catastrofe, se habian evacuado a 116.000 personas, de las cuales 24.000 recibieron dosis severas de radiación. Según los medicos la enfermedad provocada en la glandula tiroides de los niños se debia a la exposicion eniodina 131

Cinco años después las grandes ciudades aledañas a Chernobyl estaban desalojadas y luego se pudo aseverar que 200.000 personas mas deberían ser desarraigadas de sus hogares.

Aun luego de muchos años los hacendados y granjeros de la zona siguen denunciando casos de animales contaminados, debido a esto aparecieron potrillos de 8 patas, animales sin ojos y craneo deformado; desde el accidente unos 200 cerdos y casi 200 cabras sufrieron anormalidades según datos de 1991.

En la nota periodística que se extiende debajo hace referencia al desastre causado por la fuga de radiación de dicha ciudad en la Union Sovietica:

Diario "El Mundo" (19/05/2000)

Chernobil registra un nuevo aumento de radiactividad:

Se produjo una avería en un reactor igual al que hace 14 años provocó una catástrofe de la cual hasta el día de hoy se siguen viendo sus consecuencias.
Re: James Lovelock y el Espejismo Nuclear
23 jun 2004
Interesante artículo.

Algunos comentarios:
-Lovelock y la energía nuclear. Tiene razón Lovelock cuando dice que hay un temor irracional a la energía nuclear, cualquier físico te dirá lo mismo. En todas partes hay radiación nuclear, es parte de la naturaleza. El gas Argón que está presente en la atmosfera tiene una radiación natural bastante considerable, además tiende a acumularse en sótanos y cuevas. La humanidad ha estado viviendo la mayoría de su existencia en estos lugares, ahora preferimos los lugares ventilados, tal vez porque ahora sabemos que es menos saludable. Cuando somos capaces de medir los riesgos es absurdo seguir manteniendo actitudes irracionales. La vida está acostumbrada a la radiación, antes de que hubiese oxigeno y ozono la atmosfera era un coladero de radiaciones muy energéticas, la vida se ha adaptado a las tierras raras radioáctivas. Los sistemas vivos han utilizado el uranio desde hace mucho tiempo, p.e. la bacteria Thiobacillus ferrooxidans lixivia oxidos de uranio y de hierro para obtener energia y otras utilizan la radioactividad natural para obtener energia. Se han encontrado restos de colonias de bacterias en yacimientos arcaicos de uranio; en el fondo el hombre se dedica a imitar a la naturaleza. James Lovelock lleva defendiendo este punto de vista desde que saco sus primeros artículos y libros sobre Gaia en los 70. Es Bruno Comby el que imita las opiniones de James Lovelock y cia.

-Convenio sobre CFCs, protocolo de Kyoto y otros pasitos para seguir en nuestra mentira permamente...Lovelock criticaba duramente el acuerdo del Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono en 1987. En su opinión (con fundamento, a fin de cuentas el patento el conjunto de espectrómetros para hacer las mediciones de CFC's) fue una total farsa para seguir con el autoengaño. También critica Kyoto. El problema es la perdida de biodiversidad y las causas son varias:

1) La desaparición progresiva de ecoregiones enteras. El causante es el hombre que va construyendo una red de comunicaciones, zonas de cultivo y ganaderia donde se parcela a la biodiversidad. La extinción del lince ibérico (el último lince morirá atropellado por un coche) es solo la punta del iceberg de la destrucción del ecosistema mediterraneo. La introducción sistemática de especies foraneas termina de rematar la biodiversidad.

2) el conjunto de emisiones de la industria, ganaderia y agricultura. No solo es CFCs o CO2, hay metano y demás hidrocarburos, amoniaco, acidos de azufre, etc...la industria emite una enorme cantidad de residuos de todo tipo que va haciendo mella en la biodiversidad.


3) Cambio de temperatura. Las emisiones del punto 2) provoca cambios en el clima cada vez más perceptibles y muy bruscos para el biorritmo natural de la tierra, esto provoca más perdida de biodiversidad y se retroalimenta el punto 2 puesto que es el biota el que absorve los residuos.

James Lovelock y Watson demostraron con su artículo sobre DaisyWorld que la biodiversidad es capaz de atenuar gradientes y que el conjunto de ecosistemas terrestres (gaia) es homeostático. En el modelo Daisyworld cuando más complejo y rico es el biota más capacidad de autorregulación. Lo que está diciendo Lovelock es que estamos entrando en una fase de retroalimentación positiva de aumento de temperatura. Marcel Corderch no debe haber leído la obra de Lovelock porque si no no diría cosas como "no vale la pena enzarzarse en debates místicos sobre si lo primordial es mantener Gaia o la vida humana", los humanos somos seres vivos que estamos incluidos en el "conjunto de ecosistemas de la tierra". No existe ningún debate, místico o no, si se comprende que quiere decir Gaia.

-Gaia. En el artículo se dice que la hipótesis Gaia es una teoría pseudomística. Bueno, que cada uno piense lo que le de la gana, pero el nombre de Gaia fue una idea del escritor William Golding. La teoria Gaia está formalizada en los circuitos ciéntificos como Earth System Science y es muy aceptada. El problema es que no es ciencia reduccionista sino holística, trabajo multidisciplinar e interdepartamental. Por está razón, también han salido los filosofos, antropólogos y demás relacionando la teoria con otras areas del conocimiento. Parece ser que la humanidad ha adorado a la naturaleza desde hace cientos de miles de años y le ha dado muchos nombres (diosas de la fertilidad, Shiva, Maria, Fátima,Zana, Isis, Gaia, Gea, ....) El nobel de medicina Jacques Monod decía que la cultura nos tiene que conducir de nuevo al equilibrio con nuestro habitat y que el animismo es el principio y el fin del filosofia...Pero todo esto como digo no tiene nada que ver con la teoria de Gaia.

Sobre el comentario ese de "una especie de ecologismo místico según el cual la Tierra funcionaria como un ser vivo del que los humanos no somos sino una parte mínima, casi un parásito "

Esto no es exactamente así, hay opiniones para todo pero la idea es la siguiente. ...Es muy dificil definir la vida, pero en lo que todos están de acuerdo es que la vida tiene estas propiedades:

1.Los seres vivos requieren energía.
2.Los seres vivos crecen y se desarrollan.
3.Los seres vivos responden a su medio ambiente.
4.Los seres vivos se reproducen.

Los tres primeros puntos se cumplirían con Gaia tal y como está definida en la versión débil: "el conjunto de ecosistemas, con especial relevancia de los bacterianos que forman una trama capaz de mantener la habitabilidad de sus condiciones quimicas y físicas" . La tierra requiere la energía del sol, ha crecido y desarrollado como capas de cebolla cada vez más complejas y ricas, tiene propiedad de homeostasis; responde a su medio ambiente...pero y ¿la cuarta condición?

Bueno, pues aquí es donde entra la Nasa :D ¡¡no es broma!! y su permanete obsesión por ir a Marte y colonizar el espacio.. Lovelock trabajo en la Nasa, igual que Carl Sagan, compañero de Lynn Margulis...

En la web de la Nasa se puede encontrar literalmente:

"La tierra no está enferma, está embarazada", "la humanidad es el sistema reproductivo de la biosfera"...
http://lifesci3.arc.nasa.gov/SpaceSettlement/Basics/wwwwh.html

¿Un poco alucinados estos de la Nasa? Seguro, todo el mundo que ha tenido la experiencia dice que ver la tierra desde el espacio es una especie de karma.

earth_night.kjpg.jpg


Detrás de la teoria hay una colección de metáforas Gaianas más o menos atractivas pero a mi lo que me preocupa es la permanente degradación del planeta...y me gustan más opiniones de Lynn Margulis (versión débil de Gaia):

http://www.uv.es/metode/anuario2001/31_2001.html
Re: James Lovelock y el Espejismo Nuclear
23 jun 2004
SEGURIDAD NUCLEAR: LAS CENTRALES ESPAÑOLAS A SALVO DEL SINDROME DE CHERNOBIL
--------------------------------------------------------------------------------
por Raúl de Mora Jiménez Foro de la Industria Nuclear Española
El accidente de la central nuclear de Chernóbil nunca se podrá producir en las centrales españolas, por los siguientes motivos:
1. Las centrales nucleares españolas se basan en el concepto de seguridad a ultranza, usando las barreras físicas interpuestas al escape de la radiación o productos radiactivos. La cuarta barrera1, edificio de contención, no existente en reactores similares al de Chernóbil, hubiera sido capaz de retener toda la energía liberada en el accidente, así como los productos radiactivos. En el caso de que Chernóbil hubiera tenido una barrera de estas características, el accidente se hubiera producido sin liberación de productos al exterior. 2. No existe ninguna central nuclear española con diseño similar a Chernóbil. Este diseño fue desechado por los países occidentales por los problemas de seguridad y control que presentaba. Además, tiene coeficientes de reactividad del moderador y refrigerante positivos, lo que puede provocar un aumento incontrolado de la potencia del reactor. 3. La seguridad intrínseca de los reactores nucleares españoles es tal que los coeficientes de reactividad son siempre negativos, es decir, nunca se podrá producir un aumento incontrolado de la potencia del reactor. Por tanto, ante condiciones extremas de seguridad, nunca se podría producir un accidente de reactividad. 4. Las centrales nucleares españolas, como las del resto de países de nuestro entorno social y económico, están sometidas a un exhaustivo y continuo control público por parte de organismos reguladores independientes. En España, este control es ejercido por el Consejo de Seguridad Nuclear. El accidente de Chernóbil se debió, entre otras causas, a la carencia de una "cultura de seguridad", derivada de la falta de un régimen político y social democrático en la Unión Soviética.
· El anuncio del cierre del reactor 3 de la central nuclear de Chernóbil, previsto para el día 15 de diciembre, es un indicador positivo en la mejora de las condiciones de seguridad de las centrales de Europa del Este. En Ucrania, en el año 1999, un 44% de la generación eléctrica ha sido de origen nuclear. Ahora, tras esta decisión, la comunidad internacional debe apoyar a Ucrania2 para hacer frente a la pérdida de capacidad de generación eléctrica. · La decisión del cierre es acertada. La central presentaba problemas técnicos desde su diseño y, últimamente, debido a pequeñas fisuras, se había parado en varias ocasiones para reparaciones puntuales. En otras centrales del mismo tipo, reactores tipo RBMK, se han realizado modificaciones para aumentar la seguridad. El diseño de estos reactores presentaba defectos porque permitía inestabilidades en cierto intervalo de la potencia máxima de la instalación y por no tener contención como tienen todas centrales nucleares occidentales. · En ningún país occidental se habría permitido el funcionamiento de una central nuclear con estas características. Ni en España ni en el resto de países de nuestro entorno con centrales nucleares, que se rigen por estrictos criterios de seguridad, podría ocurrir un accidente de las características y dimensión semejante al de Chernóbil. La seguridad nuclear se ha convertido en un asunto prioritario en los países de la UE. Incluso, la fecha de acceso a la UE para algunos países como Lituania, Bulgaria y Eslovenia no se fijará a menos que éstos garanticen el cierre de ocho reactores que no cumplen con los estándares internacionales de seguridad nuclear.

--------------------------------------------------------------------------------
1.- BARRERAS DE SEGURIDAD DE UNA CENTRAL NUCLEAR
Las vías de escape de la radiación y de los productos radiactivos suelen ser similares en cualquier tipo de central nuclear. Sin embargo, una de las principales razones por las que en las centrales occidentales no se ha producido un accidente con consecuencias como el de Chernóbil es porque se han diseñado y construido con el concepto de cuatro barreras físicas para impedir el escape de la radiación y de los productos radiactivos. Estas barreras son las siguientes: 1.- El combustible nuclear es un material cerámico, formado por pastillas de óxido de uranio sinterizado de gran densidad, que retiene una gran cantidad de productos de fisión que no pasan a la vaina. La vaina, donde se apilan encerradas herméticamente las pastillas de UO2, no deja pasar los productos de fisión al refrigerante. 2.- La segunda barrera es la vasija del reactor, construida de aceros especial con espesor de 25 a 30 cm y un peso de 400 toneladas. 3.- Circuito primario o contención primaria, integrado por la vasija del reactor, las bombas de refrigeración, el presionador, el primario de los generadores de vapor y las tuberías de conexión entre los distintos elementos. 4.- La cuarta barrera es el edificio del reactor o contención secundaria. Este edificio, totalmente hermético, está construido de hormigón y va recubierto interiormente por una chapa de acero para asegurar su hermeticidad. Chernóbil no contaba con esta cuarta barrera de seguridad.
--------------------------------------------------------------------------------

2.- AYUDA INTERNACIONAL PARA FACILITAR EL CIERRE DE CHERNOBIL
Diversas organizaciones internacionales (Euratom, gobierno ruso, Banco Europeo para la Reconstrucción y Desarrollo, etc.) aportarán a Ucrania 296 millardos de pesetas para completar la construcción de los reactores nucleares Khmelnitski-2 y Rovno-4. La electricidad producida en estas centrales servirá para satisfacer las necesidades energéticas del país tras el cierre del tercer reactor de Chernóbil.
El coste total del proyecto se reparte del siguiente modo:
Aportación(millones de pesetas)
Euratom 117.000 Agencias de crédito a la exportación 69.660
BERD 43.000 Gobierno ruso 24.740
ENERGOATOM 31.720 Gobierno ucraniano 10.000
Para que la ayuda se haga efectiva se deben cumplir las siguientes condiciones: 1.- Cierre definitivo del reactor 3 de Chernóbil. 2.- Garantizar la independencia y recursos necesarios al organismo regulador ucraniano para asegurar los niveles de seguridad de las dos nuevas unidades y de las 13 en funcionamiento. 3.- Aprobación de la ayuda por el Fondo Monetario Internacional. 4.- ENERGOATOM, empresa pública propietaria de las centrales nucleares, ha de garantizar los niveles de seguridad de las instalaciones.
(informacion Foro de la Industria Nuclear Española)
--------------------------------------------------------------------------------

Raúl de Mora Jiménez
rmj ARROBA foronuclear.org Tfno.92.553.63.03
En (www.foronuclear.org),podéis acceder a un Informe sobre Chernobil con las traducciones siguientes
1.- Informe de la Organización Mundial de la salud de Naciones Unidas (1995)
2.- Conclusiones de los capítulos del Informe de la Agencia de Energía Nuclear de la OCDE (1995)
www.foronuclear.org/sala_p/informes/downs/inf-6.htm
Entrañable
23 jun 2004
Una foto de la 'entrañable' miss universo reactor de Txernobil i el seu estat actual amb el seu sarcofag de formigó.

En dues paraules 'Im-presionante'.
la foto
23 jun 2004
27409.jpg
la foto
Re: James Lovelock y el Espejismo Nuclear
24 jun 2004
http://www.biomeds.net/biomedia/n01010801.htm
Para Raul de Mora Jiménez
19 jul 2004
Remitido por email a Raul de Mora Jiménez

Raúl,

Permíteme antes que nada que me dirija a tí de forma coloquial aún cuando no nos conocemos. Espero que no te moleste.

He visto que has comentado en el foro de Indymedia un artículo mío sobre James Lovelock y su reciente conversión nuclear. Supongo que también habrás seguido los dos artículos publicados el pasado 11 de Julio en El País, uno de ellos de J.M. Perlado, catedrático de Física Nuclear, sobre los que estoy escribiendo otro artículo.

El motivo de dirigirme a tí es proponerte debatir el tema nuclear pausadamente pero a fondo, contigo o con otras personas que creas pueden estar interesadas en ello. En mi artículo, lanzo una serie de preguntas a los proponentes de la energía nuclear como respuesta al cambio climático que nadie ha respondido todavía. En síntesis son:

1. ¿Cuantas centrales y de qué potencia habría que construir en los próximos 25-50 años?

2. ¿Qué tipo de centrales se proponen? ¿Qué combustible utilizarían estas centrales? ¿De dónde se obtendría este combustible?

3. ¿Qué coste por MW tendrían estas centrales?

4. ¿Qué volumen de residuos y de qué tipo producirían estas centrales? ¿Qué solución se propone para asegurar el control y desactivación de estos residuos? ¿Qué plazos y costes se estiman para el tratamiento de estos residuos?

5. ¿Cuál es el balance energético global neto de una central nuclear?

Francamente, me gustaría que alguien intentara responder a estas preguntas, para poder tener un debate razonable. De otra manera creo que es lícito suoner que no existe alternativa nuclear, y que defender la energía nuclear sin decir cómo, cuándo y cuánto, no es más que una operación de relaciones públicas para defender la pervivencia de una industria que parece condenada al ostracismo.

¿Te animas?


Marcel Coderch
Sindicat