Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: dones
NI SANGRE NI VIOLACIÓN POR PETRÓLEO
22 jun 2004
A las Legisladoras de la âCoalición de Buena Voluntadâ?
12 de Mayo de 2004

NI SANGRE NI VIOLACIÃN POR PETRÃLEO

Sacando la verdad sobre la violación y otras torturas sexuales de mujeres y niñas a manos de las fuerzas armadas estadounidenses y británicas o de sus agentes en Irak y Afganistán
Les escribimos a ustedes, legisladoras en los Estados Unidos y el Reino Unido. El hecho de que haya ahora muchas más mujeres en el Congreso y en el Parlamento se debe al masivo movimiento de mujeres durante décadas en todo el mundo. En nombre de todas las mujeres cuya movilización les ha ayudado a llegar a donde están ahora, les pedimos responsabilidad y rendición de cuentas en la actual crisis de guerra, ocupación, crímenes de guerra y tortura, incluyendo violación, de la que son cómplices sus gobiernos.

1.La violación y otras torturas de mujeres y niñas han sido ocultadas en gran medida.
   
La noticia ha saltado a nuestras pantallas y a todos los medios de comunicación sobre la humillación sexual, tortura y asesinato de prisioneros en Irak y el asesinato de civiles, incluyendo niños y niñas, en las calles y en sus propios hogares. También se está cuestionando sobre Afganistán. Sin embargo, mientras la violación de hombres (y cada vez más de jóvenes) está empezando a ser reconocida, la violación de mujeres y niñas fue inicialmente descartada en el sentido de âun soldado manteniendo relaciones sexuales con una prisionera.â?
   
Mujeres iraquíes nos han contado que se encarcela a las mujeres para interrogarlas y torturarlas con el fin de obtener así información sobre sus parientes masculinos. Para las mujeres, la tortura casi siempre empieza con la violación, con frecuencia en grupo. Una reportera estadounidense dijo âEl mes pasado las prisioneras en Abu Ghraib difundieron panfletos denunciando que habían sido violadas.â? (Anne Garrels, Radio Pública Nacional, 4 de Mayo de 2004.) Una mujer de la Universidad de Bagdad que trabaja para Amnistía Internacional ha descrito como abusaron sexualmente de ella en un control y lo que sabe de otras. âApuntó su mira láser directamente al centro de mi pecho, y después apuntó a su pene. Me dijo, âVen aquí, puta, te voy a follar.â? ... Según la catedrática Huda Shaker varias mujeres en la cárcel de Abu Ghraib sufrieron abusos sexuales, incluyendo una mujer que quedó embarazada tras ser violada por un policía militar americano.â? (Londres, Guardian, 12 Mayo). Otras fuentes lo confirman.
   
Las horribles condiciones a que están sometidas las mujeres en las cárceles han sido mencionadas como algo de poca importancia. El ministro iraquí de derechos humanos, Abdel Bassat Turki, que dimitió hace un mes, habló con el Jefe de la Administración estadounidense Paul Bremer el pasado noviembre sobre el tratamiento de las mujeres en Abu Ghraib: âLes habían negado tratamiento médico. No tenían lavabos adecuados. Sólo les habían dado una manta, a pesar de que era invierno. Y no permitían que sus familias las visitaran.â?
   
El informe del Comité Internacional de la Cruz Roja apenas menciona a las mujeres, y su reportero sólo entrevistó a hombres. (Tampoco se ha mencionado que el CICR informa que ha habido motines en protesta por las condiciones carcelarias y que algunos iraquíes fueron asesinados a punta de pistola.)
   
¿Por qué son casi invisibles estos ataques contra las mujeres? ¿Han presentado, ustedes u otros, preguntas formales al respecto? ¿Cuántos hombres preguntarán si las mujeres no lo hacen? Y si preguntaron, ¿qué respuestas han recibido? ¿Por qué no se han hecho públicas?
   
2.La mayoría de mujeres y niñas no pueden denunciar
   
Organizaciones como Proyecto de Acción de Mujeres Negras contra la Violación y Mujeres Contra la Violación que durante décadas han buscado justicia y protección para las mujeres, y que trabajan con mujeres de todo el mundo que han huido de la violación y buscado asilo en el extranjero, saben demasiado bien que para la mayoría de las supervivientes de violaciones es casi imposible hablar de su terrible experiencia. Se sienten degradadas y avergonzadas, especialmente porque la sociedad y el sistema judicial culpan normalmente a la mujer por lo que le ha pasado. Tanto en el Reino Unido como en los Estados Unidos, las mujeres con frecuencia ven el enjuiciamiento de su atacante como âuna segunda violaciónâ? ya que se examinan públicamente la salud mental de la mujer y su historia sexual para destruir su credibilidad y exculpar al violador. En otros países, la hostilidad contra la víctima puede ser aún más extrema. Las supervivientes de la violación son repudiadas para el casamiento, son condenadas al ostracismo e incluso asesinadas. Sabemos que bajo el régimen de Saddam Hussein se denegaba tratamiento médico a niñas de nueve años que habían sido violadas, y que esta práctica continúa bajo la ocupación.
   
Una abogada iraquí relata que su cliente, una ex-prisionera de Abu Ghraib, âse desmayó antes de terminar de detallar como fue violada y apuñalada por soldados estadounidenses.â? âCinco ex detenidas describieron a sus abogados haber sufrido una paliza. Pero no dijeron que habían sido violadas. âSe sentían avergonzadas.â âDicen, âNo te lo podemos decir. Tenemos familias. No podemos hablar de lo que ha pasadoâ â? (Los Ã?ngeles Times, 12 Mayo 2004). âUna colega mía fue arrestada y llevada [a Abu Ghraib.]. Cuando la liberaron y le pregunté qué había pasado empezó a llorar. Para ella era muy difícil hablar de violación. Pero yo creo que ocurrió.â? La catedrática Huda dijo que la mujer que quedó embarazada tras ser violada por un soldado estadounidense ha desaparecido y puede haber sido asesinada. âCuando fui a su casa... los vecinos dijeron que ella y su familia se habían mudado.â? (Londres Guardian 10 mayo 2004).
   
Desgraciadamente es muy conveniente para las tropas que las mujeres y las niñas que violan sean demasiado vulnerables para poder decir la verdad.
   
3.Las fotos de la tortura de las mujeres no han salido en las portadas
   
Dado que las mujeres y las niñas que han sido violadas se enfrentan al ostracismo e incluso a ser asesinadas, debemos mantenerlas en el anonimato. Sin embargo, a menos que haya una prueba fotográfica incriminatoria, los que están en el poder son reticentes a admitir lo que está pasando. No ha habido declaraciones ni disculpas en relación con la violación y tortura de mujeres y niñas.
   
Adjuntamos fotos que nos han enviado de mujeres siendo violadas por soldados, que ya han aparecido en algunas páginas web. Hemos ocultado la identidad de las mujeres y no distribuiremos ninguna foto en las que puedan ser identificadas. Aunque no podemos verificar la autenticidad de estas fotos, toda la información que circula ahora muestra que estas violaciones u otras similares han sucedido. Hemos oído que miles de fotos como éstas han circulado como cartas de béisbol entre las tropas y que incluso han sido usadas como protectores de pantalla. El Pentágono dice saber de al menos dos CDs de fotos que contienen varios cientos de imágenes de tropas estadounidenses âabusandoâ? de las prisioneras y los prisioneros, incluyendo âpegando a un enfermo iraquí hasta el punto de caer inconsciente, manteniendo relaciones sexuales con una prisionera, y recreándose al contemplar un cadáver.â? (Londres, Guardian 10 de Mayo de 2004).
   
El uso de la violación y otras torturas sexuales como pornografía no es nuevo. Mujeres Contra la Violación (Women Against Rape) ha denunciado que en Gran Bretaña en tiempos ânormalesâ? las fotos de violaciones así como los testimonios de las víctimas son distribuidos con frecuencia como material pornográfico en las prisiones por violadores convictos así como por policías.
   
4.Queremos saber

Queremos saber qué está pasando con las mujeres y las niñas en Iraq, en las prisiones y en cualquier otro lado, que se encuentran en manos de las tropas británicas y estadounidenses, empezando por las mujeres ya mencionadas. Queremos saber que está pasando con las mujeres en Afganistán en manos de las fuerzas ocupantes allí. Parece que gran parte de la brutalidad y asesinatos pueden haber sido perpetrados u ordenados por la CIA y contratistas militares privados â un eufemismo de mercenario. Queremos saber quiénes son los mercenarios culpables de cualquiera de estos crímenes contra mujeres y niños, y cuánto se les ha pagado para realizar y/o supervisar estas atrocidades.

A pesar de otros precedentes internacionales, a menudo en EEUU y el Reino Unido la violación a manos de los agentes del Estado no se considera tortura, y por tanto no es una razón para conceder asilo político. Como resultado, se deniega sistemáticamente a las mujeres la protección internacional a la que tenemos derecho. Por ejemplo, el Reino Unido denegó repetidamente asilo político a una mujer madre de cinco hijos que huyó de Uganda tras ser violada por los soldados que la interrogaban. La violación, dijeron, era meramente âgratificación sexualâ? y âsimple lujuria espantosaâ?, no tortura ni persecución. Sólo tras renunciar al anonimato y hacer su causa pública, y tras nuestra apelación a mujeres prominentes, ganó finalmente el derecho de asilo en el 2003. En nuestros archivos tenemos muchos ejemplos de casos similares.

Aunque la violación no se circunscribe a la guerra, todos sabemos que en la guerra es inevitable. Para hacer la guerra, se entrena a los hombres y, ahora también a las mujeres, (pues se nos ha urgido a que seamos mas parecidas a los hombres como única ruta hacia la igualdad), para matar. Y una vez que matar es aceptable, la violación es apenas un problema moral. Y durante un período de matanza masiva, el problema de la violación no se toma tan en serio. Cuando las bajas iraquíes son tratadas como irrelevantes (pues se cuentan los cuerpos de las tropas estadounidenses y británicas pero no los de militares iraquíes o afganos, y ni siquiera de civiles), ¿acaso no se espera que despreciemos o ignoremos la violación y tortura de iraquíes o afganas y afganos?

Por tanto, ¿por qué es ahora la violación de mujeres, niñas y niños un resultado sorprendente de la Guerra? ¿Por qué no se consideró cuando se debatía sobre si debíamos ir a la guerra?

El secretario de defensa Geoff Hoon, al comentar las fotos de las torturas a manos de las tropas estadounidenses y británicas, dijo: âNo creo que sea tortura: es abuso. No hay ninguna evidencia de tortura sistemática durante los interrogatorios.â? (Londres Guardian 7 Mayo). Donald Rumsfeld ha dicho públicamente que aún no han salido a la luz fotos y videos mostrando atrocidades mucho peores; se rumorea que estas fotos contienen escenas de violación de mujeres y niña/os.

¿Cómo se considerarán esas violaciones si lo que hemos visto hasta ahora no se considera tortura? ¿Que piensan hacer en vista de la nueva información sobre violaciones que va a salir a la luz?¿La disculparán como hizo inicialmente Ann Clwyd, la enviada especial del gobierno británico para los derechos humanos, diciendo que no era tan grave como lo que Saddam Hussein había hecho? Ahora dice que nunca vio el informe del Comité Internacional de Cruz Roja. ¿Dimitirá?

5. Violación de mujeres soldado y dentro de las familias de los soldados.

¿Cuáles son las implicaciones para las familias de los oficiales, soldados y mercenarios que son entrenados para violar, asesinar y torturar con impunidad de este modo? ¿Con qué frecuencia se enfrentan a violaciones y violencia a manos de los mismos hombres? ¿Con qué frecuencia reciben justicia?

Nuestra colega, Dorothy Mackey, ex capitán de la fuerza aérea, explica en una larga carta los efectos del entrenamiento militar y de la Guerra en las soldadas y las familias de los soldados. Rev. Mackey fue violada estando en el ejército de los EEUU, y ha estado en contacto con muchas otras mujeres (y algunos hombres) que han sufrido la misma violencia, ya sea dentro del ejército o como parejas de militares. Explica que en el ejército la violación de mujeres es consentida por la jerarquía. La violación de mujeres a manos de soldados es considerada como un componente de la paga de los soldados, un coste pagado no por los gobiernos sino por las mujeres. Adjuntamos extractos de la explicación de Rev. Mackey. Podemos proporcionar documentación más comprehensiva previa solicitud. La Rev. Mackey nos ha enviado el absurdo âsistema de tanteo McDowellâ? usado por los militares estadounidenses para evaluar la veracidad de las alegaciones de violación. Al investigarse a sí mismos, y no ser responsables ante nadie más, utilizan todos los prejuicios contra las mujeres para mostrar a las víctimas como mentirosas.

Ahora hemos sabido que 100 mujeres soldados de los Estados Unidos denuncian haber sido violadas por sus colegas cuando servían en Iraq.

¿Se usarán esta u otras medidas sexistas similares para âeliminarâ? a las mujeres que consiguen denunciar las violaciones en Iraq o Afganistán? ¿Qué harán para asegurar que estos casos son investigados por personas verdaderamente independientes de las autoridades acusadas de estos ataques?

6.Reclamamos responsabilidad de las mujeres en el Congreso y en el Parlamento

Nosotras no creemos que las autoridades meramente âhicieran la vista gordaâ?. Hay evidencia abundante de que la orden de tortura, incluyendo la violación, provino de los niveles más altos. Tampoco aceptamos que el gobierno del Reino Unido no tenga ninguna responsabilidad por las acciones de las tropas estadounidenses y viceversa. La âCoalición de Buena Voluntadâ? implica responsabilidad conjunta.

¿Por qué son las mujeres soldados que tomaron parte en las atrocidades por todos conocidas las primeras en ser identificadas y perseguidas? ¿Por qué no ha dimitido ninguna autoridad? ¿Exigirán ustedes que dimitan y sean procesados?

Nosotras preguntamos, instamos, de hecho demandamos, que las mujeres en el Congreso y en el Parlamento sean responsables ante las mujeres en general, en relación con la violación de mujeres y niñas/os que tuvo lugar como resultado directo de la guerra y la ocupación que vuestros gobiernos perpetraron en Iraq y Afganistán. Necesitamos toda la información y necesitamos saber qué proponen hacer al respecto, individual y colectivamente.

Debemos señalar que incluso en tiempos ânormales,â? las fuerzas de la ley y el orden han encontrado siempre la forma de proteger a los violadores.

En el Reino Unido, el asesino de Soham Ian Huntley, convicto en 2003, fue acusado hasta nueve veces de violación y ataque sexual durante años antes de matar a las niñas Holly Chapman y Jessica Wells. Este es un ejemplo típico del sexismo de la justicia penal en relación con la violación. A nivel nacional, sólo el 5% de los casos de violencia doméstica conocidos y menos del 6% de las violaciones terminan en procesamiento. La incompetencia y la falta de cuidado caracterizan la recogida de pruebas (empezando por la declaración de la víctima), y la decisión de procesar. En los tribunales, en el 23% de los casos que llegan tan lejos, la mujer o joven es âjuzgada,â? sin protección de la acusación y el juez. Las víctimas negras, inmigrantes, de clase trabajadora, madres solteras, niñas, ancianas, lesbianas, mujeres con discapacidad física o mental, que fueron atacadas por sus parejas o ex-parejas, que son trabajadoras sexuales o tienen antecedentes criminales, tienen todavía menos posibilidades de conseguir justicia o protección, especialmente si sus atacantes tienen un estatus social superior. Es particularmente difícil conseguir que la policía investigue, y que la Fiscalía General del Estado procese, los casos de violación y abuso sexual por policías, soldados y guardias en las prisiones, incluso cuando la víctima es una compañera de trabajo. Disponemos de documentación al respecto en nuestros archivos.


E-mails: bwrap ARROBA dircon.co.uk war ARROBA womenagainstrape.net
Crossroads Womenâs Centre 230a Kentish Town Rd, London NW5 2AB
Tel 020 7482 2496
Mira també:
http://www.womenagainstrape.net

This work is in the public domain
Sindicat